Ciudad de México. 9 de noviembre de 2017 (Agencia Informativa Conacyt).- El cacao tiene una historia de investigaciones que han comprobado su buen funcionamiento contra males cardiovasculares. La literatura científica es mucha al respecto. Sin embargo, poco se ha probado alrededor de sus propiedades anticancerígenas.

Hugo Valencia Juliao

En la Escuela Superior de Medicina del Instituto Politécnico Nacional (IPN) han descubierto que una molécula del cacao, la epicatequina, puede funcionar para crear un nuevo tratamiento que sirva para combatir el cáncer de mama.

Esta investigación es liderada por el doctor José Rubén García Sánchez, profesor investigador de la institutución, y cuenta con la participación de especialistas de la Escuela Nacional de Ciencias Biológicas (ENCB) y del Instituto Nacional de Enfermedades Respiratorias (INER).

García Sánchez, titular del Laboratorio de Oncología Molecular y Estrés Oxidativo, aseveró que la investigación surgió a raíz del historial benéfico de la epicatequina, ya que es un flavonoide que, además de ser un potente antioxidante, en la cultura regional en donde se cultiva al cacao se le atribuyen propiedades curativas.

El científico afirmó que buscan explorar las moléculas que en algunas regiones del país han tenido fama de funcionar para determinados males y así validarlas científicamente en el laboratorio mediante la caracterización de los compuestos.
En entrevista con la Agencia Informativa Conacyt explicó cuál es el potencial de los estudios y experimentación in vitro que están realizando, qué resultados han arrojado sobre la experimentación en ratones y cuál es el avance de la investigación para que esto pueda derivar en un tratamiento complementario contra el cáncer de mama.

Agencia Informativa Conacyt (AIC): ¿Por qué decidieron estudiar esta molécula en específico?

José Rubén García Sánchez (JRGS): Decidimos estudiar la epicatequina porque es una de las moléculas más abundantes en el cacao y teníamos indicios de que podía ser anticancerígena. Entonces nos dimos a la tarea de probarla in vitro y los resultados que observamos fueron muy alentadores, pues resultó que este compuesto solamente mata las células cancerosas, mientras que a las células sanas no les causa ningún daño.
Al observar esto, nosotros nos abocamos a estudiar la razón, es decir, el mecanismo por el cual se le induce la muerte a las células tumorales. Lo que encontramos es que esta molécula tiene la capacidad de inducir la muerte vía apoptosis. Es decir, la molécula en cuestión incita a un proceso de muerte celular programada para la autodestrucción.

Cuando nos dimos a la tarea de buscar los mecanismos de acción también descubrimos que la molécula induce especies reactivas de oxígeno y es paradójico que este compuesto conocido como un buen antioxidante pueda producir un estrés oxidativo en las líneas celulares de cáncer de mama.

Estamos estudiando esto mismo en modelos tumorales en ratones para ver si tiene el mismo efecto que comprobamos in vitro. Una de las dificultades que tienen estas moléculas es que cuando se consumen pueden provocar cambios metabólicos. En ese sentido, también estamos enfocados en lograr dirigir la molécula directamente al tumor.

A lo largo de toda la investigación hemos avanzado en la comprobación de la efectividad, pues ya se han probado en líneas celulares de neoplasia.

AIC: ¿Cuál es el medio de transporte de la molécula en el cual han trabajado?

JRGS: Ya tenemos nanopartículas con esta molécula que hemos creado y pensamos que este puede ser el mejor método de transportación para que el compuesto llegue a la ubicación de las células tumorales.

Gracias al apoyo de la Facultad de Estudios Superiores Cuautitlán de la UNAM y del Centro de Nanociencias y Micro y Nanotecnologías (CNMN) del IPN, hemos logrado diseñar la nanopartícula como el medio de transporte del compuesto de epicatequina que además lleva en sí un anticuerpo dirigido a una proteína que se presenta en la estructura cancerosa.

AIC: ¿Qué es la epicatequina?

JRGS: La epicatequina se ha demostrado eficaz para revertir las pérdidas de memoria normales asociadas a la edad, en tratamientos para las enfermedades cardiovasculares y ahora hemos demostrado que es un compuesto anticancerígeno.

La epicatequina, además de ser abundante en el cacao, se puede encontrar en frutas como las uvas. Una característica de este compuesto natural es el sabor amargo que produce. Por ello, los chocolates amargos tienen una gran cantidad de esta molécula.

La molécula ha demostrado tener, conforme a lo que sabemos hasta ahora, una alta efectividad, además de que ha inducido a la muerte a las líneas celulares de cáncer de mama conocidas como triple negativas, que es un tipo de cáncer para el cual hay pocas alternativas de tratamiento.

AIC: ¿Cuál es la oportunidad de potenciar los efectos de esta molécula para un hipotético tratamiento contra el cáncer de mama?

JRGS: Ese es uno de los objetivos de la investigación, aunque esta molécula por sí sola tiene propiedades anticancerígenas, actualmente, lo que nosotros hemos iniciado es la producción de derivados para tratar de potenciar el efecto anticancerígeno, esto a través de polímeros, y hemos observado que así el compuesto se vuelve más efectivo.

