Sabina Berman

La dramaturga, narradora y poeta Sabina Berman afirmó haber decidido quedarse con el teatro “de tiempo completo, porque me gusta estar en contacto directo con la gente”. Así lo afirmó en el reconocimiento que el Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA) le ofreció por su obra y trayectoria en la Sala Manuel M. Ponce del Palacio de Bellas Artes.

La homenajeada comentó que en la actualidad está escribiendo una novela a la que dedica de 8 a 10 horas diarias pero, aclaró, “mi verdadera pasión es el teatro, porque nuestra existencia está basada en la colectividad.”

Además de la presencia entre el público de Stasia de la Garza, coordinadora nacional de Literatura del INBA, la dramaturga nacida en la Ciudad de México en 1956 estuvo acompañada por José Gordon, Cristina Rivera Garza, Lucina Jiménez y Héctor de Mauleón.

Lucina Jiménez

La promotora cultural Lucina Jiménez aseguró que Sabina Berman es una de las principales figuras de la literatura mexicana: “Lo más importante de este homenaje es que se le realiza a una escritora que está en su etapa más importante como creadora vital y contemporánea”, añadió.

Destacó que la autora de Entre Pancho Villa y una mujer desnuda, La Bobe y La mujer que buceó dentro del corazón del mundo (su más reciente novela traducida ya a 13 idiomas con circulación en 33 países) ha logrado, como pocas, una diversidad de miradas literarias que van de la narrativa y la poesía a la dramaturgia, el cine y el periodismo cultural y político.

Berman “mira y escudriña cada rincón de la vida nacional”, consideró Lucina Jiménez, y subrayó también que, con sentido del humor e ironía, la autora “desconfía de todo discurso oficial y de toda violencia contra la vida de las personas y los animales: nos pone frente a los dilemas que vive la humanidad.”

Lucina Jiménez José Gordon Sabina Berman Cristina Rivera y Héctor de Mauleón

De acuerdo con el periodista y escritor Héctor de Mauleón, a la creadora de la obra teatral Feliz nuevo siglo Doktor Freud le preocupa que los acontecimientos puedan ser imaginados y soñados por las personas de carne y hueso para cambiar, de alguna manera, la realidad.

Recordó que hace 20 años Berman le confesó en una entrevista que ejercía la imaginación, porque el mundo era una cosa que no entendía, pero que si la realidad se veía en un teatro, está por encima de ella.

Hizo hincapié en que a la escritora la ha tratado y admirado, entre otras cosas, por su despreocupación por el lenguaje, al que le hado libertad para reinventarse: “Mirar con paciencia la realidad es uno de los secretos de Berman”, dijo finalmente.

Cristina Rivera Garza

Luego de que la escritora Cristina Rivera Garza leyera una crítica constructiva en torno al libro La mujer que buceó dentro del corazón del mundo, el narrador José Gordon señaló: “Nos emociona por su visión del mundo y lo que está detrás de él: trata de conocerlo y entenderlo”.

“La pasión por el entendimiento –dijo– es la mejor definición de la vida y obra de Sabina Berman, quien está ligada a la compasión y al deseo de trascender los límites”, concluyó, antes de tocar la guitarra y cantar un poema escrito por la dramaturga homenajeada.

Sabina Berman

Como parte del ciclo Protagonistas de la Literatura Mexicana, el Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA) anuncia la realización de la sesión dedicada a la escritora Sabina Berman, quien estará acompañada por José Gordon, Cristina Rivera Garza, Héctor de Mauleón y Lucina Jiménez.

La cita para esta actividad, organizada por la Coordinación Nacional de Literatura del INBA, es  el martes 12 de febrero, a las 19:00 horas, en la Sala Manuel M. Ponce del Palacio de Bellas Artes.

Más de 25 años de trayectoria en las letras han colocado a Sabina Berman como una de las figuras más prolíficas de la dramaturgia mexicana actual. Su talento la ha llevado a obtener el Premio Nacional de Dramaturgia Juan Ruiz de Alarcón, así como el Premio Nacional de Periodismo, por mencionar algunas distinciones.

La vasta obra de Sabina Berman, que comprende dramaturgia, narración, poesía, periodismo y guiones para cine, permite apreciar espacios inesperados de gracia, belleza y compasión, según ha escrito José Gordon: “Reconocida por la belleza de imágenes que literalmente nos abren los ojos por su inteligencia y valentía”.

Si para Sabina Berman “el artista siempre está buscando el territorio no expresado”, entonces su obra  —apunta Gordon—  es un ejemplo de esta búsqueda: “Podemos ver los muros invisibles que construimos en las relaciones interpersonales, en las convenciones sociales, en los juegos de poder político, en la comedia de la hipocresía, mismos que la mirada de Berman pone sobre el escenario.

Sabina Berman (Ciudad de México, 1956), dramaturga, narradora, poeta y guionista, estudió psicología y letras mexicanas en la UIA; dirección teatral en el CADAC y en el Teatro T. Codirigió la película Entre Villa y una mujer desnuda. Colaboradora de Comunidad, El Financiero, El Zaguán, La Semana de Bellas Artes, Letras Libres, Punto de Partida, Siempre! y Unomásuno.

Galardonada con diversos premios y reconocimientos, entre su obra se encuentran trabajos como el cuento Un grano de arroz (1994); la novela La bobe (1990)Amante de lo ajeno (1997),  y La mujer que buceó dentro del corazón del mundo(2011). En el ámbito de la crítica y reflexión es autora de Volar la tecnología Maharishi del campo unificado (en colaboración con José Gordon, 1987),Mujeres y poder (coautora con Denise Maerker, 1999), Gritos y susurros(colectivo de 38 autoras, 2004), Democracia cultural. Una conversación a cuatro manos (junto con Lucina Jiménez, 2006), Un soplo en el corazón de la Patria. Instantáneas de la crisis (2006). En poesía, Poemas de agua (1986),Lunas (1988).

Algunas de sus aportaciones escénicas son El jardín de las delicias (1976); Teatro de Sabina Berman: Yankee, Rompecabezas, Herejía, Águila o Sol, El suplicio del placer, Ésta no es una obra de teatro y Un actor se repara (1985); Muerte súbita(1988); Entre Villa y una mujer desnuda (1993); La grieta (1999); Molière(2000); Feliz nuevo siglo Doktor Freud (2011); Puro teatro (2004). En teatro para niños es creadora de: Jardín con animales (1985), El árbol de humo (1994) y Caracol y Colibrí (1996).

Sigue a SuperMexicanos