La más famosa de las mariposas mexicanas, la monarca —o Da-naus plexippus en la clasificación científica— tiene ahora una nueva y nada envidiable distinción: el gobierno de Estados Unidos ha aceptado incluirla en lista de especies amenazadas de extinción. Y es que durante los últimos años sus poblaciones han venido declinando sistemáticamente, a tal grado que actualmente son apenas de la décima parte de lo que eran en 1994.

Por Juan José Morales

Una larva de mariposa monarca alimentándose sobre hojas de una planta de asclepia. La existencia de la especie depende críticamente de estas malezas, que no solamente le proporcionan alimento sino protección contra depredadores, pero su eliminación ha hecho que en sólo un par de décadas las poblaciones de monarca hayan disminuido dramáticamente.

Esa mariposa, de hermosos colores y diseños negro y anaranjado, se distingue porque cada año realiza una extraordinaria migración para escapar de los rigores del invierno desde la región de los Grandes Lagos, en la frontera entre Estados Unidos y Canadá, hasta los bosques del Eje Volcánico Transversal en México, principalmente en el estado de Michoacán. Esta es la ruta migratoria principal, pero hay otra, a lo largo de la costa oriental de Estados Unidos, hasta el este de la península de Yucatán y más allá, hacia alguna zona de hibernación todavía no precisada.

Tradicionalmente, el descenso en las poblaciones de monarca de ha atribuido a la deforestación en México. Pero, si bien eso ha contribuido de manera importante al problema, no es la única causa, ni siquiera la principal. Estudios realizados durante los últimos años han demostrado que la principal causa es el uso masivo de cierto insecticida en los campos agrícolas norteamericanos por los cuales la mariposa pasa durante su migración hacia el sur y viceversa.

Para entender mejor esto, hay que recordar que las monarca se reproducen a lo largo de su migración. Es decir, las que salen de México hacia Estados Unidos o Canadá, no son las mismas que llegan, sino que en el camino mueren pero depositan sus huevos para que nazcan otras, que a su vez hacen lo mismo en el trayecto. Y el alimento principal de las larvas nacidas de esos huevos y luego metamorfoseadas en mariposas adultas, son hojas de ciertas hierbas del género Asclepias, popularmente conocidas en español con diversos nombres como algodoncillo, hierba María, burladora, flor de culebra, cancecillo, pelo de gato, venenillo, etc. Una especie muy extendida, que tenemos en la península de Yucatán, es la Asclepias curassavica, llamada k`uchil-xiu en maya.

Las asclepias contienen ciertas sustancias tóxicas de muy repulsivo sabor que las monarca acumulan en su cuerpo a manera de protección: cuando un depredador come una larva o una mariposa adulta, la vomita de inmediato y no le quedan ganas de comer otra.

Pues bien, como las asclepias se consideran malezas indeseables, para combatirlas se ha generalizado en los campos agrícolas del medio oeste de Estados Unidos el uso del herbicida Roundup, que se emplea como complemento de las variedades genéticamente modificadas de maíz y soya. Al generalizarse el cultivo de estas variedades, prácticamente se ha acabado con las asclepias, por tanto con el alimento para las monarca que cruzan esa zona geográfica durante su gran migración.

Así la población de monarcas literalmente ha sido diezmada —es decir, reducida a la décima parte— en un par de décadas y los científicos han tenido que pedir al gobierno norteamericano que declare a la especie amenazada de extinción.

Comentarios: kixpachoch@yahoo.com.mx

Morelia, Michoacán, 27 de febrero. Colaborar con los gobiernos estatales para lograr una política de desarrollo regional clara, e incrementar las capacidades científicas y tecnológicas de cada estado de acuerdo con sus propias necesidades, es el objetivo central de las Agendas Estatales de Innovación, afirmó Elías Micha, Director Adjunto de Desarrollo Regional de CONACYT ante representantes de gobierno, empresas e instituciones académicas, que se reunieron para instalar el Comité de Gestión y el Consejo Consultivo que desarrollarán la Agenda Estatal de Innovación de Michoacán.

Las Agendas Estatales de Innovación son una iniciativa impulsada por CONACYT, con apoyo de FUMEC y ProMéxico, con el objetivo impulsar proyectos estratégicos que mejoren la calidad de vida de las personas y el bienestar económico regional.

La instalación del Comité de Gestión y el Consejo Consultivo de la Agenda de Innovación michoacana se hizo en presencia del Secretario Económico del Estado, Manuel Antúnez; la Jefa de la Unidad de Promoción de Exportaciones de ProMéxico, Elena Achar; la Directora del Proyecto de Agendas Estatales de FUMEC, Lilia Arechavala; así como empresarios y representantes de academia e instituciones públicas que apoyan el desarrollo económico.

Manuel Antúnez destacó que la logística es una de las ventajas competitivas más fuertes Michoacán, debido a que el Puerto de Lázaro Cárdenas es “el punto de acceso más rápido del Pacífico a la costa Este de Estados Unidos, mercado en el que todo el mundo quiere vender, y lo que hay que ver es cómo darle valor agregado para generar empleos y riqueza”.

Antúnez aplaudió a los empresarios michoacanos que han sido exitosos y dijo que la visión empresarial debe cambiar sabiendo que sí hay apoyos para ellos. “El gobierno debe ser un facilitador y sentar las bases del sistema para que todo funcione y que los empresarios puedan desarrollarse dependiendo de las habilidades y talentos que tengan”.

Por su parte, Elías Micha recordó el compromiso del Ejecutivo en invertir el 1% de PIB en ciencia y tecnología, lo cual ha sido impensable en los últimos veinte años, colocando a México como el país emergente que menos recursos destina para este tema en todo el mundo. Agregó que en Michoacán el proyecto busca generar un mapa de ruta que permita conocer los sectores prioritarios y construir una cartera de proyectos que puedan ser apoyados por CONACYT a través de sus instrumentos de apoyo, así como programas ambiciosos de becas para la investigación científica.

Elena Achar, de ProMéxico, reiteró el apoyo de este organismo para “fortalecer la oferta exportable de las empresas a través de las 28 oficinas que tenemos en los estados y los distintos apoyos como estudios de logística, registros de marca y para incrementar la importante oferta agroindustrial que tiene el estado”. También destacó el potencial regional en tecnologías de la información, que ProMéxico atiende de forma especializada.

Lilia Arechavala, de FUMEC, señaló que la colaboración con ProMéxico ayudará a tener claro el mercado potencial y global para los sectores prioritarios que se busca apoyar en Michoacán, como lo es el agroindustrial. “Con su apoyo tendremos una agenda de promoción de exportaciones y formación de empresarios en el área de negocios globales, e identificación de atracción de inversión internacional y nacional”, señaló.

La iniciativa de Agendas Estatales y Regionales de Innovación es impulsada por CONACYT y su ejecución está siendo liderada por FUMEC, con el apoyo de tres consultoras: Indra, IDOM Consulting y CamBio Tec.

Para más información sobre las Agendas, puede consultar este sitio web:

http://www.fumec.org/agendasinnovacion

—o0o—

Acerca de FUMEC
La Fundación México-Estados Unidos para la Ciencia es una organización binacional sin fines de lucro creada en 1993, en el contexto de las negociaciones del Tratado de Libre Comercio de América del Norte, con el propósito de promover el uso de la ciencia, la tecnología y la innovación para apoyar el desarrollo económico y social de México.

Para más información visite www.fumec.org