Genius recién lanzó GX-Gaming Series, una colección completa de productos para juegos que, asegura la empresa, “pretenden satisfacer los requisitos más exigentes tanto de los jugadores de MMO/RTS (juegos de rol en línea de múltiples jugadores) como los que prefieren los juegos FSP (Disparos en primera persona)”.

Ya reseñamos el mouse DeathTaker y ahora vamos con los auriculares Cavimanus, que incluyen un sistema virtual de 7.1 canales y una unidad controladora de neodimio de 40 milímetros que promete un sonido ultra potente.

Empacados en un estilo similar al del ratón DeathTaker, vienen en una atractiva caja en colores negro y plata que den al empaque una apariencia metálica. En el frente, gran foto de los auriculares, tapa delantera que al abrirse permite darle un vistazo al producto y en la parte interna de esa tapa impresas las principales características de los auriculares, como su sistema de sonido envolvente virtual de 7.1 canales y su función de mezcladora.

Los auriculares incluyen un CD con el software para configurar y sacar el mejor provecho de estos audífonos y un manual en varios idiomas, incluido el español. El manual incluye un dibujo de los auriculares que sirve para señalar sus partes: el micrófono plegable, el indicador LED, su botón de vibración y su control de volumen.

Los auriculares se ven robustos: pesan algo más de 300 gramos y vienen en negro brillante. Su gruesa diadema está bien acolchonada. En cada auricular hay una tira en color rojo vino que les da una elegante apariencia. Los auriculares en sí también están acolchonados, lo que permite usarlos durante largo tiempo con comodidad.

Están marcados con una R (right o derecho) y L (Leith o izquierdo) para que no haya confusiones al colocártelos. Ambos tienen el logo GX Gaming y el logo del escorpión en un gris muy claro.

En el auricular izquierdo se encuentra el micrófono unidireccional, que se puede desplegar o mantener plegado para que no estorbe cuando no se usa. De hecho se desconecta al plegarlo. Un pequeño botón plateado marcado con una “v” activa la función de vibración para ofrecer una experiencia en tiempo real mientras juegas o escuchas música. El otro botón, giratorio, es aproximadamente del tamaño de una de nuestras monedas mexicanas de un peso y sirve para controlar el volumen.

Un indicador LED en el auricular izquierdo indica cuando los auriculares han sido conectados y reconocidos por la computadora como un dispositivo de audio. Al escuchar música, o conversar mediante algún programa de chat, ese LED parpadea.
El cable, de 2.5 metros de largo, termina en un conector USB bañado en oro para ofrecer mejor conexión con la computadora.

Instalando el software
En el pequeño CD puedes encontrar, en sendas carpetas, el manual de usuario para Windows Vista y Windows 7 y uno para Windows XP. Otra carpeta nombrada con el poco amigable nombre U108-10Q1-1.0(WHQL) contiene el archivo para instalar el software y controladores de estos auriculares. Al ejecutar el archivo setup.exe se abre una pantalla roja con orillas simulando metal con remaches al estilo del empaque, y el programa de instalación solicita que se conecten los auriculares a la computadora.

Entonces sigue la instalación mientras el LED de los auriculares Cavimanus se enciende en un color azul. Al terminar, el programa indica que es necesario reiniciar el equipo. Así lo hago.

Al reiniciar la máquina, los auriculares ya están funcionando, y así lo indica el LED azul en el lado izquierdo. En la barra de tareas de Windows ahora aparece un pequeño logo: un cuadrito rojo con el escorpión en blanco, que ejecuta el programa de configuración de los auriculares. Esta interfaz muestra 5 pestañas: Configuración principal, Mezclador, Efecto, Karaoke/Voz mágica e Información.

