Nunca la discriminación o la persecución ha traído beneficios a la sociedad. Si usamos nuestra consciencia para acercarnos amigablemente, en vez de apuntar dedos acusadores a los demás, tendremos mayores probabilidades de soñar con un mundo mejor.
Ese es el espíritu que anima el nuevo libro de César Landaeta: La necesidad de más individuos saludables y orientados hacia una buena vida.
Psicólogo clínico con muchos años de experiencia, César Landaeta se ha especializado en sistemas humanos, familia, juventud y psicología de la salud.
El especialista explica que la homosexualidad no es una enfermedad contagiosa ni implica de por sí, ninguna tendencia malévola. Entender antes que censurar. Escuchar antes de opinar y pensar antes de actuar, son la vía más expedita para no aplicar etiquetas condenatorias y sumar sufrimientos adicionales a los que ya existen. Darles herramientas positivas a los individuos que han elegido relacionarse a su manera con otros de su mismo sexo, es una forma de contribuir al bienestar que todo ser humano merece.
Si ese propósito es medianamente alcanzado, el trabajo de exponer las presentes ideas de una forma ligera sin caer en la superficialidad, habrá valido la pena y todos podemos comenzar a felicitarnos.
Landaeta platicó con SuperMexicanos sobre esta obra ya disponible en Amazon.

César Landaeta

SuperMexicanos.- ¿Por qué un libro sobre este tema?

C. L. Desde hace mucho tiempo me ha inquietado la inmensa cantidad de desinformación que existe con respecto al tema de la homosexualidad. La experiencia en consulta terapéutica me enseñó que uno no puede catalogar a alguien como persona únicamente por sus preferencias sexuales. Lo más importante es la cualidad que cada uno tenga como persona y la forma como se relacione con los demás. Por eso me dediqué en esta obra a desmontar mitos y a dar mayor consciencia sobre la necesidad de reducir la intolerancia y convivir más sanamente en nuestra sociedad.​
SuperMexicanos.- ¿Cuál es el enfoque del libro?
C. L. El libro está redactado para que el lector sienta que escucha directamente a un consejero objetivo, casi un amigo. Me valgo de algunos ejemplos extraídos de mis historiales clínicos, pero también de lo observado y conversado con personas homosexuales en mi medio social, para dar consciencia de la realidad y los ajustes que todos deben hacer para entenderse favorablemente, tanto consigo mismos como con el entorno que les rodea. ​ Como ves, no es un libro solo para homosexuales. Creo que a muchas personas les hace falta meditación racional sobre el tema.

SuperMexicanos.- Af​rontar públicamente dicha preferencia sexual, ¿Es un proceso complicado?

