El Mundial Brasil 2014 está por terminar y con él, el entusiasmo de los aficionados, aficionados, una buena cantidad de goles y también bastante polémica. Antes de que baje el telón en Brasil Lamudi hace un último comparativo. El duelo no puede ser más que espectacular entre los dos colosos más importantes del balompié internacional: el Estadio Azteca y al Jornalista Mário Filho, el Maracaná.

México y el país amazónico comparten infinidad de similitudes, pero ninguna es tan evidente como el amor que ambos sienten por el futbol. Aunque en los últimos 20 años la selección mexicana ha podido igualar a Brasil en cuanto a resultados positivos, ya sea en partidos amistosos o juegos oficiales, la canarinha lidera cómodamente en cuanto a títulos se refiere.

Pero si hablamos de estadios, el duelo es mucho más parejo entre ambas naciones, ya que éstos se distinguen por albergar dos de los escenarios más impotentes del futbol internacional. www.lamudi.com.mx, portal inmobiliario de México, presenta un comparativo del escenario final de cuatro justas mundialistas: 1950, 1970, 1986 y 2014.

El coloso de Santa Úrsula

Localizado al sur de Ciudad de México, el Estadio Azteca fue inaugurado el 29 de mayo de 1966, convirtiéndose en el estandarte del futbol nacional. Es recordado por albergar dos finales de Copa del Mundo, donde se consagraron Pelé y Maradona en los mundiales de 1970 y 1986, respectivamente. Tiene una superficie construida de 64 mil metros cuadrados.

Su monstruoso tamaño da fe de heroicas remontadas como aquella entre América y Cruz Azul de 2013, o el recordado “Partido del Siglo” entre Italia y Alemania en México 1970. También están el “Gol del Siglo” y “la Mano de Dios” durante el Argentina-Inglaterra en México 1986. Tampoco se olvida la dramática coronación de México en la final de la Copa Confederaciones 1999 frente a Brasil.

El coloso de Santa Úrsula es obra de los arquitectos Pedro Ramírez Vázquez y Rafael Mijares Alzérrega. Además de dos Mundiales, ha acogido la Copa del Mundo Sub 17 en 2011, partidos de Copa Libertadores, Copa Sudamericana, Copa de Oro y partidos eliminatorios. También en él se realizaron varios partidos de los Juegos Olímpicos de México 1968.

A la par de ello, también ha sido el hogar de reconocidos artistas que a lo largo del tiempo han contribuido a agrandar la magnífica historia del lugar, como Michael Jackson, Paul McCartney y U2, además de la visita del Papa Juan Pablo II.

El corazón de Río

La capital del estado de Río de Janeiro se distingue por alojar algunos de los más deslumbrantes atractivos turísticos de Brasil: el Cristo Redentor, una de las siete maravillas del mundo moderno y las playas de Copacabana e Ipanema. A ellas se une el que ha sido considerado el estadio más grande del mundo, el famoso Maracaná, con una superficie construida de 114 mil metros cuadrados.

Inaugurado el 16 de junio de 1950, esta estructura ovalada fue obra de los arquitectos Rafhael Galvão, Orlando Azevedo, Antônio Días y Pedro Paulo Bernardes con motivo de la edición número cuatro de la Copa del Mundo en 1950. Dentro de su graderío se han vivido algunos de los momentos más impactantes del futbol, como la final entre Brasil y Uruguay, ganada por la “Garra Charrúa”, el célebre maracanazo.

Este coliseo moderno es además sede de los equipos Fluminense y Flamengo, dos de los más populares de Brasil y protagonistas del clásico Flu-Fla. El también llamado Jornalista Filho ha recibido partidos eliminatorios, la Copa Libertadores, los Juegos Panamericanos, varias Copas América, además de las presentaciones de Queen, Madonna, Aerosmith, Roberto Carlos y Frank Sinatra.

También el Maracaná ostenta el récord Guiness de mayor asistencia a un concierto dentro de un recinto cerrado, cuando se presentó Tina Turner. A escasos días del silbatazo final en Brasil 2014, el Maracaná se prepara con para recibir a los dos mejores equipos del torneo, coronando al monarca de la última nuevo mundial y enriqueciendo su mito dentro de la historia del futbol.