Al iniciar el programa, se abre la pestaña de configuración principal, donde lo primero que se puede elegir es si sonarán en 2, 4, 6 u 8 canales. Por defecto están configurados para dos canales, ideal para escuchar música en MP3, WAV, WMA, CD o VCD.
l software de los Cavimanis ofrece una gran variedad de opciones para configurar. En cada pantalla presenta explícitos diagramas que representan la colocación de las bocinas virtuales alrededor del usuario. Es posible hacer clik y luego arrastrar las bocinas para colocarlas en la posición deseada, ya sea que uno quiera que ciertos canales suenen más cerca, o más lejos. Además del sonido envolvente 7.1 también están disponibles las opciones 5.1 o 2.1 según el gusto de cada quién.

Me coloco los audífonos y noto que cubren muy cómodamente mis orejas y que tienen una especie de “alma” de metal que los hace más resistentes. Al poner música, quedo gratamente sorprendido. El sonido es espectacular. Y más aún al oprimir el botón para 7.1 canales virtuales. Al oprimir el botón marcado con la “v” siento de inmediato cómo vibran loa audífonos al compás de la música. El sonido es realmente espectacular.
Ver películas en la computadora con los Cavimanus puestos es otra dimensión, es tener sonido envolvente 7.1 y disfrutar del filme como si estuviera uno en el cine.

En los juegos la inmersión es total. Cada explosión, cada cañonazo, reverberan con realismo impresionante. Los gritos, los rugidos de los motores, la música, hacen de la experiencia de juego con la función de vibración activada una experiencia fuera de lo común.

A Favor:
Excelente sonido, su espectacular función de vibración, un software para configurar muy amigable, la comodidad de dus audífonos acolchonados.
En contra:
Al ser USB no se pueden conectar en dispositivos para escuchar música o en algunas consolas de videojuegos.

Características técnicas

Auriculares
Sensibilidad: 95dB±3dB
Respuesta en frecuencia: 20 – 20,000 Hz
Unidad de Control: 40mm Neodymium
Impedancia: 32ohm
Longitud del Cable: 2.5 Meters (8.2ft)
Conector: USB bañado en oro

Micrófono:
Sensibilidad: -39dB+/-3dB
Tipo: Micrófono unidireccional
Respuesta en frecuencia: 100 – 16,000 Hz
Impedancia: 2.2kohm / 3VDC

Los video juegos ya no son lo mismo. Ahora se requiere una extraordinaria capacidad de reacción, y para ello un ratón convencional no es suficiente. Buscando opciones, nos dimos a la tarea de probar el nuevo ratón de Genius, DeathTaker. No nos decepcionó.

Por Sam Liu

Impresiona desde el empaque, por su diseño de apariencia metálica, un look muy industrial. La carátula de la caja muestra una buena foto del ratón y está llena de información sobre el mismo por todas partes. La parte frontal se abre como una tapa y deja visible el ratón.

La parte posterior de la tapa indica que el ratón viene con un cable de 1.8 metros y conectores bañados en oro, que tiene un par de botones para ajustar los ejes X-Y.

Con el ratón viene un CD con los controladores y el software de configuración de los botones del DeathTaker, dos instructivos en diversos idiomas, uno para la instalación del software y otro para ajustar el peso del dispositivo, y 6 pequeñas pesas de metal de 4.5 gramos cada una que servirán para ajustar el peso del dispositivo.

Es un ratón de tamaño mediano que se ajusta cómodamente a manos de tamaño también mediano. Diseñado en elegante color negro piano, mate y brillante, con algunos detalles en plata, muestra un escorpión gris sobre fondo negro brillante.