C.L. Ciertamente lo es. Quienes todavía no lo han declarado abiertamente, sufren mucho por el temor al rechazo, la pérdida de contactos afectivos que podrían retirarse atemorizados o escandalizados y los duelos que ellos mismos deben enfrentar al cambiar la identidad que han mantenido hasta ahora. Por su parte, aquellos que ya viven plenamente su rol homosexual, también deben estar alertas sobre el papel que juega sus propios inconsciente en causarles conflictos o sufrimientos y estar consciente de la necesidad que tienen de adquirir mejores herramientas para manejarse con el resto del mundo. ​
​​
SuperMexicanos. ¿Cómo decirse a uno mismo: Soy homosexual?
C. L. ¡He allí una de las más grandes cuestiones! Si bien a casi todos nos cuesta saber quienes somos realmente, aceptando defectos y contradicciones con lo que sería un Yo ideal, más serio aún es el trabajo de decirse a la cara una verdad que late en el secreto. Por eso incluí en el libro un capítulo titulado: Quieres decírselo al mundo. ¿Se lo has dicho al espejo?
La honestidad con que alguien se mire de frente y acepte que sus preferencias son diferentes a lo que se le ha inculcado o lo que la sociedad ve como “lo normal”, será la clave para salir adelante.  ​
SuperMexicanos. ¿Qué debe enfrentar alguien que decide asumir la identidad homosexual?
C. L. Lo primero que debe enfrentar son sus propios parámetros de análisis. A veces y sin darse cuenta, un individuo que mantiene oculta su identidad termina incorporando prejuicios sociales que atentan precisamente contra ella. Es muy importante una buena revisión de los conceptos que mantiene sobre la homosexualidad. Luego tiene que soportar el peso de la intolerancia, la cual, a pesar de los avances que se han verificado en tiempos recientes, sigue siendo dura y resistente a cambios. Y por último debe saber manejar sus emociones. El miedo, la rabia y la tristeza son las que más atención necesitan.
SuperMexicanos. ¿Existe la “homofobia” como tal? ¿Qué hacer con la intolerancia?
C. L. La “homofobia” no existe como una entidad nosológica (respecto de los caracteres distintivos que permiten definir las enfermedades). Explico en el libro que usar este término es en cierta forma, hacerle el juego a los intolerantes. Lo que sí hay son actitudes de rechazo, pero no en el sentido de una enfermedad sino como un signo de rigidez mental. A la intolerancia hay que tratarla como lo que es: una postura de radicalismo poco racional. En ese sentido, es preciso desmontarla con argumentos serios y objetivos, no con desplantes o agresiones iguales a  las que emplean aquellos que no desean solidaridad sino segregación.​
SuperMexicanos. La homosexualidad, ¿es una enfermedad?
C. L. Ningún estudio científico ha demostrado que lo sea y mucho menos, del tipo contagioso. Esto hay que decirlo con toda la firmeza que sea necesaria, para que se vaya desmontando una falacia que hace tanto daño.
SuperMexicanos.- El homosexual ¿nace o se hace?
C. L. Existe mucha discusión al respecto y aun no se ha establecido el origen. De cualquier modo, si no consideramos a la homosexualidad como una enfermedad, ¿para qué discutimos su causa? En esta trampa he visto caer a muchos que defienden su homosexualidad. Les veo en televisión o en medios impresos, discutiendo bizantinamente sobre algo que les descalifica. ​
SuperMexicanos. ¿Qué hacer con la familia, los amigos y el entorno social?
C. L.  Siempre parto del principio de que si uno dice querer a alguien, no puede meterle en el chantaje de: “Eres como yo quiero o te dejo de querer”.
Esta es una paradoja injusta y desconsiderada. Los padres debe querer a sus hijos y viceversa; igual debe ocurrir entre amigos y en forma más extendida, en el medio ambiente laboral y social. Nadie es mejor o peor porque tenga una u otra preferencia sexual. Quien decida asumir su rol como homosexual, debería tener esto presente y exigir respeto antes que amor. No puede haber amor si antes no hay respeto. La paciencia y la confianza, darán mejores resultados que la confrontación rabiosa o chantajista.
SuperMexicanos. ¿Se puede hacer una pareja estable?
C. L.  Este es uno de los temas que más me ha preocupado al tratar con homosexuales. Ciertamente hay quienes mantienen relaciones duraderas y gratificantes; pero un enorme porcentaje no lo logra, porque se ha contaminado con los conceptos populares acerca de la dificultad para establecerse como parejas. Entonces, incurren en los mismos vicios que cometen los heterosexuales: celotipias, infidelidad, deseos de posesión y privación de la libertad del otro. Esto, desde luego, no ayuda a vivir sanamente las relaciones afectivas.​
SuperMexicanos.- ¿Cómo influye en la identidad sexual de los hijos una pareja de padres/madres del mismo sexo?
C. L.  Todo va a depender del tipo de personalidad que tenga quien asuma el rol de la paternidad. Esto es lo más importante. Si un niño recibe cuidados, normas y la atención que requiere dentro de un ambiente saludable, con personas coherentes y sensatas a su lado, no debería haber mayores inconvenientes. ​
SuperMexicanos.- El problema de la soledad, ¿cómo se vive en la homosexualidad?
C. L.  Con la misma intensidad y dolor que afecta a cuantos viven en una soledad no elegida. Si no estás contento contigo mismo, si en tu mente hay fantasías aterradoras o estás lleno de autorreproches, por fallas o errores que crees tener. quedarte solo es una condición temible.
En cambio, quien se acepta amigablemente, sabiendo que puede mejorar, que tiene cosas positivas y valiosas como ser humano y que hay siempre un mañana sobre el cual actuar para volverlo más agradable, puede disfrutar su soledad escogida voluntariamente y salir de ella cuando quiera. Aplica a homosexuales como heterosexuales, sean hombres o mujeres.
SuperMexicanos.- ¿Hay un final feliz para quien escoge la identidad homosexual?
C. L.  Así es. Los finales felices al estilo de las comedias de Hollywood, solo existen en esas tramas truculentas; pero un desenlace favorable a quien se ha esmerado en ser buena persona, saludable emocional y físicamente y ha sabido rodearse de compañías estimulantes, seguro estará garantizado.​
SuperMexicanos.- ¿Cómo ayudar a un amigo, o a un hijo que ha decidido asumir su homosexualidad?
C. L.  Como te dije anteriormente, uno no puede amar sin respetar. Lo mejor entonces, es revisarse uno mismo en sus afectos y preguntarse: ¿Quiero a esta persona -amigo(a) o hijo(a)- solo cuando es como yo espero que sea? ¿Se me acaba el amor cuando cambia o cuando contradice mis deseos? Basado en las respuestas que se obtengan, se obtendrá el tipo de comportamiento a exhibir hacia aquel individuo que nos cambia el panorama al que nos hemos acostumbrado.

