El Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA) invita al “Homenaje a Carlos Fuentes en el 85 aniversario de su natalicio”, en el que participarán Xavier Velasco, Jorge Volpi y Jorge F. Hernández. Como moderador estará Tomás Granados.

Esta actividad gratuita, organizada por la Coordinación Nacional de Literatura, se llevará a cabo el martes 12 de noviembre, a las 19:00 horas, en la Sala Manuel M. Ponce del Palacio de Bellas Artes.

Hablar de Carlos Fuentes es para Jorge F. Hernández, recordar a un hombre de gran trascendencia, porque fue un escritor fundamental en la literatura mexicana contemporánea, que tuvo grandes cualidades, entre las cuales, destaca el trabajo dedicado como la base de su desarrollo.

“A mí me dejó, digamos, el guiño de una vocación maravillosa y la envidia de un hombre que era muy apuesto, era muy guapo y siempre sabía estar. Tanto en persona como en párrafos”, expresó Jorge F. Hernández en entrevista.

Para el creador de Territorios del tiempo. Antología de entrevistas con Carlos Fuentes, hay que destacar de entre todos los atributos del escritor y ensayista, su entrega total al trabajo, el hecho que fuera un lector voraz y que, además de dedicar muchas horas a escribir, también hizo del pasear, un arte, así como de las charlas de sobremesa.

“En primer lugar, el ejemplo que ponía era que trabajaba incansablemente. Carlos era un hombre que se levantaba muy temprano y trabajaba según la máxima de don Alfonso Reyes, para exprimir la crema de todos los días. Entonces él era un workaholic desde muy temprano, y allá en Londres, donde por muchos años trabajó, dedicaba muchas horas a escribir. Este es un oficio de mucho trabajo, y eso no lo saben los jóvenes”, expresó Jorge F. Hernández.

“Después hay que saber pasear y hay que saber dialogar en la sobremesa los temas. En segundo lugar, era un gran lector, a los escritores se les olvida que somos lectores, son escritores malos, y Carlos Fuentes era un gran lector; y en tercer lugar yo creo que también uno de los legados importantes, en lo que se refiere a la no ficción, al ensayo, la crónica y lo que se escribe en periódicos, hay que ser honestos y saber convertir la opinión personal en una especie de idea que se puede compartir. Esas son tres cosas que yo diría que nos heredó Carlos Fuentes”, agregó.

Jorge F. Hernández recuerda cuando vivió con su padre en Washington, D.C. y supo de Carlos Fuentes, a quien primero conoció por medio de una fotografía, en la que aparecía retratado en la escalera de la embajada. Era una imagen de Carlos Fuentes de niño, porque él también creció en Washington.

“Y cuando yo tenía 10 años, mi padre me llevó a la Biblioteca del Congreso (de Estados Unidos) y me tocó conocerlo. Ahora, equivocadamente, yo pensé que la Biblioteca del Congreso era la biblioteca de él, ya después entendí que era la biblioteca más grande del mundo y que la había fundado Thomas Jefferson”, recordó muy sonriente Jorge F. Hernández.

Carlos Fuentes nació en la Embajada de México en Panamá el 11 de noviembre de 1928 y falleció en la Ciudad de México el 15 de mayo de 2012. Cuentista, novelista, ensayista y dramaturgo.

Estudió la carrera de abogado en la UNAM. Fue embajador de México en Francia; profesor en varias universidades norteamericanas y europeas; miembro de El Colegio Nacional (desde 1972). Su obra se ha traducido al alemán, armenio, chino, danés, francés, inglés, italiano, noruego, polaco, portugués, sueco y suizo. Fue distinguido con numerosos premio nacionales e internacionales por su prolífica obra.

Entre sus obras más destacadas se encuentran: Los días enmascarados (1954); La región más transparente (1958); La muerte de Artemio Cruz (1962); Aura (1962); Cambio de piel (1967); Todos los gatos son pardos (1970); Tiempo mexicano (1971); Terra Nostra (1975); Cristóbal Nonato (1987); Los años con Laura Díaz (1999); En esto creo (2002); La voluntad y la fortuna (2008), Adán en Edén (2009); Vlad (2010); Personas (2012) y Federico en su balcón (2012).

Bajo el título ‘Jorge Ibargüengoitia o las desventuras del humor’, el mexicano Jorge Volpi se acerca a la figura de su compatriota. Resaltando el humor que destaca en su obra, hace gala del suyo al comparar a Ibargüengoitia con un coetáneo y muy reconocido autor del boom latinoamericano, Carlos Fuentes. Risas, frases ingeniosas y muchos datos de la vida y obra de Ibargüengoitia es lo que rezuma este T+.
Desde su trágica muerte, a los inicios de su vida, este T+ es un repaso por las vivencias personales y artísticas del autor, vistas desde otra perspectiva.

– Contenido bajo licencia Creative Commons “Atribución- no Comercial-SinDerivadas 2.0 Genérica”

El ganador de la V edición del premio de Narrativa Iberoamericana Planeta Casa de América, por su obra “La tejedora de sombras”, es el escritor Jorge Volpi.

Además de los honores, el premio incluye 200 mil dólares.

El jurado de esta quinta edición, compuesto por los escritores Alberto Manguel, Carmen Posadas y Clara Sánchez, eligió la obra de Volpi frente a otras como La secta de los asesinos del colombiano Basilio Politis, La trampa del diablo del argentino Juan Brian Doyle y Catalina de Miranda de la venezolana Xiomary Urbáez. La obra de Volpi fue considerada por el jurado como una historia de amor adelantada a su tiempo.

En su cuenta de twitter, Volpi escribió: “Hace mucho quería escribir una historia de amor y encontré esta”.

El premio Planeta-Casa de América se otorga desde hace seis años a una obra original e inédita escrita en castellano.