Investigadores y estudiantes de la Facultad de Ingeniería de la Universidad Autónoma de Querétaro (UAQ), campus San Juan del Río, desarrollaron un dispositivo que permite el uso más eficiente del agua a través de una válvula de pedal libre de anclaje de fácil instalación.

Este prototipo fue desarrollado por el egresado de ingeniería electromecánica de la UAQ San Juan del Río, Miguel Ángel Ramírez Mendoza, con la asesoría de los profesores investigadores José Antonio Romero Navarrete, Luis Alberto Morales Hernández y Juan Primo Benítez Rangel, además de la colaboración del responsable del taller de electromecánica de esa institución, Julián Espinosa Sánchez.

Al respecto, el profesor investigador de la Facultad de Ingeniería de la UAQ, José Antonio Romero Navarrete, explicó que la idea de este proyecto surgió en el 2009, ante la necesidad de ofrecer a la sociedad una alternativa con la que se permitiera tener un mayor control en las descargas de agua de uso sanitario, tanto en instalaciones domésticas como en negocios, empresas e incluso hospitales, a través de un dispositivo que no requiriera fuentes de energía ni dificultades en su instalación.

(Agencia Informativa Conacyt)

La Comisión Ambiental de la Megalópolis informó el año pasado que en la Ciudad de México existen 70 mil industrias que producen mil 338 toneladas de emisiones al año, equivalentes a 31% de los contaminantes totales que afectan al aire de la capital, colocando a las fábricas como la segunda fuente de contaminación del aire, sólo nueve puntos por debajo de los 5.5 millones de vehículos que a diario circulan en la ciudad.

El establecer alianzas estratégicas con socios comprometidos con el cambio climático, integrando en sus procesos soluciones amigables con el medio ambiente, son alternativas recurrentes por la industria actualmente. Al respecto Osrami Telecomunicaciones, empresa experta en infraestructura para las tecnologías de la información ha optado por integrar a sus socios estratégicos y soluciones aquellos que ofrezcan procesos menos dañinos con el medio ambiente. Su compromiso con el cambio climático se puede ver reflejado con su mancuerna con CommScope.

La reducción de gases de efecto invernadero es uno de los objetivos para CommScope, pues desde 2008 la compañía estableció una línea de base y un objetivo para reducir significativamente las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI).

Varios proyectos e iniciativas clave ayudaron a reducir significativamente dichas emisiones de GEI:

Ajuste de los compresores y ajustes del sistema de aire comprimido
Optimización de la configuración del equipo
Sustitución de sistemas de iluminación antiguos por LEDs e instalación de sensores de luz
Sustitución de los refrigerantes de aire acondicionado de alto-GWP por mejores alternativas
Osrami y CommScope encontraron una compatibilidad ideológica con el cuidado del medio ambiente y la mejor aportación que pudieron hacer es trabajar en conjunto para ofrecer al mercado mexicano soluciones innovadoras funcionales, cuyo proceso industrial cumpla con los parámetros de calidad y además aporte al cambio climático.

El ofrecer soluciones de infraestructura optimas, actualizadas y al margen de lo que el mercado TI exige, no está peleado con el aporte socio-ambiental, explica Rodrigo Echegoyen Vogel, Product Manager de CommScope en Osrami Telecomunicaciones, pues el futuro empresarial e industrial se enmarca en empresas actualizadas, sustentables y socialmente responsables.

Seguramente usted ha visto ciertas lagartijas de mediano tamaño —entre ocho y 25 centímetros las diferentes especies— que poseen en la garganta una especie de membrana o papada de llamativo color anaranjado, rojo o rosado —a veces con toques azules— que en ciertos momentos despliegan como un abanico o banderola. De ahí el nombre común de banderillas con que se les conoce en muchos lugares de México.

Juan José Morales

Por el extraño aspecto que les da esa llamativa membrana gular, y por las posturas que adoptan al sentirse acosadas, mucha gente las considera peligrosas e incluso venenosas. Pero son inofensivas, como lo son todas las demás lagartijas sin excepción.

Lagartija Anolis

Un anolis de la especie Anolis sagrei. La llamativa y característica papada sirve a los machos como atractivo sexual durante el cortejo y para amedrentar a un adversario cuando defienden sus dominios. Además, para parecer más grandes y amenazadores, sacan la lengua, se ponen de costado, elevan una pequeña cresta del lomo, sacuden la cabeza y levantan repetidamente el cuerpo sobre las cuatro patas en la postura conocida precisamente como “hacer lagartijas”. Las hembras también poseen esa membrana, pero es mucho más pequeña y casi no la exhiben.

