Mucho se repite que México es un país megadiverso, con una gran cantidad de especies de plantas y animales. Pero a menudo se pasa por alto la influencia que esa biodiversidad ha tenido en la gastronomía nacional.

Precisamente a ello se refiere el artículo publicado en el número 124 (enero-febrero 2016) de la revista Biodiversitas, órgano de la Comisión Nacional para el Estudio de la Biodiversidad, la Conabio. Sus autores, Evodia Silva, Maité Lascurain y Alberto Peralta de Legarreta, laboran respectivamente en el Centro de Investigaciones Tropicales de la Universidad Veracruzana, el Instituto de Ecología y la Facultad de Turismo y Gastronomía de la Universidad Anáhuac México Norte.

Juan José Morales

taquiza

Guisos, postres, aguas frescas y tamales… una lista formidable de platillos con aromas, sabores, texturas, colores y orígenes.

Por principio de cuentas, señalan que en México se domesticaron cultivos de gran importancia económica, cultural, social y ecológica, tales como maíz, chile, calabaza, frijol, jitomate, tomate y camote, los cuales se han incorporado exitosamente a la gastronomía de casi todos los continentes.

Por otro lado, la flora mexicana ofrece una enorme cantidad de especies comestibles. “La base de datos del Instituto de Biología de la Universidad Nacional Autónoma de México —escriben— tiene registradas 4,000 especies de plantas comestibles”.

Y por si la diversidad de plantas fuera poco, hay que añadir los insectos que han sido incorporados a la cocina mexicana. Son —agregan— alrededor de 300 especies cuyo valor es una combinación muy apropiada para nuestros tiempos, ya que los insectos poseen propiedades altamente nutritivas además de un elevado potencial para su producción. Requieren espacios pequeños para su desarrollo, lo que reduce considerablemente los costos en términos económicos y ambientales, comparados con, por ejemplo, la ganadería.”

Todavía hay más: a la diversidad biológica, que ofrece una gran cantidad de elementos para la cocina, hay que sumar también la diversidad cultural, pues en cada grupo étnico hay costumbres, creencias y tradiciones que influyen en el tipo de alimentos que se consumen y la forma de prepararlos. “En México —dice el artículo— existen 364 variantes lingüísticas. Si a esta diversidad le agregamos el componente culinario, el dato nos referirá, en principio, a que existe el mismo número de formas de alimentación, las cuales se han mantenido a lo largo del tiempo. Incluso, aun sin tomar en cuenta el aspecto lingüístico, la diversidad de platillos ya es abrumadora.”

“Encontramos —dicen en otra parte del artículo— guisos, postres, aguas frescas y tamales, en fin, una lista formidable de platillos con aromas, sabores, texturas, colores y orígenes que remiten a comportamientos sociales como las celebraciones, el ocio, el deporte, el trabajo, etc.”

Pero esa gran riqueza gastronómica se ve actualmente amenazada, subrayan los autores, por diversos factores, como cambios drásticos en el uso del suelo, la contaminación del agua y las tierras, la migración, la introducción de nuevas variedades exóticas, el uso inadecuado o pérdida de la biodiversidad —que ocasionan cambios en la producción y calidad de la comida— o la pérdida de la capacidad de decisión sobre el uso de la tierra y sus productos, que fragmenta la cultura tradicional culinaria y el modo de vida de una sociedad, alterando su vinculación con el entorno.

“Cuando —señalan— las especies vegetales o animales de uso comestible desaparecen o se convierten en raras o escasas sobreviene una reacción en cadena: se pierden las formas de consumo y preparación, hay bajos niveles de subsistencia y de nutrientes en la dieta y se debilitan los sistemas productivos que las soportan.”