SuperMexicanos.- Hubo problemas para encontrar editor? ¿Por qué optaste por la autopublicación?
C. L. Realmente no le planteé este trabajo a ninguna editorial, porque quise explorar cómo resulta eso de andar solo como escritor. No sé si alguna me habría aceptado publicar este tema y sospecho que tal vez tendrían sus reservas.
El contenido de esta obra contradice a mucha gente y quienes están interesados en su negocio resienten que bajen los volúmenes de venta. Así que decidí acogerme a aquello que dice el cantor argentino Atahualpa Yupanqui (coloco otra de sus frases al final del libro):
Yo sé que muchos dirán que peco de atrevimiento/si largo mi pensamiento pa´l rumbo que ya elegí/pero sempre he sido ansí/galopiador contra el viento.
SuperMexicanos.- ¿Cuándo podremos comprarlo?
R. Ya está en Amazon, a la disposición de todos los que quieran unirse al grupo de la gente que piensa con la cabeza, más que con la barriga. Y a un precio muy accesible.

Grijalbo presenta un nuevo libro para quienes son madres primerizas o lo serán pronto. La obra supera todas las expectativas: no sólo es un libro de tips y consejos sino que, a través de la experiencia personal, la autora va guiando a la mujer interesada en el tema de la maternidad, para que se conozca mejor a sí misma, a sus necesidades y las de su bebé.

Con un tono ameno, cálido y familiar, Claudia Lizaldi deja oír su voz en este nuevo libro y da voz a otras mujeres tan inmiscuidas y tan enamoradas del tema como ella: parteras, médicas, madres primerizas, abuelas… Como cada mujer es distinta, todas ellas dan un punto de vista diferente acerca de los tipos de embarazo, los tipos de partos, las muchas maneras de cuidar a un bebé recién nacido, etcétera.

Leer a Claudia Lizaldi es escuchar una voz amable, cariñosa, una voz hermana que tanta falta hace, en esos momentos en que los problemas abruman. Una nueva mamá tiene que preocuparse no sólo por sí misma, sino también por el recién llegado; una nueva mamá ha entrado, de la noche a la mañana, en una nueva vida, que pudiera resultarle completamente desconocida; una nueva mamá debe además aprender a compartir su espacio vital; pero la nueva mamá no está sola. A través de este libro recibirá el abrazo que necesita, ese abrazo que le dará la fortaleza y el gozo de disfrutar su maternidad.

Claudia Lizaldi Mijares nació en la Ciudad de México e inició su carrera en televisión dentro del programa de concursos A la Cachi Cachi Porra (Canal 11).Posteriormente se integra al elenco de conductores jóvenes del matutino Hoy Sábados. Ha participado en el programa deportivo La Jugada, lo que le dio mayor reconocimiento entre el público. Claudia ha participado también como conductora de los Telejuegos y en el programa musical Pepsi Chart compartiendo la conducción con el cantante Erik Rubín. A lo largo de su carrera como conductora también incursiona en el teatro como Los monólogos de la vagina. En 2008 lanza su primera obra de la mano de Miguel Ruiz, La decisión… es tu vida, tú elige. En 2010 publica Puro corazón, un libro de fotografía que incluye frases de la autora y de su esposo Eamonn Kneeland. En está, su tercera publicación, Un abrazo para mamá, Claudia Lizaldi reafirma su compromiso de comunicar el amor por la vida, con la firme convicción de que la felicidad es un camino que todos podemos andar, gozando a plenitud cada etapa que nos toca o que elegimos vivir.

Título: UN ABRAZO PARA MAMÁ
Autor: Claudia Lizaldi
Sello: Grijalbo