Como cada año, en esta época muchos medios informativos dedican amplios espacios a las predicciones de los llamados videntes, astrólogos, adivinos, tarotistas, cartomancianos, brujos o como quiera llamárseles. Por eso bien vale la pena dar una repasada a lo que pronosticaron para 2015 y ver si se cumplió. Y aquí cabe señalar que usualmente tales profecías son lo bastante vagas, generales e imprecisas para poder acomodarlas a cualquier suceso ligeramente parecido. Pero cuando intentan ser concretos y precisos… ahí es donde la puerca tuerce el rabo, como reza el dicho popular.

Juan José Morales

Doña Mhoni —una guapetona pitonisa estrella de Televisa, a cuyos vaticinios suele dar mucha difusión—, aseguró por ejemplo que 2015 sería “un año de muchos cambios políticos, y los partidos pequeños brillarán y los grandes perderán fuerza, veo que un gran líder de nuestro país morirá de un infarto… las mujeres volverán estar en el poder y ganarán tres estados…habrá dos grandes sismos uno saliendo del Pacífico hacia el centro del país de 6.9 en los primeros meses del año antes de semana santa, y otra (sic) que será muy cerca de la ciudad de México de 7.0 y este también en los meses de otoño los dos sismos serán en el medio día o casi las tres… en cuestiones de ciclones o huracanes veo que llegarán más por el Atlántico para ser más precisos veo tres, dos en el Atlántico uno de categoría 4 y otro de categoría 3…”

No es por ingenuidad que las cadenas de radio y televisión difunden año tras año con tanto entusiasmo las supuestas predicciones de charlatanes como el llamado Brujo Mayor, aunque nunca se cumplan. Es una buena manera de distraer a la gente de los verdaderos problemas nacionales y contribuye a lo que podría llamarse analfabetización de la audiencia.

No es por ingenuidad que las cadenas de radio y televisión difunden año tras año con tanto entusiasmo las supuestas predicciones de charlatanes como el llamado Brujo Mayor, aunque nunca se cumplan. Es una buena manera de distraer a la gente de los verdaderos problemas nacionales y contribuye a lo que podría llamarse analfabetización de la audiencia.

Sobra decir que ni murió ningún gran líder, ni hubo tres gobernadoras, ni ocurrieron los tales sismos, y la temporada de huracanes en el Atlántico fue tan tranquila que no nos llegó ni uno.

Que doña Mhoni no dé una en augurios tan importantes y concretos, no tiene sin embargo la menor importancia para Televisa, que la presenta como “una de las videntes más famosas que tenemos en México y países de habla hispana ya que es de las pocas que han acertado ¡en todo!”. Y al despuntar el año, ya estaba difundiendo sus predicciones para 2016 —tomándole el pelo al público, sería mejor decir— a través de sus televisoras, revistas y servicios informativos. Después de todo, es una buena manera de desviar la atención de los problemas reales.

Otro personaje casi deificado por los medios de información en materia de predicciones y vaticinios, es un tal Antonio Vázquez Alba, quien se colgó a sí mismo el rimbombante título El Brujo Mayor.

Según este individuo, en 2015 México viviría “las elecciones más sangrientas de su historia” y en Guerrero el clima político sería tal que no podrían realizarse las elecciones. Tajantemente afirmó: “No se van a llevar a cabo elecciones en Guerrero, absolutamente seguro, esto dicen las cartas”. En materia económica, sus predicciones no podrían ser más optimistas. Habrá —aseguró— una mejoría “verdaderamente increíble”, y añadió: “México va a tener un clima extraordinario económicamente, desde luego que va a haber muchos problemas que resolver y los tendrá que resolver el gobierno presente y creo que los va a resolver con total éxito”, pero en 2015 México va a vender más y se va a volver “el mercado más impresionante del planeta”.

“México —sentenció— se va a convertir este año en el centro del comercio internacional”.

Sin embargo, año tras año, las predicciones fallidas se olvidan, y tranquilamente diarios, revistas, televisoras y estaciones de radio vuelven a dar cabida a los vaticinios de esos personajes. Así, al igual que los de doña Mhoni, el 6 de enero, ya estaban siendo ampliamente difundidos los pronósticos del sedicente brujo para 2016, entre ellos que será un buen año para México desde el punto de vista económico, y que El Chapo Guzmán no volvería a prisión, “porque si lo agarran, seguro lo matan… Ya están avisadas las policías y el Ejército de que lo maten. No se van a arriesgar por tercera vez a que se les pierda. No lo van a detener”. Apenas dos días después El Chapo volvió a la cárcel y se desató una crisis económica con el desplome de la cotización del peso y de los precios del petróleo.

