El Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA) invita a la presentación del libro El arte de insultar, de Héctor Anaya, el cual será comentado por Eduardo Casar, Julieta Fierro y el autor, este jueves 25 de octubre a las 19:00 horas en la Capilla Alfonsina del INBA (Benjamín Hill 122, col. Condesa, Ciudad de México).

El arte de insultar es un libro periodístico que documenta –en forma de ensayo y con la fineza del ingenio– un recorrido por los insultos dirigidos a representantes del poder civil, militar, económico, cultural y eclesiástico. También expone agravios legendarios en el mundo de la literatura y presenta un amplio repertorio de insultos que hay entre diferentes países y culturas, según ha dicho el autor.

Héctor Anaya investiga no solo a los insolentes de todos los tiempos sino también de la época que actualmente corre. Uno de los capítulos está dedicado a Salvado Novo, “el Quevedo mexicano”, según lo llama, y en otro, Voces de la insolencia, hay entrevistas con escritores reconocidos de la literatura mexicana, como José Agustín y Emmanuel Carballo, que dan cuenta de los encuentros más fuertes que ha habido entre literatos. En este trabajo se exploran las diversas formas del insulto.

Los capítulos que conforman este libro reflejan un espíritu divertido, instructivo y revelador; otros de sus capítulos son Insultos políticos, Los riesgos del agravio, Insultos involuntarios, Octavio Paz en la mira, Autoinsultos, las pifias verbales, Entre escritores anda el cuento y Bocavulgario (groserías en otros idiomas), entre otros.

En El arte del insultar Anaya se remonta a míticos encontrones “procaz-poéticos” entre los que destaca el ocurrido entre el dramaturgo y premio Nobel Bernard Shaw y el político Winston Churchill, cuando el primero invitó al segundo a ver su obra y con las entradas que le envió estaba un mensaje que decía: “Para que venga con un amigo (si es que lo tiene)”. Poco después le llegó a Bernard Shaw la respuesta de Churchill: “Me es imposible asistir a la noche de apertura, pero iré a la segunda función (si es que la hay).”

Esta obra, ha dicho Anaya, es un volumen apropiado para todo lector curioso pues es un libro de anécdotas, citas, definiciones lúcidas, respuestas brillantes, situaciones dignas o humillantes e intercambio de insolencias entre escritores, políticos y artistas.

Héctor Anaya (D.F., 1941) es dramaturgo, narrador, ensayista, periodista, docente y editor. Estudió Ciencias Sociales en la UNAM; Dirección Teatral y Composición Dramática en la Escuela de Arte Dramático del INBA. Fue profesor fundador de la Escuela de Escritores de la SOGEM, colaborador de diarios y revistas como El Búho, El Nacional, Excélsior, Novedades, Ovaciones y Siempre!, entre otros.

Obtuvo el Premio de Cuento de El Nacional 1969 por El suicida; el Premio Latinoamericano de Cuento, 1988; el Premio de Guión Cinematográfico de la SOGEM y Televisa 1988; el Premio de Guión Radiofónico IMER/Conaculta 1997, y el Premio Castillo de la Lectura 2000 por Cuenta, cuenta. Ha recibido en varias ocasiones el Premio Nacional del Club de Periodistas por sus columnas La Polaca (Ovaciones, 1979), Cancionero Político (1982) y La Culta Polaca (El Búho, 1992).

Entre su obra se encuentra, en cuento: El libro consentido (1985), Como el calor al fuego (1992), Tía, tía lo que se dice tía… (1995), El cazagoles (1998), Cuentos de mediodía. Cuentos de medianoche (2005). En ensayo: Los machos están fatigados (1987), Los parricidas del 68 (1998), En la más honda música de selva (1999), Orígenes. Historia verdadera de los hábitos, costumbres y dichos del mexicano (2000). En novela: El sentido del amor (1992), Vida y milagros (1999). En teatro: La adivinanza (1960).