Si algo caracterizó a Charles Chaplin fue su ingenio e innovación en el cine, era un artista vanguardista que no tenía miedo a las nuevas tecnologías. Al igual que lo hizo Chaplin en su época, Cinépolis innova en la forma en expandir la exhibición del cine a través de Cinépolis Klic, la plataforma en línea que ofrece la mejor selección de películas y que en esta ocasión, también se suma a esta conmemoración a Charles Chaplin, para que todos tengan acceso a disfrutar de estas emblemáticas películas que hicieron historia.

Para celebrar el centenario del nacimiento del famoso personaje que inmortalizó a Chaplin, el vagabundo Charlot, se lanza el ciclo “Chaplin para siempre” donde se ofrecen seis de sus películas más representativas completamente gratis para suscriptores. Estas son: The Kid (El Chico) 1921, The Gold Rush (La Quimera de Oro) 1925, The Circus (El Circo) 1928, City Lights (Luces de la Ciudad) 1931, Modern Times (Tiempos Modernos) 1936 y The Great Dictator (El gran dictador) 1940.

En estas películas podemos ver al Chaplin perfeccionista, aquel “cineasta total” que era director, actor, guionista, compositor y productor. Con estos esfuerzos, Cinépolis Klic le rinde homenaje al hombre que convirtió al cine en la forma de expresión más importante del siglo XX.

Y qué mejor que sea un experto te guíe por el cine de este gran comediante. Para ello, el consejo editorial de Cinépolis Klic, escribe una crítica sobre cada una de las cintas que componen el ciclo. Entre los expertos que lo integran se encuentran: Alejandro Alemán (crítico de cine de El Universal y Diario 24hrs), Silvestre López Portillo (crítico de cine de Proyecto 40), Josue Corro (editor en Jefe de Cinépolis Klic), Mario P. Székely (crítico de cine de W Radio), Adriana Fernández (crítica de cine de Grupo Reforma), entre otros.
“Chaplin destacó como figura cómica gracias a su humor, buen corazón y capacidad de exhibir las necesidades del ser humano. Se convirtió en el personaje más icónico en la historia de la comedia. Cinépolis y Cinépolis Klic celebran el centenario de Charlot, uno de los primeros héroes del cine con estas seis películas emblemáticas como parte del contenido exclusivo y diferenciado que siempre ofrecemos en nuestra plataforma. Al igual que en este caso, nuestros usuarios cada mes pueden disfrutar de diversos contenidos que sólo con nosotros, los expertos en cine, se pueden encontrar”, comentó Josué Corro, Editor en Jefe de Cinépolis Klic.

Estas películas están disponibles en www.cinepolisklic.com donde se ofrecen dos modalidades para poderlas disfrutar: suscripción y renta. En suscripción, se tiene acceso a un catálogo de películas curado por expertos que pueden ser vistas todas las veces que se quiera por un monto mensual; adicionalmente se tiene la oportunidad de adquirir individualmente películas en renta a un precio especial. La modalidad de renta contiene los estrenos más exitosos en México y un catálogo seleccionado para que el usuario pague únicamente por lo que ve sin ninguna cuota mensual.

Con el ciclo “Chaplin para siempre”, la Cineteca Nacional y Cinépolis celebran al personaje que hizo famoso al cineasta y actor inglés Sir Charles Spencer «Charlie» Chaplin. Seis títulos clásicos conforman este programa que se proyectará del 7 al 27 de agosto en la sala 10, Luis Buñuel. El evento se inaugura con El chico (The Kid, 1921), primer largometraje grabado en los propios estudios de Chaplin. Además de la exhibición de películas, se tendrán actividades especiales como charlas en la Cineteca Nacional y en tres Salas de Arte Cinépolis.

Interpretar a un borracho simpático e impertinente, que interrumpía con sus torpezas una representación, le ganó al joven Charles Chaplin un boleto de Londres a los escenarios de Estados Unidos, lugar donde se inmortalizó con el papel de Charlot en la cinta Ganándose el pan (1914). Con mímica y técnicas del slapstick, aquel personaje de bigote y bombín inolvidables, transitó desde el sendero de la comedia física y el pastelazo, hasta la crítica social, convirtiéndose en uno de los primeros íconos fílmicos universales.

Del 7 al 27 de agosto, la Cineteca Nacional en colaboración con Cinépolis, celebra el centenario del vagabundo más popular de la pantalla grande con el ciclo “Chaplin para siempre”, compuesto de seis películas imprescindibles para la historia del cine mundial. En ellas se visualiza la evolución del personaje de Charlot dentro de la comedia, tanto en la época silente como en la etapa sonora. Las funciones tendrán lugar en la Sala 10, Luis Buñuel.

El programa se inaugura con El chico (The kid, 1921), largometraje en el cual un vagabundo adopta a un niño abandonado, volviéndose cómplices en todos los aspectos a lo largo del filme. Acompañado por el magistral Jackie Coogan, de tan sólo 6 años de edad, Chaplin consolidó las bases de su estilo, basado en una sutil fusión entre la comedia física del cine silente y el melodrama que se decanta hacia la tragedia y recrea sus años de infancia en Londres. Se trata de la primera cinta grabada en los propios estudios del cineasta.

