Como parte de las actividades complementarias al ciclo Noche de Museos, el Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA) invita, a través del Museo del Palacio de Bellas Artes, a la proyección en 16 milímetros de la película Dos Monjes, del director mexicano Juan Bustillo Oro. La cita es el miércoles 31 de octubre a las 17:00 horas, en la Sala Manuel M. Ponce del Palacio de Bellas Artes. El crítico de cine Erick Estrada conversará sobre el largometraje.

Dos Monjes (1934) es una película que retoma la corriente artística del expresionismo alemán, a manera de experimentación y juego estético, “es una película que busca acercarse al expresionismo, a sus cualidades visuales y atmosféricas. Se trata de una cinta de terror con mucho juego psicológico”, afirma Estrada.

El largometraje es el segundo proyecto del director Juan Bustillo Oro, personaje fundamental en el florecimiento de la época de oro del cine mexicano: “En esa época el expresionismo alcanzó a colarse en algunas películas, pero no de manera tan pura y tan cuidada como en este film, lo cual fue posible gracias a la libertad y temática del cine mexicano en esa etapa previa a la época de oro, cuando buscaban consolidarse y llegaron influencias desde Estados Unidos, el cine de Eisenstein, y en este caso, del expresionismo”, comentó el crítico.

El mismo Bustillo Oro comentó en su momento: “Quise darle a la película un clima irreal, haciéndola entrar en un ambiente expresionista. De ese modo sentía que podía ampliar el asunto, lograr efectos cinematográficos no comunes y ceder a la profunda influencia que los maestros alemanes sellaron en mi imaginación”.

La crítica dividió opiniones sobre el trabajo del director mexicano en esta película, mientras algunos la tacharon de ser acartonada y demasiado irreal, hubo otros que la alabaron por su audacia y su toque de fantasía.

“Dos monjes nos muestra a un director joven, dinámico y marca notables diferencias sobre el trabajo posterior de Bustillo Oro. Será una gran oportunidad de ver, en su formato original, una pieza muy importante para la historia del cine mexicano”, finaliza el crítico cinematográfico.