Recalcan que “de continuar esa situación no sólo se desvanecería una cultura gastronómica y culinaria importante, sino también una parte del patrimonio biocultural que comprende las lenguas, los conocimientos ancestrales sobre la base de los recursos y los ciclos naturales, la cosmovisión y la historia natural de un territorio. Es por ello fundamental reorientar los esfuerzos desde diversos frentes para revitalizar nuestra relación con el territorio que habitamos y que nos sustenta. Con lo anterior nos referimos a la importancia de fomentar el respeto y apreciación por el conocimiento ancestral sobre la tierra y los recursos nativos, incluyendo los usos y costumbres alimentarios de las comunidades. Proteger los sistemas locales de producción y las poblaciones de plantas y animales es fundamental”, concluyen los autores del artículo.
Comentarios: kixpachoch@yahoo.com.mx

CocinaChapulinChapulín, uno de los mejores feudos gastronómicos de Grupo Presidente, operador de hoteles y restaurantes, ha sido reconocido con el Premio al Mérito Empresarial Restaurantero 2015 por parte de la Cámara Nacional de la Industria de Restaurantes y Alimentos Condimentados (Canirac).

Chapulín, que abrió sus puertas en junio de 2014, es un restaurante mexicano inspirado por la historia y las tradiciones del país; rinde homenaje a la diversidad y riqueza cultural de México, aportando un toque de casa. Con una exquisita variedad de sabores, aromas, mezclas y creaciones, ha deleitado a los paladares más exigentes con las delicias de la alta cocina mexicana.

El proyecto gastronómico de la Chef Ejecutiva Josefina López, egresada de la licenciatura en Gastronomía por la Universidad Anáhuac Oaxaca, y ex Sous Chef del restaurante Pitiona de Oaxaca, busca complacer a los comensales más exigentes con platillos como el tradicional mole negro, los sopes de ciervo amarillo, el pozole de mariscos, los tacos de lámina de zanahoria con ceviche de camarón y chintextle, los tacos de lechón o de pato, o los buñuelos de mousse de quesillo.

RestauranteChapulinY gracias al excelente trabajo realizado durante los pasados 12 meses, es que la Canirac ha nombrado a Chapulín como el mejor “Restaurante de Hotel” de 2015.

Este organismo entrega dicho reconocimiento a las personas físicas y morales, miembros integrantes de la actividad económica restaurantera, que han aportado, investigado, innovado y/o promovido el arte culinario, el manejo higiénico en la operación de sus establecimientos , la excelencia en el servicio y la alta calidad de los alimentos que expenden.

Este nombramiento se entrega en diferentes categorías y los ganadores son seleccionados por un jurado calificador, integrado por distinguidas personalidades de la industria restaurantera y de la gastronomía nacional, así como proveedores, consultores y autoridades.

Peugeot FoodTruck3Existe un automóvil que, una vez detenido, se convierte en un espacio gastronómico. El restaurante con ruedas, llamado “Le Bistrot du Lion”, está diseñado para ofrecer una experiencia gastronómica completa y revolucionaria, con zonas para disfrutar de la comida y al mismo tiempo de una experiencia musical. En París, en el Carreau du Temple, Peugeot presentó en primicia su visión del Food Truck, una innovadora síntesis de nuevas experiencias al servicio de un bistró itinerante con los más altos estándares de calidad gastronómica. Imaginado y diseñado por Peugeot Design Lab, el estudio de diseño global de la marca, el Peugeot FoodTruck, se instaló en la feria Milan Design Week 2015, para trasladarse más tarde al Pabellón Francés en la Exposición Universal de Milán que este año tiene como tema “Alimentar el Planeta, energía para la vida”.

La historia de Peugeot comenzó hace más de dos siglos en Francia, país de gastronomía y de automóviles. Y no es casual que el saber hacer en ambos campos se base en la precisión, la alquimia y la innovación. Desde 1810, el molino de grano de la familia Peugeot se transformó para fabricar hojas de sierra. La aventura industrial se desarrolló rápidamente y, en 1840, nació el primer molinillo de café al que siguió, en 1874, el de pimienta con un mecanismo con garantía de por vida. En 1882 se presentó la primera solución de movilidad Peugeot, el ciclo Grand Bi, al que siguió, casi de inmediato, otro objeto visionario; el primer automóvil Peugeot. Desde entonces, Peugeot ha puesto en circulación, en todas las carreteras del mundo, más de 65 millones de vehículos.