Hay en todo el mundo más de 300 especies de este tipo de lagartijas, originarias todas de América. Colectivamente se les conoce como anolis, que es el nombre del género zoológico al que pertenecen, independientemente de los nombres comunes de las diferentes especies. Se desconoce cuántas hay en México, pero probablemente son un centenar, por lo general abundantes y ampliamente distribuidas. Y por si nuestros anolis autóctonos no fueran suficientes, está ocurriendo una invasión de nuevas especies llegadas de los Estados Unidos, Cuba y Centroamérica.

Por el noreste, de Estados Unidos, nos llegó la Anolis carolinensis, llamada popularmente camaleón americano y anolis verde. Vía Honduras y Belice llegó la Anolis allisoni, nativa de Cuba, que en suelo mexicano fue registrada por primera vez en Cozumel. También de Cuba —y tras haberse diseminado por las islas del Caribe— llegó el anolis café (Anolis sagrei) que ya se ha extendido ampliamente por los estados del sureste mexicano, donde se le conoce como chipojo o merech.

Este ha sido sin duda el más exitoso de todos. Mide unos 20 centímetros de largo —15 ó 16 las hembras— y es de color café, gris o negruzco. En los territorios que ha conquistado, es ya muy abundante y habita tanto en el campo como en zonas urbanas. Es muy fácil verlo en patios y jardines ya que se mueve por troncos, postes y paredes, casi siempre a menos de metro y medio sobre el nivel del suelo y por lo general en las horas más calurosas, desde poco antes del mediodía hasta las cuatro de la tarde, que es cuando se mantiene más activo.

Es tan adaptable que sobrevive y se propaga casi en cualesquiera condiciones naturales, lo mismo en las lluviosas selvas tropicales que en zonas desérticas y cubiertas de matorrales aislados, y desde el nivel del mar hasta altitudes donde crecen bosques de pinos y encinos. Sin duda, en pocas décadas ya estará presente a todo lo largo y ancho del país.

Y el merech no sólo ha conquistado México. Ya se le encuentra incluso en las islas Hawai, a mitad del camino entre Asia y América en el Pacífico, y en Estados Unidos no sólo se ha extendido ampliamente por Florida y otros estados del sureste, sino que está desplazando al antes abundante anolis verde, el único nativo de aquel país, con el cual compite por el espacio y el alimento.

Pero, a diferencia de otras especies exóticas convertidas en plagas, el merech no parece causar problemas ambientales. Tampoco es dañino. Por lo contrario, puede considerarse benéfico, al igual que todos los demás anolis, pues estas lagartijas contribuyen a mantener bajo control plagas agrícolas, forestales y domésticas al alimentarse con insectos, a los cuales persiguen activamente. Corren velozmente, realizan rápidos y súbitos cambios de dirección empleando como timón su gran cola —que en algunas especies representa dos tercios de la longitud total del cuerpo— y son excelentes trepadores. Tienen los dedos aplanados y dotados de diminutas laminillas adhesivas a manera de estrías que les permiten sujetarse con gran firmeza aún a superficies tan lisas como el vidrio y caminar tranquilamente colgados de los techos.

En fin, del merech, el Anolis sagrei, bien puede decirse que llegó para quedarse y es bienvenido.

Comentarios: kixpachoch@yahoo.com.mx

El quetzal es una de esas aves emblemáticas muy famosas y particularmente notables por diversas razones pero que poca gente ha visto más que en fotografías o videos. En primer lugar, por lo remoto de su hábitat: los llamados bosques de niebla, en lo alto de las montañas en las zonas tropicales. En segundo lugar, porque casi no deja oír su canto, excepto en la época de apareamiento, cuando se torna especialmente vocinglera. Y por último, debido a que vuela tan silenciosamente que su presencia pasa casi inadvertida en el follaje.

Juan José Morales

Al quetzal —que es el ave nacional de Guatemala y da nombre a su moneda— se le ha considerado un símbolo de la libertad por la creencia de que no puede vivir en cautiverio, aunque ello es posible si se le maneja adecuadamente. El rasgo distintivo de los machos es su larga “cola”, formada por cuatro plumas cobertoras de hermoso color esmeralda iridiscente que en algunos ejemplares pueden alcanzar hasta un metro de largo, pero por lo general miden sólo entre 45 y 60 centímetros.