Lo hemos hecho en el laboratorio a través de reacciones químicas y hemos comprobado que el efecto de la molécula, por sí sola, en un periodo de tres días logra detonar el proceso de apoptosis, mientras que con los compuestos adicionales que forman el polímero se acelera el proceso hasta en 48 horas.

Es importante destacar que con el polímero conformado en el laboratorio tampoco causa una afectación negativa en las células sanas y solo ataca las células tumorales. Hasta ahora esto solo lo hemos hecho in vitro.

AIC: ¿En qué etapa de la investigación van?

JRGS: En estos momentos estamos haciendo las pruebas en las líneas de cáncer de mama inducidas en ratones. Las nanopartículas ya fueron desarrolladas y se están probando con diferentes métodos en el laboratorio. Esto para tener todo muy bien estudiado para las próximas etapas.
La próxima fase prácticamente consistirá en las pruebas preclínicas y clínicas y así validar su funcionamiento en humanos. Lo más probable es que se pueda administrar como un complemento a los tratamientos ya existentes aprobados por todas las instancias.

Las investigaciones hasta ahora sugieren que puede ser un coadyuvante para los tratamientos y drogas que ya existen para el tratamiento del cáncer de mama. Pero nuestra idea es generar los derivados y tratar de utilizar la molécula como tal.

AIC: ¿Cuál es el panorama en México de la investigación alrededor del cáncer?

JRGS: Hablando específicamente de cáncer de mama son muchos los ejemplos de las causas que lo provocan, la literatura científica es muy vasta al respecto. Sin embargo, uno de los graves problemas para el tratamiento de esta enfermedad es el diagnóstico tardío.

Existen reportes que catalogan la epicatequina como una molécula que puede ser preventiva de cáncer de mama, es decir, en el consumo normal de los alimentos que contienen este compuesto se ha observado que baja la incidencia del desarrollo de la enfermedad.

AIC: ¿Qué otros proyectos están desarrollando en el laboratorio?

JRGS: El laboratorio se enfoca en el cáncer, nuestro objetivo es buscar cuáles son los mecanismos involucrados en el desarrollo de la enfermedad, además de buscar posibles terapias. Buscamos tanto moléculas de productos naturales como moléculas que se puedan producir en el laboratorio, con la finalidad de causar un beneficio a mediano o largo plazo para la población.

Actualmente, en paralelo a la investigación alrededor de la molécula del cacao, estamos trabajando con la planta de chía, esta planta en Chiapas se le conoce y es famosa entre sus habitantes por sus propiedades curativas. Por lo que fuimos a Chiapas y recolectamos estas plantas para realizar un estudio biodirigido y así pudimos aislar un nuevo compuesto de la planta de chía, de la que también hemos comprobado sus propiedades anticancerígenas. Curiosamente, este compuesto también ha matado células de cáncer de mama conocidas como triple negativas, que es uno de los tipos de cáncer de mama del cual es más difícil su tratamiento.

El cáncer triple negativo se define cuando las células cancerígenas de la mama resultaron negativas para receptores de estrógeno (ER-), para receptores de progesterona (PR-) y para HER2 (HER2-) en los análisis realizados. Los tres resultados negativos indican que el cáncer es triple negativo.

Nuestro grupo de trabajo tiene como objetivo entender los mecanismos moleculares involucrados en el inicio, desarrollo y consecuencias de dos patologías que afectan de forma alarmante a la población mexicana como son el cáncer y la obesidad.

El asbesto, utilizado con gran frecuencia en la industria de la construcción por sus propiedades aislantes, ha sido analizado alrededor del mundo logrando comprobarse que su exposición genera riesgos para la salud.
La American Cancer Society afirma que los materiales de construcción que contienen asbesto, tales como el aislamiento más antiguo, las tejas y las losas comienzan a descomponerse con el tiempo, pueden encontrarse fibras de asbesto en el aire interior, lo que pudiera representar una amenaza para la salud humana
La Organización Mundial para la Salud (OMS) define al asbesto como un grupo de minerales naturales fibrosos, que han tenido o siguen teniendo un uso comercial debido a su extraordinaria resistencia a la tensión, su escasa termoconductividad y su relativa resistencia al ataque químico.
Este material se conforma por un grupo de minerales que se da naturalmente en forma de conjunto de fibras. Estas fibras se encuentran en el suelo y las rocas en muchas partes del mundo. Están hechas principalmente de silicio y oxígeno, aunque también contienen otros elementos.
Desde la revolución industrial, el asbesto es utilizado para aislar fábricas, escuelas, casas y barcos, en la industria del asbesto cemento: en las tuberías, tinacos, láminas estructurales, onduladas, planas y tejas; en la industria automotriz: en pastas para clutch, frenos y juntas para vehículos, en la industria textil: en la ropa de protección para fuego y calor, en la fabricación de papel de asbesto, impermeabilizantes y selladores.

Jesús Nava, director de salud y seguridad en SGS México detalló que hay evidencia obtenida a través de estudios realizados a nivel mundial tanto en personas como en animales de laboratorio, que demuestran que el asbesto puede incrementar el riesgo de desarrollar ciertos tipos de cáncer.