Estos 200 años de creaciones desbordantes de ingenio e imagen confluyen hoy, para concebir un revolucionario concepto de Food truck, una visión única de Peugeot sobre la gastronomía itinerante en beneficio del servicio, el bienestar y el placer de los sentidos. “Desde sus orígenes, Peugeotha diseñado y fabricado millones de objetos, domésticos y/o al servicio de la movilidad, pruebas en ambos casos, de nuestro multifacético “savoir-faire” industrial, así como de nuestro conocimiento de las nuevas formas aplicadas a la función. El PeugeotFoodtruck, surge de toda esta herencia: es un automóvil que, una vez detenido, se transforma en un espacio de gastronómico itinerante con unas formas inéditas para un foodtruck. Nuestro objetivo es apelar al máximo a los sentidos: la vista, el gusto, el olor, el oído y el tacto con una modernidad y una armonía propias de Peugeot”. Gilles Vidal, Director de diseño de Peugeot.

Los mejores ingredientes para una receta fascinante
Para Cathal Loughnane, responsable de Peugeot Design Lab: “los usuarios son siempre el centro de todas nuestras creaciones. Para el Peugeot Foodtruck, hemos pensado tanto en los que van a cocinar como en los que van a disfrutar el servicio. No hay fronteras entre el interior y el exterior del Peugeot Foodtruck, de manera que todos puedan ver como el chef prepara los platos y se encuentre lo más cerca posible de los consumidores, de sus creaciones. Además, con las formas, hemos querido definir la transformación de un antes a un después”.

“Un antes, ya que cuando el Peugeot Foodtruck se mueve, es un furgón compacto dotado de todos los códigos de diseño de la marca. Y un después ya que cuando el Peugeot Foodtruck se inmoviliza se transforma en el restaurante Le Bistrot du Lion, con una estructuración de los espacios y de las funcionalidades inédita hasta la fecha”. Con sus líneas lo más cerca posible de la mecánica que envuelven, el Peugeot Foodtruck es compacto para adaptarlo a un uso urbano. Dispone de voladizos cortos, garantía de manejabilidad y una distancia entre ejes larga para ofrecer un gran volumen interior útil. Una vez llegado a su destino, el Peugeot Foodtruck despliega sus alas y dobla su envergadura para transformarse en un verdadero anfiteatro.
Le Bistrot du Lion se compone de espacios de preparación, restauración y refresco a los que se añade una zona dedicada a las mezclas de música de acuerdo con la plataforma digital Peugeot Music, recientemente lanzado por la Marca, y que propone radio a través de web y listas de reproducción exclusivas (http://peugeot.music.com). Para que los usuarios disfruten al máximo de su experiencia, el Peugeot Foodtruck dispone de todo lo necesario para que hasta 30 invitados puedan instalarse en la parte exterior de manera confortable y disfruten del servicio de Le Bistrot du Lion con cubiertos, platos, mesas para comer de pie. Y todo ello, de manera responsable, ya que Le Bistrot du Lion elimina todos los desechos que genere la degustación. El chef Sven Chartier (restaurantes Saturne y Le Clown Bar en Paris) ha si do el elegido para ser el primero en ofrecer su alta cocina a bordo del Peugeot Food Truck.

 

Un nuevo club nocturno ubicado en el corazón de la colonia Roma ofrece un amplio menú de alimentos, además de una terraza única en la ciudad de México con los mejores exponentes de la música electrónica en nuestro país.

El Club Nocturno TARA abrió sus puertas en el corazón de la Colonia Roma (Álvaro Obregón 291, Col. Roma Norte). Se trata de un nuevo espacio que cuenta con distintos ambientes, en los que es posible disfrutar de música en vivo con los mejores DJ’s de México, además de degustar los diferentes platillos y coctelería que ofrece su menú.

El menú de alimentos para la noche, luego de las 23:00 horas y hasta el cierre incluye Papas Gajo, Brochetas, Tacos (Gobernador, Arrachera y Rib Eye), Calamares Fritos, Caldo de Camarón y Cebiche.