En un sin fin de aventuras, Charlot siempre aparece para contagiar de humor cualquier situación que se le atraviese. En La quimera del oro (The gold rush, 1925) Charles interpreta a un buscador de oro que deambula por Alaska desafiando a la adversidad y encontrando el amor. Considerada como la mejor comedia del cine silente estadounidense, Chaplin afirmó que con dicha película deseaba pasar a la posteridad.

Huyendo de la policía, un vagabundo se incorpora a un grupo circense. Pronto descubre el amor en la hija del propietario, sin imaginar que sus sueños resultan muy distintos a la realidad. Esa es la historia de El circo (The circus, 1928), último filme mudo de Chaplin realizado un año después del estreno de El cantante de jazz (Alan Crosland, 1927), la primera película sonora de la historia.

El programa continúa con la inolvidable Luces de la ciudad (City lights, 1931), en la que una vendedora de flores invidente recibe ayuda de Charlot para conseguir dinero y someterse a una costosa operación. Es una tragedia romántica que significó una afrenta del comediante hacia la nueva tecnología, en la cual potenció al máximo la fuerza de la pantomima y la acción física para denunciar la injusticia.

En Tiempos modernos (Modern times, 1936) Chaplin puso fin a la existencia de su personaje en estado puro. En ella se narra la historia de un obrero y una muchacha que luchan por superar la crisis económica que ha pegado en Estados Unidos. A pesar de ser el último de los filmes sin diálogos, se observa una reflexión profunda hacia la explotación de los obreros dentro de las industrias en aquellos momentos.

Para concluir el ciclo se proyectará El gran dictador (The great dictator, 1940), producción realizada a pocos meses del inicio de la Segunda Guerra Mundial, en la que se plasma una dura denuncia en contra del fascismo. Es aquí donde el vagabundo deja al personaje de Charlot, convirtiéndose en la primera película hablada por el inmortal Chaplin.

En el marco del ciclo “Chaplin para siempre”, el Subdirector de Información de la Cineteca Nacional, José Antonio Valdés, ofrecerá una charla el jueves 7 de agosto en punto de las 18:00 horas en la Sala 10, Luis Buñuel. Entrada libre con boleto.

Ciclo “Chaplin para siempre”

Programación sujeta a cambios de último momento

Sala 10, Luis Buñuel

Jueves 7

Charla con José Antonio Valdés

18.00 hrs.

El chico 19.00 hrs.

Sábado 9

La quimera del oro 12.45 hrs.

Domingo 10

El chico 12.45 hrs.

Lunes 11

La quimera del oro 19.00 hrs.

Martes 12

El chico 19:00 hrs.

Miércoles 13

La quimera del oro 19.00 hrs.

Jueves 14

El circo 19.00 hrs.

Sábado 16

Luces de la ciudad 12.45 hrs.

Domingo 17

El circo 12.45 hrs.

Lunes 18

Luces de la ciudad 19.00 hrs.

Martes 19

El circo 19.00 hrs.

Miércoles 20

Luces de la ciudad 19.00 hrs.

Jueves 21

Tiempos Modernos 19:00 hrs.

Sábado 23

El gran dictador 12.45 hrs.

Domingo 24

Tiempos Modernos 12.45 hrs.

Lunes 25

El gran dictador 19.00 hrs.

Martes 26

Tiempos Modernos 19.00 hrs.

Miércoles 27

El gran dictador 19.00 hrs.

El pasado 19 de noviembre la escritora y periodista Elena Poniatowska fue elegida para recibir el Premio Cervantes, considerado el Nobel de nuestra lengua. El Ministerio de Cultura de España lo otorga a la obra global de un autor de habla castellana, reconociendo sus aportaciones decisivas para el patrimonio cultural del mundo hispanoparlante. La ceremonia de entrega será el 23 de abril de 2014, fecha del aniversario luctuoso de Miguel de Cervantes Saavedra. Los Reyes de España, Don Juan Carlos y Doña Sofía, como es tradición, serán los encargados de entregar el galardón.

Por  Guillermo Velasco Tapia

Elena es la quinta mexicana en recibir este reconocimiento. Además de ella han sido premiados: Octavio Paz en 1981, Carlos Fuentes en 1987, Sergio Pitol en 2005 y José Emilio Pacheco en 2009. Como dato curioso: Fuentes, Pitol, Pacheco, Carlos Monsiváis y Poniatowska trabajaron juntos en los suplementos culturales de Fernando Benítez.

Elena ha cultivado los géneros de la entrevista, el ensayo y la novela. Su literatura es fuerte, vibrante, llena de emoción y desborda humanismo. Gusta de mezclar la ficción con personajes de la vida real. Entre sus heroínas de novela están Jesusa Palancares, Angelina Beloff, Tina Modotti y Leonora Carrington.