“Cuando las fibras de asbesto en el aire son inhaladas, puede que éstas se peguen a la mucosidad de la garganta, tráquea, bronquios y puede que sean eliminadas al toser o al tragarse. Pero algunas fibras alcanzan el extremo de las vías respiratorias menores en los pulmones o penetran en el revestimiento exterior del pulmón y pared toráxica. Puede que estas fibras irriten las células pulmonares o la pleura, lo cual eventualmente cause cáncer pulmonar o mesotelioma, señaló el Director de Salud y Seguridad en SGS México
Todas las formas de asbesto son cancerígenas para el ser humano. La exposición al asbesto, incluido el crisotilo, es causa de cáncer de pulmón, laringe y ovario, así lo asegura en su página de internet la OMS.
Afirma también que en el mundo hay unos 125 millones de personas expuestas al asbesto en el lugar de trabajo, además se calcula que la mitad de las muertes por cáncer de origen laboral son causadas por el asbesto. Además, se calcula que cada año se producen varios miles de muertes atribuibles a la exposición doméstica al asbesto.
En México existen regulaciones por parte de la Secretaría de Salud, las cuales buscan erradicar o mitigar el efecto bajo la norma NOM-125-SSA1-2016, que establece los requisitos sanitarios para el proceso y uso de asbesto.
La elaboración de esta Norma Oficial Mexicana es producto de la necesidad de contar con un instrumento jurídico que permita a la autoridad sanitaria, prevenir daños y proteger la salud de la población laboralmente expuesta a fibras de asbesto, así como proteger la salud de la población circunvecina a los establecimientos que procesan con fibras de asbesto.

Junto con la Organización Internacional del Trabajo, otras organizaciones intergubernamentales y la sociedad civil, la OMS colabora con los países en la eliminación de las enfermedades relacionadas con el asbesto. Algunos puntos de esa colaboración son:

• el reconocimiento de que la forma más eficiente de eliminar esas enfermedades consiste en detener el uso de todos los tipos de asbesto
• la aportación de información sobre las soluciones para sustituir el asbesto por productos más seguros y el desarrollo de mecanismos económicos y tecnológicos para estimular esa sustitución;
• la adopción de medidas para prevenir la exposición al asbesto tanto in situ como durante su eliminación;
• la información sobre los peligros de los materiales y productos que contienen asbesto, y la concienciación sobre el hecho de que los desechos que contienen asbesto deben ser tratados como desechos peligrosos.
A nivel mundial existen legislaciones en cada país sobre el uso del asbesto, así mismo cada empresa cuenta con políticas de salud y seguridad que controlan la exposición o erradicación en sus edificios de este material
El cumplimiento de las normas que rigen a nuestro país hace empresas comprometidas con su personal y seguridad, SGS México apoya a las organizaciones a lograr un entorno laboral seguro a través de la realización de minuciosas evaluaciones de riesgos y adoptando medidas preventivas. Mediante una serie de estándares internacionales se puede garantizar a las organizaciones la aplicación de sistemas eficaces de salud y seguridad en el trabajo, para protección de los empleados. Como compañía líder mundial en inspección, certificación, pruebas y verificación, SGS trabaja con legislaciones locales y los más altos estándares internacionales

Santiago de Querétaro, Querétaro. 20 de octubre de 2017 (Agencia Informativa Conacyt).- Estudiantes del Centro de Física Aplicada y Tecnología Avanzada (CFATA), de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), campus Juriquilla, desarrollan proyectos de investigación y desarrollo tecnológico enfocados en la detección oportuna del sarcoma de tejidos blandos y cáncer de mama.

Por Israel Pérez Valencia

Estos proyectos, asesorados y dirigidos por el investigador responsable del área de Termografía de Glándulas Mamarias del CFATA, Ángel Luis Rodríguez Morales, fueron dados a conocer en el marco de la ExpoCiencias Bajío 2017, organizada por la Red Nacional de Actividades Juveniles en Ciencia y Tecnología, la Universidad Tecnológica de Querétaro (Uteq), la Universidad Autónoma
de Durango, el Grupo Zoborrótica del Instituto Tecnológico de Querétaro (ITQ),
Principia por el Mundo, A.C. y el Consejo de Ciencia y Tecnología del Estado de Querétaro (Concyteq).

Termografía para detección de sarcoma
La estudiante de la licenciatura en tecnología en el CFATA de la UNAM, campus Juriquilla, Tatiana Álvarez Alvarado, presentó un modelo que a partir de termogramas, su procesamiento digital, el diseño de una red de parámetros y la validación médica, permite la identificación del sarcoma de tejidos blandos en sus primeras etapas.

Álvarez Alvarado explicó que las imágenes termográficas son procesadas identificando la forma del contorno y el contraste térmico entre la zona en la que se sospecha la presencia del sarcoma y el tejido que la rodea. Este análisis se realiza mediante la identificación del centroide para posteriormente trazar
vectores a los extremos de la figura, que se interpreta de forma gráfica.

“La idea del proyecto es detectar el sarcoma en sus primeras etapas. Se trata de un tipo de cáncer que se presenta en forma de neoplasias, que es la generación de un tejido nuevo con características cancerígenas. Se desarrolla muy rápido, en cuestión de semanas o meses, pero si se detecta en las
primeras etapas se tiene oportunidad de éxito en el tratamiento de 80 por ciento”, detalló.

