Hay veces, muchas más de las que uno quisiera, en las que la carga de trabajo no nos permite salir a comer como Dios manda. Es sólo hasta que el hambre aprieta cuando recordamos que debemos darle combustible a esa maravillosa máquina que es nuestro cuerpo.

Y es en estos momentos en los que agradecemos contar con Internet… ¿Cómo pudo el ser humano vivir sin esa maravilla? Basta hacer una búsqueda rápida, sushi a domicilio en df, por ejemplo, y podemos contar al instante con diferentes opciones para pedir que nos lleven los sagrados alimentos hasta nuestro domicilio, ya sea el hogar o la oficina.

También sobran las ocasiones en que decidimos quedarnos a ver películas en casa y no tenemos la menor intención de ponernos a cocinar, de modo que lo que se antoja es pedir la comida a domicilio: cómodo que es uno. Y no es el caso de que si la montaña no viene a mí, yo tenga que ir a la montaña. Es en estas frecuentes ocasiones cuando necesitamos que la montaña, digo, la comida, venga a nosotros.

Y no hay por qué conformarse con la consabida pizza. Por ejemplo, en la zona donde trabajo las opciones son muy variadas. Lo mismo te pueden llevar comida china, o japonesa como el Sushi, que mexicana, desde tortas hasta tamales y atole o un delicioso pozole. La variedad es increíble.

Lo mejor de todo es que muchas veces los precios de los alimentos son inferiores a los que encontraríamos si acudimos personalmente a esos restaurantes. Incluso algunos premian a los visitantes de sus sitios Web con promociones o cupones para obtener algún descuento que puede ser más o menos generoso. Sin ir más lejos, Sindelantal México nos ha obsequiado con un cupón que vale un 10% de descuento para que los visitantes de SuperMexicanos disfruten de una deliciosa comida sin moverse de donde estén. Solo se puede usar 1 cupón por persona.