Al quetzal —que es el ave nacional de Guatemala y da nombre a su moneda— se le ha considerado un símbolo de la libertad por la creencia de que no puede vivir en cautiverio, aunque ello es posible si se le maneja adecuadamente. El rasgo distintivo de los machos es su larga “cola”, formada por cuatro plumas cobertoras de hermoso color esmeralda iridiscente que en algunos ejemplares pueden alcanzar hasta un metro de largo, pero por lo general miden sólo entre 45 y 60 centímetros.

Además de ser muy escasa, sus poblaciones están declinando aceleradamente por efecto de la deforestación, la caza ilegal y la fragmentación de su hábitat, que dificulta el encuentro de ejemplares reproductores. Y para complicar las cosas, parece que no tenemos una sola especie de quetzal sino dos.

A esa conclusión llegó la bióloga Sofía Solórzano, investigadora de la UNAM, después de estudiar detalladamente quetzales de diversas zonas de su área de distribución, que va desde Oaxaca y Chiapas en México, hasta Panamá, pasando por todos los países centroamericanos, aunque en todos ellos hay sólo unos pocos ejemplares.

Tradicionalmente, explica la investigadora, se había considerado que había una sola especie, a la cual se denominó Pharomachrus mocinno y dos subespecies de ella. Pero tanto el examen de sus características morfológicas como los estudios genéticos permitieron determinar que no se trata de subespecies, sino de especies claramente diferenciadas. Por ello, propone llamar Pharomachrus mocinno a la que se distribuye desde México hasta Nicaragua, pasando por Guatemala, Honduras, El Salvador y Nicaragua, y Pharomachrus costaricensis a la que habita Costa Rica y Panamá. Igualmente, con base en sus investigaciones, llegó a la conclusión de que estas dos especies se diferenciaron hace tres millones de años.

Lo que esto implica, añade la bióloga Solórzano, es que las poblaciones de cada una de esas especies deben considerarse por separado, tanto por su número como por las condiciones de su hábitat, a fin de planear mejor la protección y conservación de estas aves. De no tomarse en cuenta las diferencias, puede acelerarse la declinación de las poblaciones y ocurrir extinciones locales, como de hecho ya ha estado ocurriendo.

Por desgracia, el panorama pinta muy sombrío para esta ave. A juicio de los expertos, resulta especialmente urgente multiplicar los esfuerzos para evitar la caza clandestina y mantener bosques de niebla lo bastante amplios e interconectados para proporcionarle un hábitat adecuado y buenas posibilidades de intercambio genético. De no hacerse tal cosa, podría verse condenada a la extinción.

Comentarios: kixpachoch@yahoo.com.mx

Si siete de cada 10 vehículos que circulan en la Zona Metropolitana son particulares y sólo representan uno de cada 10 viajes por persona realizados en la Ciudad de México, hoy más que nunca tiene sentido discutir el tema de la movilidad, afirmó Jesús Padilla Zenteno al anunciar la realización del 8° Congreso Internacional de Transporte (8CIT) Gestión de una Política Integral de Movilidad.

Incentivar el uso del transporte público y minimizar la congestión de las principales vialidades en el país, así como revertir el lamentable hecho que significa invertir entre 1.5 y 3 horas en el traslado de la casa al trabajo, son algunos de los retos que buscarán solucionar los expertos internacionales que congregará el 8CIT, refirió Padilla Zenteno.

Hoy más que nunca tiene sentido discutir el tema de la movilidad, ya que siete de cada 10 vehículos que circulan en la Zona Metropolitana son particulares, afirma el 8CIT.

Hoy más que nunca tiene sentido discutir el tema de la movilidad, ya que siete de cada 10 vehículos que circulan en la Zona Metropolitana son particulares.

En la Ciudad de México, dijo, el índice de crecimiento anual de vehículos es de un millón de automóviles particulares por mil unidades de transporte público, a pesar de que 70 % de la población se mueve en unidades de pasajeros.

Las conclusiones de los siete congresos anteriores contribuyen a evitar que empeoren las circunstancias de movilidad en la ciudad, enmarcadas en un contexto de contingencia ambiental y parálisis en la vialidad, señaló Jesús Padilla, líder de la Asociación Mexiacana de Transpprte y Movilidad (AMTM), durante el anuncio del 8CIT, que se realizará del 21 al 23 de abril, en el Parque Bicentenario de Azcapotzalco.

Jesús Padilla sostuvo que no sólo en México, sino en todo el mundo, el transporte es insuficiente en las horas de entrada y salida a las labores cotidianas, ya que los vehículos públicos se encuentran saturados.