Algunas de las especialidades en snacks que podemos destacar son: pan de tomata con jamón serrano, volovanes de relleno holandés, tarta de chocolate blanco y frutas.

La decoración de este lugar es exclusiva y con un estilo propio, al igual que la terraza única dentro de su género en la Ciudad de México.

TARA es en realidad una actitud ante la vida, ante la noche; un préstamo literario tomado de la novela “Lo que el viento se llevó”; un plantío de las bastas tierras en Georgia, donde se desarrolla la obra maestra de Margaret Mitchell; un lugar que siempre resultó victorioso en los tiempos más difíciles gracias a la determinación de quienes lo habitaban.

Es así como TARA encuentra hoy, en esta historia, la inspiración suficiente para convertirse en un punto de encuentro en el que tanto hombres, como mujeres, se vean reflejados con la noche, consigo mismos, como sus iguales y compañeros, unidos a través del baile y el júbilo para celebrar la determinación. De esta forma TARA representa una actitud revelada, llena de turbulencias, carácter y arrojo, características que nutren nuestro tiempo y con éste, las noches más memorables.

TARA MÉXICO
Álvaro Obregón 291, Col. Roma Norte
Horario:
Martes a Sábado de 14:00 a 22:00
Jueves a Sábado de 22:00 a 3:00 am

Twitter: @taraenlaroma
Facebook: taraenlaroma
www.tararoma.com

México, DF. noviembre de 2012.- El Festival Francés festejará su décima edición, del 18 al 21 de abril de 2013 en su sede tradicional: Acapulco, con una gran celebración de la amistad franco mexicana a través del cine, la moda, la gastronomía, la música y el arte.

“Estos 10 años no sólo representan el festejo de un gran evento, sino un reconocimiento a la relación entre Acapulco y Francia que se remonta tiempo atrás con la firma en 1994 entre Cannes y Acapulco como ciudades hermanas; el Festival de Cine que concluyó en el 2002, y actualmente, el Festival Francés, que recoge el espíritu de esta magnífico intercambio entre naciones.

—Es a través de estos eventos que se ha construido una base sólida para desarrollar nuevos proyectos en conjunto y reforzar la cooperación en el ámbito cultural, educativo y, en esta nueva edición, económico— comentó Karim Gilles Djellit, Director del Festival Francés.

El Festival, apoyado por la Secretaría de Fomento Turístico del Edo. de Guerrero (Sefotur), encabezada por el Lic. Javier Aluni, tendrá varios invitados especiales franceses de gran renombre en las diversas actividades que ofrecerá el Festival Francés, retomando el puerto como una ciudad con gran oferta turística y cultural a nivel internacional.

Con motivo del Festival, se ha creado una alianza con la Cámara Franco Mexicana de Comercio e Industria (CFMCI) para incluir dentro de la programación, encuentros económicos entre empresarios franceses y guerrerenses para establecer una cooperación económica entre el Estado de Guerrero, particularmente Acapulco y Francia.

Esta alianza se suma al tradicional apoyo de la Embajada de Francia en México y a la Alianza Francesa.

—El Festival Francés es un evento ya instalado en el panorama cultural de Acapulco y de México, esta es la razón por la cual la CFMCI ha decidido colaborar añadiendo un componente económico. La cultura no debe de estar alejada de la economía, al contrario la cultura es también economía— declaró Alfred Rodríguez, Presidente de la CFMCI.

La imagen del Festival Francés ha sido inspirada en el encuentro entre dos símbolos de gran significado para cada país. Por una parte está la Torre Eiffel, representando a Francia como una urbe internacionalmente reconocida y a Quetzalcóatl, uno de los principales dioses prehispánicos, cuya imagen se puede observar en la obra del muralista Diego Rivera,  el Mural de Quetzalcóatl (hecho en 1956) en la Exekatlkalli (Casa de los Vientos), en Acapulco.

Para mayor información:

Twitter: @festivalfrances

www.festivalfrances.com

Facebook: https://www.facebook.com/FestivalFrances