La estudiante del CFATA subrayó que el problema en la actualidad es la falta de alternativas accesibles para su detección, además de que el padecimiento, en sus primeras etapas, es difícil de identificar.
“Los tumores crecen de forma acelerada, significa que su metabolismo va aumentando y eso hace que la temperatura aumente. La termografía es una herramienta que nos permite captar el infrarrojo de forma gráfica. Para detectarlo, se debe tomar en cuenta el contraste térmico, que es la diferencia
de temperaturas entre la zona del tumor y el tejido circundante, además de su forma. Esto se hace identificando el centroide, es decir, el punto medio del tumor porque suelen ser irregulares”, detalló.
Tatiana Álvarez Alvarado puntualizó que esta información permite obtener vectores a cada uno de los extremos de la forma para que después puedan ser graficados.

“Como los tumores tienen formas irregulares, obtenemos gráficas características, eso aunado a otros factores que se introducen paramétricamente a un red neurodifusa, que identifica si es sarcoma o no y se pretende que identifique también la etapa de desarrollo en la que se encuentra. La tecnología que
estamos usando son cámaras termográficas y un algoritmo de identificación desarrollado por nosotros”, destacó.

La siguiente etapa del proyecto, de acuerdo con la estudiante del CFATA, es establecer convenios con hospitales que se dediquen al tratamiento del sarcoma infantil, para obtener un banco de imágenes más representativo, lo que permitirá mejorar el programa y posteriormente poder transformarlo en
la tecnología que ellos requieren para diagnosticar y dar un seguimiento a sus pacientes.

El modelo, que a partir de termogramas permite la identificación del sarcoma de tejido blando en sus primeras etapas, fue premiado con el primer lugar en la categoría de Tecnologías y Ciencias de la Ingeniería y como mejor proyecto de la ExpoCiencias Bajío 2017.

Dispositivo para evaluar densidad mamaria
El otro desarrollo presentado por el CFATA, con la colaboración de la Universidad del Valle de México (UVM), campus Querétaro, y la Universidad Autónoma de Querétaro (UAQ), es un dispositivo de evaluación de densidad mamaria, que tiene la finalidad de discernir la candidatura a una mastografía,
por parte de las estudiantes Sarasuadi Guizar Naranjo e Ilse Ivette Reyes Bautista.

Al respecto, la estudiante de la carrera de medicina de la UVM, Sarasuadi Guizar Naranjo, explicó que el objetivo fue diseñar un instrumento inocuo que permita, a través de la identificación de indentación en las glándulas mamarias, discernir si la paciente es candidata o no para un estudio de mastografía.

“En el estudio dividimos la mama en cinco partes, que es en el cuadrante superior externo, superior interno, inferior interno, inferior externo y alrededor del pezón, abarcando así todo el seno. Con el dispositivo, realizamos la medición de los cinco puntos, al tiempo que un software lo clasifica de alta o
baja densidad. Al hacer el estudio en las pacientes, debemos determinar tanto la máxima densidad como la mínima, para después hacer una media”, explicó.

Guizar Naranjo enfatizó que este proyecto surgió ante el aumento de casos de cáncer de seno en mujeres menores de 40 años, así como los criterios de exclusión que se tienen en México respecto a las edades en que deben someterse a una mastografía.

“Existe un sector de la población que está descuidado. La norma oficial establece que toda mujer a los 25 años debe realizarse una exploración mamaria de manera mensual y que a partir de los 40 debe realizarse la mastografía. Nosotros proponemos que aunado a la edad sea la densidad
mamaria el criterio de exclusión para someterse a ese estudio”, sostuvo.

La estudiante de medicina de la UVM, campus Querétaro, señaló que este proyecto colaborativo entre las tres instituciones tiene el objetivo de llevar esta tecnología al sector público, para que pueda utilizarse en comunidades que no tienen acceso a estos estudios.
“Hay mujeres que nunca se han hecho mastografía en su vida, sobre todo por la falta de información; no obstante, si con esta tecnología se demuestra la necesidad de hacerse una mastografía, van a adquirir mayor conciencia sobre su importancia”, detalló.

Mando háptico para mayor exactitud en biopsias de seno 

Otro de los proyectos presentados por el Centro de Física Aplicada y Tecnología Avanzada de la UNAM, campus Juriquilla, que obtuvo el segundo lugar en la categoría de Tecnologías y Ciencias de la Ingeniería en la ExpoCiencias Bajío 2017, fue el diseño y evaluación de un mando remoto con retroalimentación háptica para un robot Delta, utilizado en la biopsias de seno, del estudiante de la carrera de tecnología Joav Madrid Ayala.

Explicó que este proyecto comprende tres etapas, que comprendieron la construcción de un robot Delta de cinemática paralela y el diseño de un sistema de automatización para estereotaxia con ultrasonidos, que genera una trayectoria en 3D para que el robot la siga y pueda penetrar de manera precisa
en las lesiones cancerígenas.

