El tratamiento de la disfunción eréctil ha revolucionado en las últimas dos décadas, y actualmente existen muchas alternativas de tratamiento disponibles, para solucionar este problema que afecta a tantos hombres. Sin embargo, a pesar de la eficacia de muchos de estos tratamientos, son pocos los hombres que logran rehabilitarse totalmente consiguiendo erecciones espontáneas sin medicación.

Los pacientes suelen buscar una solución que sea lo más rápida, eficaz y discreta posible; sin tener que sufrir los efectos secundarios que muchos tratamientos producen. Además, para la mayoría de los hombres, la disfunción eréctil es un acontecimiento bastante “penoso” que les genera problemas con la pareja, por lo que necesitan solucionarlo de manera inmediata.

Es así, y con el firme objetivo de brindar a sus pacientes una alternativa más para tratar la disfunción eréctil, y colocarse a la vanguardia en tratamientos para la salud sexual masculina que Boston Medical Group, enfocado en la salud sexual masculina, y la compañía suiza Storzmedical AG, fabricante mundial de equipos para Terapias de Choque, anuncian su alianza para tratar la disfunción eréctil mediante terapias de ondas de choque, extracorpóreas de baja intensidad.

Este método, mejor conocido como Ondas de Choque de baja intensidad, es lo último en procesos médicos para este tipo de padecimientos a nivel mundial, pues se basa en la transmisión de ondas acústicas ricas en energía que se centran en las zonas a tratar del cuerpo del paciente, en este caso el pene, en sesiones cortas de 20 minutos cada una aproximadamente.

Anteriormente este tipo de ondas eran utilizadas únicamente para disolver cálculos renales; sin embargo, después de poner a prueba los beneficios que estos elementos traerían al cuerpo humano, se encontró la manera de enfocar los esfuerzos en beneficio de la disfunción eréctil aumentando el riego sanguíneo del tejido eréctil para así conseguir y mantener una erección completa y firme.

Se han publicado numerosos estudios sobre la utilización de Ondas de Choque de baja energía con el objetivo de curar a pacientes con disfunción eréctil de origen vascular. En la actualización de las Guías de la Asociación Europea de Urología de 2013 (Guidelines on Male Sexual Dysfunction- European Association of Urology 2013) el tratamiento de Ondas de Choque de baja energía se incluye como una opción terapéutica muy prometedora sin efectos adversos.

“Hemos decidido poner al alcance de nuestros pacientes esta nueva terapia, que a través de un método más avanzado, permitirá a cada hombre gozar de una mejor calidad de vida con un proceso corto y eficaz, en un menor tiempo”, comentó el Urólogo Jorge Barba, Director Médico de Boston Medical Group. “Otra de las grandes ventajas que este tipo de tecnología brindará a los pacientes, es la mejora en el metabolismo, aumento en la circulación sanguínea, así como la regeneración de tejido dañado, permitiendo una neovascularización”

Los resultados pueden variar en cada hombre sin embargo, es garantía que con este tratamiento no se tendrán efectos secundarios y se obtienen resultados positivos en pocas sesiones, principalmente en pacientes con disfunción eréctil de origen vascular. Además, este tratamiento no requiere sedación ni anestesia al momento de aplicarlo, pues no es doloroso, lo que les brinda a los pacientes la posibilidad de continuar con su vida normal y cotidiana durante el tratamiento.
La terapia de ondas de choque contribuye además, a tratar una de las enfermedades que presenta síntomas muy similares: la enfermedad de Peyronie, también conocida como induración plástica del pene, que provoca la curvación del pene, condición que llega a provocar fuertes malestares e imposibilita o hace muy dolorosa una relación sexual.

Para Boston Medical Group es un paso muy importante el tener disponible lo último en innovación tecnológica para continuar con el objetivo que han llevado hasta ahora: lograr una mejor calidad de vida de sus pacientes al devolverles la posibilidad de gozar plenamente de su vida sexual.