Entre los temas que se desarrollarán durante el 8CIT, destacan:
• Desarrollo Urbano de las Ciudades,
• Contexto Internacional del Transporte,
• Modelos de Financiamiento en Materia de Movilidad y Transporte,
• Enfoque de las Políticas Públicas para una Movilidad Sustentable e Infraestructura
• Medio Ambiente y Desarrollo de la Movilidad.

Los invitados internacionales a participar en el octavo Congreso, son Pilar Conesa, Directora General de Smart City World Congress de España; Antonio Juan Sosa, Vicepresidente de Infraestructura de CAF de Venezuela; Viviana Tobón, Subdirectora de Movilidad del Área Metropolitana de Medellín, Colombia; Claudio Varano, Director de Arintech de Argentina; Eleonora Pazos, Jefa de Oficina para América Latina de la UITP, de Brasil y Sebastián Urbina, Viceministro de Transporte en Costa Rica.

Además suma a instituciones como ONU HABITAT, CTS EMBARQ de México, ITDP, Banco Mundial, Banco de Desarrollo de América Latina y la Unión Internacional del Transporte Público (UITP).

También se tendrá la visión de representantes del sector empresarial como el de la Confederación Patronal de la República Mexicana (COPARMEX), el Consejo Coordinador Empresarial (CCE), la Asociación Nacional de Productores de Autobuses, Camiones y Tractocamiones (ANPACT) y empresas armadoras como VOLVO, DINA, SCANIA, ALEXANDER DENNIS, MASA e INTERNATIONAL.

En los dos primeros días del Congreso se llevarán a cabo conferencias magistrales, mesas de trabajo, paneles temáticos, talleres, exposición de bienes y servicios, exhibición de unidades y el tercer día se realizarán visitas guiadas a diferentes modos de transporte en la Ciudad.

El Congreso se ha consolidado como un generador de ideas traducidas en acciones que benefician a millones de personas en el mundo; un ejemplo de ello son los sistemas y corredores de transporte urbano que se han desarrollado en varias ciudades de México y Latinoamérica.

Mucho se repite que México es un país megadiverso, con una gran cantidad de especies de plantas y animales. Pero a menudo se pasa por alto la influencia que esa biodiversidad ha tenido en la gastronomía nacional.

Precisamente a ello se refiere el artículo publicado en el número 124 (enero-febrero 2016) de la revista Biodiversitas, órgano de la Comisión Nacional para el Estudio de la Biodiversidad, la Conabio. Sus autores, Evodia Silva, Maité Lascurain y Alberto Peralta de Legarreta, laboran respectivamente en el Centro de Investigaciones Tropicales de la Universidad Veracruzana, el Instituto de Ecología y la Facultad de Turismo y Gastronomía de la Universidad Anáhuac México Norte.

Juan José Morales

taquiza

Guisos, postres, aguas frescas y tamales… una lista formidable de platillos con aromas, sabores, texturas, colores y orígenes.

Por principio de cuentas, señalan que en México se domesticaron cultivos de gran importancia económica, cultural, social y ecológica, tales como maíz, chile, calabaza, frijol, jitomate, tomate y camote, los cuales se han incorporado exitosamente a la gastronomía de casi todos los continentes.

Por otro lado, la flora mexicana ofrece una enorme cantidad de especies comestibles. “La base de datos del Instituto de Biología de la Universidad Nacional Autónoma de México —escriben— tiene registradas 4,000 especies de plantas comestibles”.

Y por si la diversidad de plantas fuera poco, hay que añadir los insectos que han sido incorporados a la cocina mexicana. Son —agregan— alrededor de 300 especies cuyo valor es una combinación muy apropiada para nuestros tiempos, ya que los insectos poseen propiedades altamente nutritivas además de un elevado potencial para su producción. Requieren espacios pequeños para su desarrollo, lo que reduce considerablemente los costos en términos económicos y ambientales, comparados con, por ejemplo, la ganadería.”

Todavía hay más: a la diversidad biológica, que ofrece una gran cantidad de elementos para la cocina, hay que sumar también la diversidad cultural, pues en cada grupo étnico hay costumbres, creencias y tradiciones que influyen en el tipo de alimentos que se consumen y la forma de prepararlos. “En México —dice el artículo— existen 364 variantes lingüísticas. Si a esta diversidad le agregamos el componente culinario, el dato nos referirá, en principio, a que existe el mismo número de formas de alimentación, las cuales se han mantenido a lo largo del tiempo. Incluso, aun sin tomar en cuenta el aspecto lingüístico, la diversidad de platillos ya es abrumadora.”