“Así entramos a la tercera etapa, donde estamos haciendo un mando de ajuste en tiempo real para estas trayectorias. Tenemos un médico a cargo que puede ajustar esta trayectoria automática y estamos dándole más precisión a nuestro equipo. Tenemos filtros de automatización del trazado en 3D para que la persona que está a cargo de la aguja con un escalamiento grueso, fino y ultrafino, de centímetros a milímetros, no falle en la biopsia”, explicó.

El estudiante del CFATA resaltó que esta tecnología permitirá al médico corregir la trayectoria original, garantizando que pueda llegar a la masa tumoral y así obtener la muestra necesaria para que sea analizada. Indicó que este mando fue diseñado, a su vez, para contrarrestar el número de falsos positivos que se generan durante las biopsias de detección de cáncer de seno.

“En estadística reportada, 78 por ciento de las biopsias realizadas son exitosas, pero eso quiere decir que hay 22 por ciento de inexactitud, lo que provoca que los tratamientos lleguen tarde a las pacientes. La tecnología que estamos diseñando ayuda a que el médico conozca la fuerza que está ejerciendo en el
tejido, si lo está dañando y la detección de partes sólidas. Queremos cambiar la forma de hacer estos procedimientos invasivos, le estamos dando esa extensión de los sentidos al usuario”, resaltó

CarneRojaAlarma mundial provocó el dictamen que recientemente emitió la Organización Mundial de la Salud (OMS) donde se advierte que las carnes procesadas (embutidos) estarían dentro del tipo de alimentos “carcinógenos para los humanos”. En el mismo anuncio se dijo  que la carne roja (cerdo, vacuno, cordero, cabra) es “probablemente carcinógena”.

Esta clasificación, elaborada por científicos de diez países de la Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer (IARC, por sus siglas en inglés) señala que este tipo de carnes se asocian con una mayor incidencia de cáncer colorrectal y una asociación positiva con el cáncer de estómago.

Sin embargo, no hay que preocuparse demasiado. Esta resolución no debe interpretarse como la prohibición a las carnes roja y procesada, sino como un llamado a la disminución en cantidades y frecuencia de su consumo, señaló la doctora Graciela Caire Juvera, investigadora del Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (CIAD).

Graciela Caire Juvera

Graciela Caire Juvera

La especialista explica que aunque las carnes procesadas estén en el Grupo 1 de la clasificación de la IARC, donde se encuentran las sustancias más peligrosas para la salud, junto con el humo del tabaco, el alcohol, el plutonio, el aire contaminado, el asbesto y las radiaciones ionizantes, ello no significa que tengan la misma peligrosidad.

Se les ubicó en el Grupo 1 porque su consumo diario y en cantidades elevadas sí puede causar riesgo de cáncer de 18% con respecto a las personas que no los ingieren, un porcentaje menor comparado con riesgo que causa el cigarro, el alcohol o el plutonio.

Más información en (Agencia Informativa Conacyt)

Un nuevo mecanismo que permite detener el desarrollo del cáncer de próstata en los hombres ha sido esclarecido por científicos de Mayo Clinic. En el desarrollo de casi todos los casos de cáncer de próstata, es fundamental que ocurran fallas en el receptor de andrógenos, o componente celular que se enlaza a las hormonas masculinas. El equipo de investigación demostró que la proteína SPOP, mutada con mucha frecuencia en el cáncer de próstata humano, es uno de los reguladores principales de la actividad del receptor de andrógenos que previene el crecimiento descontrolado de las células prostáticas y así ayuda a prevenir el cáncer. Los resultados aparecen en la revista Cell Reports (Informes Celulares).
“El descubrimiento de esta nueva e importante vía de la destrucción del receptor de andrógenos, permitirá algún día desarrollar tratamientos más eficaces para una proporción considerable de pacientes con cáncer de próstata que desarrollan resistencia a la terapia antiandrogénica normal”, comenta el Dr. Haojie Huang, bioquímico de Mayo Clinic y autor experto del trabajo.
Las mutaciones de la proteína SPOP se han detectado en aproximadamente 15 por ciento de los casos de cáncer de próstata, y se ha demostrado una presencia anormalmente bajo de la proteína SPOP en alrededor de 35 por ciento de los cánceres de próstata. A pesar de su prevalencia en el cáncer de próstata, el mundo científico no sabía si los defectos de la proteína SPOP contribuían al desarrollo del tumor, ni cómo lo hacían. Este equipo de investigación descubrió que la SPOP es una enzima que destruye selectivamente a las proteínas del receptor de andrógenos; pero cuando no logra hacerlo debido a una alteración en la SPOP, el resultado es una abundancia del receptor de andrógenos, principal regulador del crecimiento de las células del cáncer de próstata.
El equipo de investigación de Mayo Clinic realizó cuatro descubrimientos principales:
• El receptor antiadrógenos es un sustrato de degradación genuino de la SPOP.
• Las variantes de corte y empalme del receptor de andrógenos son refractarias a la degradación mediada por la SPOP.
• Las SPOP mutantes vinculadas al cáncer de próstata no pueden enlazarse al receptor de andrógenos ni promover su degradación.
• Los andrógenos antagonizan, pero los antiandrógenos promueven la degradación del receptor de andrógenos mediada por la SPOP.