Por su diseño, es un mouse exclusivo para diestros. Cuenta con 9 botones: Además de los tradicionales botones derecho e izquierdo, tiene dos en el lado izquierdo, que se accionan con el pulgar, para avanzar o retroceder en las páginas de los documentos, dos más a la izquierda del botón izquierdo marcados con las letras X Y, uno en medio marcado con la letra D, para seleccionar la resolución DPI del ratón, detrás de la rueda de desplazamiento y uno más a la derecha marcado con la letra M, para navegar entre las macros.La rueda de desplazamiento también funciona como un botón.
Este ratón cuenta con memoria interna que permite al usuario almacenar hasta 55 macros.
El lado izquierdo del DeathTaker está hecho de goma y tiene una forma curva que se adapta al pulgar derecho del usuario, lo que hace muy confortable su manejo.
Justo arriba del pulgar quedan los dos botones para avanzar o retroceder páginas, sobre el área plateada del ratón que muestra el logo GX Gaming en un color rojo que después puede personalizarse. En la parte superior izquierda también están los dos botones marcados con la X y la Y. Las partes frontales en negro mate albergan los tradicionales botones izquierdo y derecho. La rueda del DeathTaker, de goma negra, tiene una línea central iluminada del mismo color que el logo y que es un aviso de que el ratón está encendido.
Detrás de la rueda, está el botón marcado con la letra D, que tiene la función de seleccionar la resolución del dispositivo, los DPI, con una barrita LED que indica cual de los 5 posibles modos está en funcionamiento. La parte trasera derecha, donde descansa la palma al sostenerlo, viene en negro brillante y muestra el dibujo de un escorpión gris y la leyenda en letras plateadas Pro Game STYLE. Es la tapa removible que cubre el compartimiento para las pequeñas pesas que permiten darle el peso deseado al DeathTaker.
En la parte derecha del dispositivo está un botón marcado cn una “M”, que sirve para navegar entre las macros almacenadas en la memoria del ratón una vez que se haya instalado el software que viene con el dispositivo. La parte inferior del ratón muestra dos soportes de Teflón que permiten el deslizamiento suave del ratón sobre la superficie de trabajo y le dan estabilidad. El cable del ratón, de 1.80 metros, tiene en el extremo un conector USB macho bañado en oro para asegurar un excelente contacto y alta velocidad al enchufarlo en un puerto USB de la computadora.
Al conectarlo, se iluminan en rojo el logo GX Games ubicado en la parte plateada del ratón, un LED en medio del dispositivo y la rueda de desplazamiento. Al insertar el CD que venía con el ratón, da comienzo la instalación del software que permite personalizar los botones del dispositivo y entonces convertirlo en un ratón profesional con infinidad de funciones. Al iniciar el software DeathTaker Driver Setting aparece por defecto la opción de asignar funciones a los botones, una imagen del ratón y a los lados los nombres de los botones, y en cada uno, al hacer click se despliega un submenú para asignarle una función de Windows o de Office o una acción en un videojuego, como disparar, saltar, agacharse, etc., iniciar algún programa en especial o simplemente controlar contenido multimedia con acciones como reproducir, detener, subir o bajar volumen, etc. Cada lista despliega 11 funciones con más opciones en cada sección.
Los botones pueden ser programados y guardadas las funciones en alguno de los 5 perfiles que aparecen como otra barra de navegación en la parte inferior de la ventana. En la pestaña de Macros es posible programar macros para su uso con tu videojuego favorito. Después de ponerle un nombre para llamarla después con la opción de cargar perfil, uno simplemente hace click en el botón iniciar grabación, y toda la secuencia de acciones y las combinaciones de teclas quedan grabadas en la Macro, incluso con retardos programados.
El usuario puede establecer parámetros como la velocidad del ratón, la velocidad de desplazamiento, la velocidad de doble click para abrir una ventana o iniciar algún programa, la sensibilidad, habilitar la sensibilidad avanzada o deshabilitarla, la frecuencia del sondeo en 250 Hz, 500 Hz o 1000 Hz, y establecer la configuración de PPP por etapas.
Hay una pestaña para personalizar la iluminación de los LEDs del ratón ya sea eligiendo el color con una paleta como las que se usa en programas de dibujo, o escribiendo directamente los valores RGB (Rojo, Verde, Azul) para obtener un color preciso entre16 millones de colores posibles. También puede establecer la brillantez de la iluminación como alta, media o baja, o incluso desactivarla, así como decidir si esa iluminación es fija, o parpadea rápidamente, más lento o a una velocidad intermedia. Conclusiones El ratón DeathTaker se siente bien y se amolda bien a manos de tamaño mediano.
El único inconveniente podría ser que no está diseñado para zurdos.