“Encontramos —dicen en otra parte del artículo— guisos, postres, aguas frescas y tamales, en fin, una lista formidable de platillos con aromas, sabores, texturas, colores y orígenes que remiten a comportamientos sociales como las celebraciones, el ocio, el deporte, el trabajo, etc.”

Pero esa gran riqueza gastronómica se ve actualmente amenazada, subrayan los autores, por diversos factores, como cambios drásticos en el uso del suelo, la contaminación del agua y las tierras, la migración, la introducción de nuevas variedades exóticas, el uso inadecuado o pérdida de la biodiversidad —que ocasionan cambios en la producción y calidad de la comida— o la pérdida de la capacidad de decisión sobre el uso de la tierra y sus productos, que fragmenta la cultura tradicional culinaria y el modo de vida de una sociedad, alterando su vinculación con el entorno.

“Cuando —señalan— las especies vegetales o animales de uso comestible desaparecen o se convierten en raras o escasas sobreviene una reacción en cadena: se pierden las formas de consumo y preparación, hay bajos niveles de subsistencia y de nutrientes en la dieta y se debilitan los sistemas productivos que las soportan.”

Recalcan que “de continuar esa situación no sólo se desvanecería una cultura gastronómica y culinaria importante, sino también una parte del patrimonio biocultural que comprende las lenguas, los conocimientos ancestrales sobre la base de los recursos y los ciclos naturales, la cosmovisión y la historia natural de un territorio. Es por ello fundamental reorientar los esfuerzos desde diversos frentes para revitalizar nuestra relación con el territorio que habitamos y que nos sustenta. Con lo anterior nos referimos a la importancia de fomentar el respeto y apreciación por el conocimiento ancestral sobre la tierra y los recursos nativos, incluyendo los usos y costumbres alimentarios de las comunidades. Proteger los sistemas locales de producción y las poblaciones de plantas y animales es fundamental”, concluyen los autores del artículo.
Comentarios: kixpachoch@yahoo.com.mx

Un amigo lector de Cancún escribe preguntando si ciertas aves que ha observado a veces en la laguna de esa ciudad, y de las cuales adjunta una fotografía, son flamencos, ya que él sabe que estos últimos son de un vivo color rosado y las que él encontró parecen ser de plumaje blanco y rosado entremezclado.

No son flamencos. Se trata de ibis rosados, chocolateras o espátulas, como se les llama popularmente. Platalea ajaja es su nombre científico (antes estaban clasificados como Ajaia ajaja). De lejos se suele confundirlos con flamencos debido a sus largas patas y que los adultos tienen el plumaje de color rosa, bastante acentuado en las alas. También, al igual que los flamencos, obtienen su alimento barriendo el cieno del fondo con el pico, que mueven de lado a lado al caminar.

EspátulaRosada

La espátula es del tipo de aves que los zoólogos llaman zancudas o vadeadoras por sus largas y delgadas patas, que les permiten caminar por aguas de escasa profundidad en busca de alimento. A este grupo pertenecen también las garzas. Aunque por su color a la espátula se le confunde a menudo con los flamencos, éstos pertenecen a una familia zoológica totalmente diferente, la de los Phoenicopteridae.

Juan José Morales

Pero si se observa bien, se verá que su plumaje no es uniformemente rosado como el de los flamencos ni tienen la punta de las alas negra, y su cuello es mucho más corto y grueso, sin la inconfundible curvatura en forma de S de los flamencos. Por otro lado, mientras éstos filtran el agua para retener los pequeños organismos que constituyen el plancton, la chocolatera se alimenta con crustáceos, insectos, moluscos, peces, semillas, plantas acuáticas larvas y, en general, con todo tipo de plantas y animales que localiza al tacto y captura atrapándolas con el pico. Y, a diferencia de los flamencos, no forma grandes bandadas sino que es solitaria o sólo forma pequeños grupos.

Esta hermosa ave está ampliamente distribuida en el continente americano, desde el sur de los Estados Unidos hasta el centro de Argentina y en las Antillas. En México se le encuentra a todo lo largo de las costas del Pacífico, el Golfo y el Caribe y casi nunca se aventura tierra adentro. Es relativamente abundante en los humedales de la península de Yucatán. En la Reserva de Sian Ka’an hay importantes poblaciones de esta especie y la mayor colonia anidante de la península se encuentra en la Bahía de la Ascensión, dentro de la reserva. Su nombre común de espátula se debe a la peculiar forma de su pico, recto, largo, plano y ensanchado lateralmente en la punta, como una cuchara o espátula.