El cáncer de próstata ocupa el segundo lugar entre todos los tipos de cáncer masculino y es la segunda causa principal de muerte entre los hombres estadounidenses, con más de 913 000 nuevos casos y 261 000 muertes anuales en todo el mundo. Dada la amplia discapacidad y muerte causada por el cáncer de próstata, uno de los principales objetivos de la salud pública es descubrir nuevos métodos para desarrollar mejores tratamientos.

El receptor de andrógenos es fundamental para el crecimiento y supervivencia normal de las células prostáticas. No obstante, también es importante para el inicio y avance del cáncer de próstata. La terapia de privación de andrógenos, tal como la castración química y/o la terapia antiandrogénica, es el tratamiento principal para el cáncer de próstata avanzado o diseminado; sin embargo, los tumores casi siempre reaparecen dos o tres años después de la respuesta inicial, y dicha recaída se conoce como cáncer de próstata refractario a la castración. El desarrollo de este síntoma refractario a la terapia se vincula a la activación pertinaz del receptor de andrógenos.
Otros autores de este trabajo son el Dr. Jian An, el Dr. Chenji Wang, el Dr. Yibin Deng, y el Dr. Long Yu, todos de Mayo Clinic. La investigación contó con el apoyo de los Institutos Nacionales de Salud y el Centro Oncológico de Mayo Clinic. El Dr. Huang es miembro del Centro Oncológico, del Departamento de Bioquímica y Biología Molecular, y del Departamento de Urología de Mayo Clinic.

Descarga aquí el artículo de la revista Cell Reports

Durante más de veinte años han venido corriendo versiones en cuanto a que utilizar un teléfono celular conlleva gravísimos riesgos porque, supuestamente, producen radiaciones capaces de causar tumores cerebrales, cáncer en el cuello y lugares próximos a la oreja, dolor de cabeza, migraña, náuseas, mareos, fatiga generalizada y otros trastornos de mayor o menor gravedad. Incluso, hubo algunas demandas legales —que no prosperaron— de personas que dijeron haber desarrollado cáncer cerebral debido a su uso, y llegó a decirse que en África hubo un explosivo aumento en los casos de ese tipo de cáncer desde que comenzaron a usarse los celulares. Igualmente, se dice que vivir cerca de una torre de telefonía celular es exponerse a peligros semejantes.

Por Juan José Morales

No existen, sin embargo, evidencias concluyentes de que así sea, aunque se han hecho no pocas investigaciones al respecto. Ahora, acaba de darse a conocer un estudio de larga duración realizado en la Gran Bretaña cuyas conclusiones son en el sentido opuesto. Es decir, no se encontró ningún elemento que permita suponer que los celulares aumenten el riesgo de sufrir cáncer o algún daño cerebral.

Carteles como este proliferaron durante una época y llegaron a causar alarma. Sin embargo, los diferentes estudios sobre el particular no respaldan tales afirmaciones.

La investigación duró once años. Estuvo a cargo de científicos del Programa de Investigaciones sobre Telecomunicaciones Móviles y Salud (MTHR según su sigla en inglés), encabezado por el Prof. David Coggon, tuvo un costo de fue 13.6 millones de libras esterlinas (más de 300 millones de pesos) y fue financiado por el gobierno británico y la industria de telecomunicaciones. Esto último, desde luego, podría provocar suspicacias y hacer suponer a algunos que fue manipulado para ocultar información. Sin embargo, todo el tiempo fue supervisado por un comité independiente para garantizar que ninguno de sus patrocinadores pudiera influir sobre la forma en que se desarrolló o sobre las conclusiones a que se llegó.

Pues bien, Dice el Prof. Coggon, después de una exhaustiva investigación, no se encontró ninguna evidencia de riesgos a la salud de los usuarios derivados de las ondas de radio producidas por los teléfonos móviles o sus estaciones de base. Tampoco se encontraron pruebas de que, como afirman algunos, los hijos de mujeres embarazadas que viven cerca de una antena de telefonía celular tengan mayores probabilidades de padecer cáncer en la infancia. “Gracias a esta investigación podemos —agregó el Prof. Coggon— estar mucho más confiados respecto a la seguridad de los modernos sistemas de telecomunicaciones.”

No se crea, sin embargo, que le dio carta blanca a la telefonía celular. Añadió que si bien ahora tenemos menos incertidumbre y mucho menos razones para preocuparnos respecto a esos aparatos, se requieren estudios adicionales para tener plena certeza de la inocuidad de los celulares. Y precisó que “no se puede descartar del todo la posibilidad de que haya algunos efectos a muy largo plazo que todavía no se manifiestan, o algunos efectos muy sutiles que no fue posible detectar en nuestros estudios.”

Para no dejar cabos sueltos, se ha decidido realizar un nuevo estudio, también a largo plazo y más refinado, que comprenderá a cien mil usuarios de teléfonos celulares. Pero por lo pronto, todo indica que ponerse uno de esos dispositivos junto a la cabeza, o vivir cerca de una antena de telefonía celular, no tiene las terribles consecuencias que dicen algunos.