De modo, pues, que en vista de los fracasos ajenos, he optado por hacer mis propias predicciones basadas en la posición de los astros respecto al centro galáctico y las metainfluencias arqueocósmicas. Pueden los lectores tener la absoluta certeza de que se cumplirán: 1.- Peña Nieto meterá la pata en algún discurso o entrevista. 2.- Seguirá disminuyendo el poder de compra de los mexicanos. 3.- Mucha gente seguirá creyendo en los vaticinios de astrólogos y adivinos y dejándose estafar por ellos.

Comentarios: kixpachoch@yahoo.com.mx

Por Juan José Morales 

Esta es la época en que astrólogos, videntes, brujos, chamanes, parasicólogos, mentalistas y otros personajes de similar ralea se lanzan a hacer predicciones sobre lo que ocurrirá en el año que comienza. Y, por desgracia, encuentran calurosa acogida por parte de periodistas que necesitan llenar páginas o tiempo en radio y televisión. Así, los charlatanes en cuestión obtienen publicidad gratuita que les permite mantener su negocio de estafar incautos con servicios de “consejería espiritual”, “limpias”, “amarres”, y cosas por el estilo.
Todos esos explotadores de la credulidad humana tienen algo en común: confían en la mala memoria de la gente, que al cabo de doce meses ya ha olvidado lo que predijeron para el año que finaliza sin que se haya cumplido, y pueden hacer nuevas profecías y hasta reciclar tranquilamente las fallidas.

Demos un vistazo a algunas de las que se hicieron para 2012.

Una tal Mhonica Vidente (así, con h para que parezca exótico), por ejemplo, vaticinó que “Rusia comenzará una pelea sin fin contra la Corea de sur y China tendrá a meterse. Veo una guerra entre 4 países, Rusia, China, Pakistán, Corea del sur que será violentada a lo máximo para los meses de octubre o diciembre. La guerra del oro negro o la guerra del arroz, así la llamarán.”

También en materia bélica para 2012, Doña Mhoni —quien es bastante guapetona por cierto— aseguró que Venezuela “unirá sus fuerzas con Rusia o Pakistán para una guerra”… que aun estamos esperando.

Auguró también que el presidente de Chile renunciaría y la presidenta de Argentina se casaría con su jefe de seguridad o con el vicepresidente. Y para no fallar en eso de las predicciones apocalípticas, predijo que “los volcanes dormidos saldrán otra vez a despertar. EU, Ecuador, México, Chile, Italia, África del Sur en sí veo en esos países los movimientos de volcanes y uno muy fuerte en África y Europa que cubrirá el cielo de humo negro y lloverán piedras en el mar.” Por si tales desgracias no fueran suficientes, también “cambiarán los ejes de los polos.”

Algo más aterrador predijo una tal Kaoru Nakamaru, japonesa, de quien se dice que además de vidente es princesa: que, según le comunicaron ciertos seres extraterrestres, habría “tres días y tres noches antes del 22 de diciembre de 2012, en que la Tierra evolucionará hacia la quinta dimensión, quedándose a oscuras”.

De vuelta en México, tenemos al tal Antonio Vázquez, quien se hace llamar “Brujo Mayor”, y de quien se dice que es uno de los que más aciertan en sus profecías. Predijo, por ejemplo, que Obama perdería las elecciones de 2012. Ya antes había asegurado que en 2010 habría una guerra entre Colombia y Venezuela y que Fidel Castro moriría en 2007. Como no atinó, repitió este augurio para 2008, y como volvió a fallar… pues mejor buscó una explicación a sus fracasos y ahora dice que Fidel sigue vivo gracias a los rituales de santería.

Más que vidente, Antonio Vázquez, quien se hace llamar Brujo Mayor, es un maestro de la publicidad y la mercadotecnia. Pese a su impresionante lista de predicciones fallidas —que a veces repite cada año— ha logrado hacerse pasar como uno de los adivinos "más precisos" del mundo.

Ya no está entre nosotros —falleció hace poco— Giovanna, o Giovannita, como también se hacía llamar, la astróloga favorita de Televisa, que le hacía gran publicidad para promover la venta de sus guías astrológicas, que la propia televisora editaba. Lástima, porque no nos deleitará más con sus predicciones fallidas, como la de que en 2010 un devastador terremoto barrería América desde San Francisco hasta Perú, pero sobre el cual se abstuvo de precisar la fecha (“para no alarmar a la gente”), aunque sí fue muy precisa con la hora: entre 11.00 y 11.30 a.m., lapso en el cual recomendó “estar pendiente pero no en la planta baja de los edificios”.

En fin, creo que con estos pocos ejemplos basta para ilustrar la técnica de los videntes y similares: lanzar cualquier clase de predicciones, mientras más truculentas y disparatadas, mejor, dejar que la gente las olvide, y un año después volver a hacer lo mismo. Si mientras tanto ocurre algo aunque sea remotamente parecido a lo que auguraron, comenzarán a cacarear que acertaron.

Comentarios: kixpachoch@yahoo.com.mx