El color rosado de su plumaje se debe a ciertos pigmentos, llamados carotenoides, presentes en los invertebrados con los cuales se alimenta. Estos pigmentos, dicho sea de paso, se encuentran también en muchas plantas y a ellos se debe el color anaranjado, amarillo o rojo de manzanas, naranjas, zanahorias, tomates y otros frutos y verduras.

Al igual que el ibis blanco y el negro —que comparten con ella los humedales— la espátula pertenece a una familia zoológica de nombre que se antoja trabalenguas: la de los treskiornítidos o Threskiornithidae. En esta familia se incluye al famoso ibis sagrado Threskiornis aethiopica, que en la antigua civilización egipcia se consideraba emblema de Toth, dios de la sabiduría, y al cual se reverenciaba porque las bandadas de esta ave comenzaban a llegar al bajo Egipto en la época de lluvias, como si fueran heraldos que anunciaban la crecida del río Nilo que fertilizaba las tierras y aseguraba las cosechas.

Esta es, pues, la espátula o chocolatera, una de las hermosas aves que embellecen nuestros humedales.

Comentarios: kixpachoch@yahoo.com.mx

Quizá a algunos pueda parecer ilógico y contradictorio. Y otros —guiados más por la sensiblería que la razón— tal vez hasta lo tilden de cruel e inhumano. Pero la cacería ha demostrado ser un buen medio para conservar la flora y la fauna y beneficiar a los campesinos sin detrimento de sus tradicionales actividades agrícolas.

Juan José Morales

 Cutz o pavo de monte, Meleagris ocellata. Sólo existe en el área maya y es diferente al pavo norteño o guajolote Meleagris gallopavo, del cual provienen los ejemplares de corral. Nunca fue domesticado y únicamente hay ejemplares silvestres, que constituyen una presa muy codiciada por los cazadores deportivos.


Cutz o pavo de monte, Meleagris ocellata. Sólo existe en el área maya y es diferente al pavo norteño o guajolote Meleagris gallopavo, del cual provienen los ejemplares de corral. Nunca fue domesticado y únicamente hay ejemplares silvestres, que constituyen una presa muy codiciada por los cazadores deportivos.

En una ponencia presentada en el Quinto Congreso Nacional de Investigación en Cambio Climático recientemente celebrado en la Universidad del Caribe en Cancún, por un grupo de investigadores de la Universidad Autónoma de Campeche — Oscar Gustavo Retana Guiascón, Jorge Vargas Contreras, Jesús Vargas Soriano y Demián Hinojosa Garro— se expusieron los excelentes resultados obtenidos por los campesinos del ejido Carlos Cano Cruz, en Campeche. El ejido, de 9 600 hectáreas, funciona también como Unidad de Manejo para la Conservación de la Vida Silvestre —o UMA, como se llama en forma abreviada— en estricto apego a la reglamentación establecida para esas áreas naturales, en las que se pretende lograr el aprovechamiento racional y sustentable de la flora y la fauna, a la vez que protegerla y conservarla.

Pues bien, en el ejido en cuestión —donde hay tres aguadas que proporcionan alimento, hábitat y refugio a la fauna silvestre— los ejidatarios se organizaron de tal manera que permiten la caza deportiva, especialmente de pavo silvestre, o cutz, como se le conoce en maya. Y ello les proporciona ingresos sustanciales. Por permitir la caza en su parcela, cada ejidatario recibe cuatro mil pesos, más seis mil por cada ejemplar que sea abatido por el cazador. Además, hay cierta derrama económica adicional porque los cazadores son llevados al lugar por una empresa que para ello construyó alojamientos con todas las comodidades y servicios necesarios.

Podría pensarse que al permitir que sean cazados, ha disminuido la población de pavos de monte en el ejido. Pero ocurrió lo contrario. Son ahora tan abundantes que los funcionarios de la Dirección General de Vida Silvestre pusieron en duda los informes al respecto, tildándolos de exagerados. Pero al realizar una inspección del área comprobaron que eran correctos.

Por otro lado, tanto las aguadas como la vegetación circundante y las áreas selváticas del ejido se mantienen en excelentes condiciones, pues los ejidatarios saben que de ello depende que haya animales silvestres y por tanto cazadores.

De hecho, como ya hemos comentado en esta columna, la milpa tradicional ha funcionado siempre como una especie de criadero de animales silvestres. Venados, pavos, gallinas de monte, tepescuintles y otros se alimentan en los sembradíos, y desde siempre los campesinos los han cazado para mejorar su dieta con la llamada carne de monte. Pero, como se ve en el caso de este ejido campechano, la cacería puede rendir beneficios mucho mayores que unos kilos de proteína animal.