Comentarios: kixpachoch@yahoo.com.mx

México está siendo azotado por una epidemia que ocasiona más de 65 mil muertes por año —180 diariamente— y cada vez cobra más vidas, pero a la cual mucha gente parece no prestar importancia o, peor aún, contribuye a agravarla.

Por Juan José Morales

Esa epidemia ignorada es el tabaquismo. Ciertamente, no faltarán quienes consideren exagerado tildarlo de epidemia. Sin embargo, en sentido estricto puede decirse que lo es, afirma el Dr. Juan W. Zinser, médico del Instituto Nacional de Cancerología y presidente del Consejo Mexicano Contra el Tabaquismo, en un artículo publicado en la revista Ciencia, de la Academia Mexicana de Ciencias.

Los pulmones de una de las víctimas de esta epidemia (derecha) comparados con los una persona sana. Son reales y fueron presentados en España en una exhibición sobre los peligros del tabaco en 2007.

Las epidemias —explica—, se caracterizan por tener un vector que las transmite. En el caso del paludismo, por ejemplo, el vector es un mosquito; en la tifoidea, el agua contaminada. En el tabaquismo el vector es la industria tabacalera, que hace llegar los cigarros a todos los rincones del mundo. Y que además, podríamos agregar, estimula su consumo por muchos y muy diversos medios.

Así se propaga ese mal que ya actualmente —prosigue el Dr. Zinser— causa cinco millones de fallecimientos en todo el mundo. Para 2025, se estima que la cifra ascenderá al doble. Esto es, diez millones, de los cuales siete millones en los países del Tercer Mundo, que es donde —como señalábamos en estas páginas hace poco más de un año—, las compañías tabacaleras han incrementado su publicidad y sus ventas para compensar la pérdida de ingresos en las naciones más ricas y desarrolladas, donde la presión de la opinión pública ha obligado a los gobiernos a combatir el tabaquismo.

En este excelente artículo, que recomendamos enfáticamente a nuestros lectores —se puede consultar en Internet en el portal de la Academia Mexicana de Ciencias, donde encontrarán la revista Ciencia—, el autor hace hincapié en que fumar, más que un hábito, es una verdadera adicción ocasionada por la nicotina, y pasa revista a los daños a la salud que provoca.

En primer lugar, cánceres. Y si usamos el plural es porque no causa sólo cáncer pulmonar como usualmente se piensa, sino también otros muchos, ya que los compuestos cancerígenos del tabaco se difunden por el organismo a través de la sangre. Los otros tipo de cáncer asociados al tabaquismo, dice el Dr. Zinser, son de la cavidad oral, labios, garganta, esófago, páncreas, estómago, hígado, colon, vejiga, riñón y cervicouterino, leucemias y linfomas diversos.

Además, los carcinógenos del humo alteran el ADN y ello “explica la gran susceptibilidad de los niños, y mayor aun, la de los bebés en gestación, lo que permite entender el incremento en algunos tipos de cáncer en la niñez y adolescencia en hijos de mujeres que, sin ser fumadoras, estaban casadas con fumadores durante el embarazo”.

Desde luego, también el tabaco provoca trastornos cardiovasculares. Esto se debe a que el humo reduce la oxigenación de la sangre y facilita la agregación de las plaquetas —esas pequeñas células de la sangre que al unirse provocan la coagulación— y por lo tanto propicia la formación de trombos o coágulos que pueden bloquear el flujo sanguíneo. “El tabaco —subraya el autor— es la causa del 60% de los aneurismas de la aorta, y en menores de 65 años responsable de más de la cuarta parte de los infartos al corazón.”

Por si lo anterior —que es sólo un recuento parcial de daños— fuera poco, uno de los efectos más notables del tabaquismo es el envejecimiento precoz, que resulta evidente en las arrugas faciales características del fumador.

Y lo más grave es que quien fuma no sólo se daña a sí mismo, sino a los demás. Los estudios han demostrado que el 5% de las muertes debidas al tabaquismo, o sea 200 mil por año, se presentan en fumadores pasivos, o sea personas que no fuman pero están expuestas al humo de los fumadores. Las medidas para proteger a los no fumadores del humo ambiental —explica el Dr. Zinser— no derivan de una moda o de una actitud intolerante: el humo del tabaco es uno de los contaminantes más peligrosos que existen, más peligroso aún que las emisiones de los automóviles.

Comentarios: kixpachoch@yahoo.com.mx

En varias ocasiones —la primera a través de los bienintencionados consejos de la vecina de una persona enferma— he sabido que como remedio “natural” para el cáncer se recomienda beber caldo de zopilote. Y no faltan quienes hacen negocio vendiendo —a muy alto precio— un brebaje del cual afirman que es precisamente caldo de esa ave carroñera, preparado por alguna afamada curandera de Veracruz o de la sierra norte de Puebla.

Por Juan José Morales

Resulta innecesario decir que las supuestas propiedades anticancerosas del caldo de zopilote son absolutamente falsas. Pero no deja de llamar la atención que en estos tiempos, en versiones que circulan por la Internet o en revistas policiacas, naturistas o esotéricas, se hable de él casi exclusivamente como un remedio contra el cáncer, e incluso contra el sida, sin que se mencionen los otros muchos males contra los cuales se ha recomendado durante siglos.