Como periodista se inició en los diarios Excélsior y en Novedades, actualmente escribe para La Jornada. En la colección Todo México se han reunido la mayoría de sus entrevistas, que en su mayor parte son a personajes del mundo de la cultura, como: Dolores del Río, Lola Alvarez Bravo, Roberto Montenegro, Marlene Dietrich, León Felipe, Gabriel Figueroa, Renato Leduc, Juan Gabriel, Carlos Chávez, Silvia Pinal, José Revueltas, Artur Rubinstein, Josefina Vicens.

Hasta Santa Claus ha sido víctima de las preguntas, aparentemente, inocentes e ingenuas de Elena. Cada entrevista viene acompañada de una pequeña explicación de la situación que rodeó sus encuentros con estas grandes personalidades o nos da información adicional sobre sus vidas y obras. El resultado es genial, entrañable. El lector puede conocer de cerca a esos famosos e ilustres seres. En este trabajo, no todo fue miel sobre hojuelas, a veces resultó ríspido, como la vez que fue a ver a Cantinflas:

-…Oiga, don Cantinflitas, ¿a usted le chocan los periodistas?
-No me chocan los periodistas. Y le hago la aclaración: “periodistas”…
Y más adelante:
-¿Admira usted a Chaplin?
-Sí
-¿Por qué?
-Nomás porque sí, no me gusta dar explicaciones.

Con Rufino Tamayo, su trabajo fue magnífico, aunque la esposa del pintor no quedó tan contenta:

..escuché a Olga hablar en voz muy alta por teléfono y dar los precios en un inglés macarronudo… …escribí: “Dis pichur is ten fausen dollar, no, no, dis pichur is fifti fausen dollar, no less…” …y tal como lo escribí se publicó… …los invitados me felicitaban : “¡Qué traviesa eres, cómo me has hecho reir!” Paz, los ojos chispeantes de malicia, me abrazó: ¡Qué Barbara!… …Yo no reía nada porque me di cuenta que los Tamayo, sobre todo Olga, estaban muy enojados… …El resultado es que nunca más fui requerida a su maravillosa casa de Malintzin…

Otra anécdota, que ella misma ha contado en muchas ocasiones: Lo primero que le dijo Diego Rivera al conocerla fue: Tengo dientes de leche y me como a las periodistas chaparritas. Por cierto, La Jornada ha vuelto a publicar la primera entrevista que Poniatowska le hizo a este gran pintor, uno de los tres grandes muralistas del siglo XX.

Ya en este tono de confidencias, es preciso decir que Elena es, por un lado de su familia, sobrina de la poetisa Pita Amor, conocida también como la Undécima Musa. Y por el otro nació con el título de princesa, pues su padre era sobrino del último rey de Polonia, Estanislao II Poniatowski.

Cabe señalar que estamos ante una creadora multipremiada. Recibió el Premio Nacional de Periodismo en 1978. Es Doctora Honoris Causa de ocho universidades, entre las que se encuentran: New School of Social Research de Nueva York; Manhattan Ville College, Nueva York; Universidad Nacional Autónoma de México; Universidad de Puerto Rico. Ha ganado dos veces el Premio Mazatlán de Literatura, en 1971 por Hasta no verte Jesús mío y en 1992 por Tinísima. En 2001 obtuvo el Premio Alfaguara de Novela por La piel del cielo. Es Premio Nacional de Ciencias y Artes en el área de Lingüística y Literatura 2002. Y por su libro Leonora le concedieron el Premio Biblioteca Breve 2011. Estos son sólo algunos de tantos reconocimientos que ha recibido a lo largo de su carrera. Su obra ha sido traducida a más de diez idiomas, de los que destacan el inglés, francés y alemán.

Qué mejor manera de festejar a una escritora que leyéndola, y qué mejor que estas vacaciones decembrinas para hacerlo. Tenemos muchas opciones. Sí queremos novelas que nos llenen de asombro y de gozo podemos empezar por Tinísima; Querido Diego, te abraza Quiela; o Leonora. Y ¿por qué no? hasta con Las siete cabritas (acotando que no es una novela). En este libro, Elena, retrata de manera muy especial a personajes como Frida Kahlo, Pita Amor, Nahui Olin, María Izquierdo, Elena Garro, Rosario Castellanos y Nellie Campobello.

Ya si queremos algo de contenido más social, son imperdibles La Noche de Tlatelolco y Nada, Nadie: las voces del temblor. Elena también tiene libros acerca de grandes personajes masculinos como: Juan Soriano, niño de mil años, Octavio Paz, las palabras del árbol. Con este último libro estaríamos matando dos pájaros de un tiro, pues empezaríamos la celebración del centenario del natalicio de nuestro Premio Nobel de Literatura, que se cumple en 2014.

Otra opción es ir a la página web Descarga Cultura UNAM, y escuchar los podcast en su propia voz de dos cuentos: El corazón de la alcachofa (muy recomendable) y El recado. La dirección electrónica es: http://www.descargacultura.unam.mx/app1

Queda mucho por decir de Elena Poniatowska, pero ya me tengo que ir a leer Lilus Kikus y La piel del cielo.