Desde luego, para ello se requiere planeación y organización. En el caso del ejido Carlos Cano Cruz, la clave del éxito fue, por un lado, que el proyecto surgió de los propios campesinos, no se trató de uno de esos típicos planes fraguados en algún escritorio sin tomar en cuenta la opinión de los miembros de la comunidad. Y por el otro, a que hubo una buena capacitación de quienes lo encabezaron.

Aquí cabe subrayar que los ejidatarios de ese lugar no son mayas. Provienen de Tlaxcala, una entidad cuyo medio ambiente, semiárido y templado, es totalmente diferente al de la península de Yucatán. Sin embargo, supieron aquilatar el gran valor de la selva, las aguadas y la fauna que albergan, y sacarles provecho a la vez que las protegían y conservaban.

Ciertamente, este es un modelo que podría aplicarse a otros muchos ejidos de Yucatán, Campeche y Quintana Roo.

Comentarios: kixpachoch@yahoo.com.mx

Hoy hablaremos de un tema muy especial: la petición presentada al Instituto Nacional Electoral y al Tribunal Electoral del Poder Judicial, para que se cancele el registro del llamado Partido Verde Ecologista de México por su actitud de sistemática y contumaz violación a la ley electoral.

Por Juan José Morales

La petición, respaldada en sólo 25 días con las firmas de 140 mil ciudadanos indignados por tal comportamiento —entre los que me cuento— no es caprichosa ni producto de antipatías o antagonismos hacia esa agrupación, sino una petición en favor de la legalidad y la vigencia del estado de derecho. Simplemente, no es posible que un partido cometa tantas y tan graves violaciones a la ley y se le permita seguir funcionando como si nada, pagando una multa tras otra. Eso equivale a permitir que un delincuente burle la ley a base de dinero simplemente porque cuenta con recursos económicos inagotables de oscuro origen.

Una pequeña muestra de la enorme cantidad de artículos y materiales publicitarios con las que el llamado Partido Verde Ecologista ha estado apabullando a los electores en abierta violación a la ley, y la obligada pregunta sobre el misterioso origen del dinero para pagar todo eso y además las repetidas multas que se le aplican por su ilegal conducta.

Una pequeña muestra de la enorme cantidad de artículos y materiales publicitarios con las que el llamado Partido Verde Ecologista ha estado apabullando a los electores en abierta violación a la ley, y la obligada pregunta sobre el misterioso origen del dinero para pagar todo eso y además las repetidas multas que se le aplican por su ilegal conducta.

En efecto, aunque parezca increíble, el PVEM ha estado acumulando una multa tras otra cada 72 horas y ya suman cientos de millones de pesos. Pero con todo cinismo continúa violando la ley, y haciéndose acreedor a nuevas sanciones. Evidentemente, dinero no le falta, y con él espera seguir burlando la ley y ganar las elecciones.

El documento en el cual se pide la cancelación del registro es demasiado extenso para reproducirlo en nuestro limitado espacio. Y lo es, obviamente, porque larguísima es la lista de violaciones a la ley cometidas por el negocio familiar de El Niño Verde y sus compinches, violaciones todas que han sido documentadas y plenamente comprobadas por la autoridades electorales y sancionadas con multas. He aquí una síntesis de las principales:

• Uso de recursos públicos y privados ilegales.
• Contratación y adquisición mediante sus legisladores de cerca de 300 mil spots en televisión de manera ilegal, pasando por encima de la prohibición constitucional.
• Transmisión ilegal y reiterada en los tiempos del Estado Mexicano de propaganda prohibida por las autoridades electorales.
• Contratación de espectaculares y propaganda fija ilegal en miles de espacios urbanos en todas las entidades del país.
• Compra y transmisión ilegal de propaganda (cineminutos) en prácticamente todas las salas cinematográficas del país.
• Propaganda ilegal en tortillerías.
• Contratación de propaganda ilegal en las revistas del Grupo Televisa.
• Distribución en todo el país, de miles de tarjetas de descuento que contravienen las disposiciones electorales.
• Campaña ilegal para la entrega de beneficios a ciudadanos, consistente en la entrega de vales de lentes con graduación gratuitos en distintas entidades del país.
• Uso y transmisión de propaganda falsa con la que ilegalmente pretende engañar a la ciudadanía usando programas de gobierno para promoverse.
• Impresión y distribución de cuatro millones de calendarios producidos con materiales no biodegradables prohibidos por la ley. Y este dizque partido se autodenomina ecologista.
• Uso ilegal de nuestros datos personales, del padrón electoral, de padrones públicos y de empresas privadas para hacernos llegar propaganda.
• Desacato reiterado de órdenes provenientes de autoridades electorales para suspender su propaganda ilegal.

Aquí cabe una reflexión: si ya desde la campaña electoral un partido viola deliberada y descaradamente la ley, se mofa de la autoridad y la reta abiertamente insistiendo en sus acciones ilegales, ¿qué puede esperarse que haga si triunfa en las elecciones? El INE y el TEPJ tienen el asunto en sus manos, y tienen las facultades para cortar de tajo las tropelías de El Niño Verde. Todo lo que necesitan es aplicar la ley. Veremos si lo hacen o si siguen solapándolo y abren las puertas para que otros partidos hagan lo mismo.

La petición de cancelación de registro del negocio familiar de El Niño Verde, por lo demás, sigue abierta. Quien desee sumarse a ella sólo tiene que entrar al siguiente portal de Internet:
Change.org/quitenregistroalpartidoverde

Comentarios: kixpachoch@yahoo.com.mx

Un Movimiento enfocado en la conservación y limpieza de 40 playas mexicanas de los principales destinos turísticos de la República Mexicana fue presentado por la empresa Corona y la Fundación Grupo Modelo. Diversos estudios revelan que para los mexicanos la playa es el símbolo más representativo de las vacaciones y el verano; y es por esto que a través de esta iniciativa se busca fomentar una nueva cultura de conservación y cuidado de nuestro medio ambiente a través de 3 pilares: concientización y educación; movilización de voluntarios y mantenimiento a largo plazo. Los esfuerzos estarán enfocados en recolectar la mayor cantidad de residuos que sea posible y se espera recolectar más de 80 toneladas de elementos, lo que equivale a 10 camiones de basura.

PlayaCorona

Corona invertirá más de 50 millones de pesos en toda la plataforma. La empresa y Fundación Grupo Modelo buscan reclutar a miles de jóvenes en un movimiento sin precedentes para limpiar y adoptar 40 playas.

 

Las playas de México son uno de los mayores orgullos del país, por eso, Corona, la cerveza que nos representa como mexicanos y Fundación Grupo Modelo invitan a todos los mexicanos a ser parte de un movimiento para que nuestros veranos sigan siendo inolvidables.

El movimiento, que se llevará a cabo en las playas de los estados de Tamaulipas, Yucatán, Jalisco, Quintana Roo, Veracruz, Campeche, Guerrero, Nayarit, Chiapas, Oaxaca, Tabasco, Sonora y Baja California, contará con la participación de miles de voluntarios, los cuales serán convocados a través de la plataforma de Voluntarios Modelo, y quienes realizarán las actividades de conservación y limpieza de las playas durante una jornada que culminará con una fiesta de playa, como sólo Corona puede hacerlo.

“El consumidor hoy en día espera mucho más de las marcas, buscan marcas que se preocupen por el futuro y que tengan una conciencia social y medioambiental. Corona, como marca orgullosamente mexicana no es ajena a este tipo de programas y poner en marcha esta campaña es una forma de compensar y devolver a nuestra comunidad lo mucho que nos da”, comentó Jorge Inda, Director de la Marca Corona en México.

Esta labor, se realizará en conjunto con las distintas entidades federativas y gobiernos municipales, tales como la Profepa y Semarnat. A través del programa de Voluntarios Modelo, Corona impulsará la participación de todos los jóvenes de nuestro país para que se sumen a aportar su tiempo en beneficio de México. “Como empresa, tenemos el compromiso con México de proteger y cuidar el medio ambiente, apoyar las comunidades donde vivimos y trabajamos y promover el consumo responsable de nuestros productos”, agregó Marcela Cristo, Directora de Sustentabilidad Social Corporativa y Fundación Grupo Modelo.

Corona® contará con una plataforma digital en donde los usuarios podrán compartir sus historias favoritas de la playa y ser parte de este movimiento comprometiéndose a esta causa. Es así como Corona® y Fundación Grupo Modelo buscan crear el esfuerzo de voluntariado más grande de nuestro país, que tiene como objetivo promover UN MUNDO MEJOR. Para conocer el calendario de todas las actividades que se realizarán en los distintos estados del país, visita: MovimientoPlayaCorona.com.

Como forma de agradecer y devolver un poco a los miles de jóvenes que nos van a acompañar en esta iniciativa, llevaremos a cabo 40 fiestas de playa al finalizar cada jornada y realizaremos el mejor festival de playa de México para el mundo: Corona Sunsets.