Todo esto viene a cuento porque en una de sus recientes crónicas de Isla Mujeres, mi buen amigo Fidel Villanueva —acucioso y eficaz cronista de la isla— menciona que todavía en el siglo XIX los habitantes de ese lugar, a falta de médico o boticario, recurrían a las peculiares formas de curación recomendadas en el llamado Libro del Judío, un recetario de oscuro origen cuya primera edición al parecer se remonta al siglo XVI. Cita Villanueva a Alice Le Plongeon, quien en compañía de su esposo Auguste pasó un tiempo en la isla realizando exploraciones arqueológicas, y anotó que la obra en cuestión era muy apreciada por los lugareños y transcribe lo dicho en una parte del libro: “para algunas enfermedades, al paciente le es aconsejado cocinar pavo, buitre, con todo y plumas, y beber el caldo”.

No entra la señora Le Plongeon en mayores detalles sobre los padecimientos que así podían aliviarse o curarse, pero en diversos lugares de México todavía al caldo de zopilote se le considera muy efectivo contra la tuberculosis, la rabia y otras enfermedades.

Doña Ramira es —al decir de la información que acompaña a su fotografía en Internet— una curandera veracruzana a quien mucha gente acude para obtener el caldo de zopilote que prepara y del cual, para demostrar que puede beberse sin vomitar, se echa un vaso al estómago frente a la cámara.

Así, en La Medicina Tradicional de los Pueblos Indígenas de México, producto de una investigación de la UNAM, se dice que los totonacos de Papantla, Veracruz, utilizan el caldo de zopilote para proteger a la persona que ha sido mordida por cualquier animal rabioso, y hay quienes afirman que basta beber la sangre de este animal para lograr el mismo fin, en tanto que en Pátzcuaro, Michoacán, los casos de locura se tratan con caldo de zopilote sin sal.

Igualmente, añade el estudio, entre los indígenas purépechas de la región de Pátzcuaro se atiende la lepra comiendo carne de zopilote guisada, y en Maravatío, también en Michoacán, la ingieren en caldo para atender a los que padecen retraso mental o rabia. En Oaxaca, los indígenas triquis recomiendan comer su carne como un buen remedio contra la roña, mientras los diversos grupos étnicos de los Altos de Chiapas la consideran eficaz para curar la rabia y aseguran que ello es posible porque produce fuertes sudoraciones a quien la ingiere.

Los coras, en Nayarit, emplean el caldo de zopilote como remedio para la tuberculosis y en general como tónico para dar vigor y salud a las personas. Los llamados hierberos espiritualistas coras, se dice en el estudio de la UNAM, preparan el tónico “hirviendo por más de 12 horas un zopilote —con todo y plumas, pero sin las vísceras— hasta que se deshaga, de tal manera que haya ‘soltado sus propiedades’ durante la cocción; el caldo resultante se cuela, y se le agrega azúcar y vainilla para nuevamente hervirlo. Ya frío y embotellado, el terapeuta proporciona el tónico al enfermo, para que él y su familia lo beban durante 15 días, repitiendo la dosis cuantas veces sea necesario.”

Comentarios: kixpachoch@yahoo.com.mx

Un apreciado lector, Francisco Villarreal, me escribe desde Mérida renviándome una información que le llegó por Internet acerca de las maravillosas propiedades anticancerosas del limón y que entre otras cosas dice que ese fruto “es un remedio probado contra el cáncer de todo tipo… contra las infecciones bacterianas y hongos, contra los parásitos internos, regula la presión arterial y combate los trastornos nerviosos.”

Por Juan José Morales

Y para que no haya duda de lo anterior, añade el texto: “La fuente de esta información es fascinante: se trata de uno de los mayores fabricantes de drogas en el mundo, dice que después de más de 20 pruebas de laboratorio desde 1970, los extractos revelaron que destruye las células malignas en 12 tipos de cáncer, como el de colon, de mama, próstata, pulmón y páncreas… Los compuestos de este árbol demostraron que es 10.000 veces mejor que el producto Adriamycin fármaco quimiotera-péutico normalmente utilizado en el mundo para frenar el crecimiento de células cancerosas. Y lo que es aún más asombroso: este tipo de terapia con extracto de limón, sólo destruye las células malignas del cáncer y no afecta a las células sanas.”

Asegurar que con jugo o cáscara de limón o de cualquier otra fruta puede curarse cualquier tipo de cáncer es un engaño criminal que atenta contra la salud y la vida de los ingenuos enfermos que lo crean, pero sirve a ciertos timadores para atraer clientes a su negocio de productos milagro.


Escéptico ante tantas maravillas, el amigo Villarreal comenta: “Pienso que esto también es charlatanería, como tantas y tantas recomendaciones que por distintos canales recibimos con harta frecuencia”.

Es muy cierto lo que piensa. En efecto todo esto es puro cuento. Tan prodigiosas cualidades del limón se le han atribuido igualmente a la guanábana y a otras frutas, y los mensajes en los cuales se hacen tales aseveraciones tienen la misma fuente, aunque no se menciona en el caso del mensaje que llegó al amigo Villarreal. Esa fuente es el llamado Instituto de Ciencias de la Salud de Baltimore, Estados Unidos (The Health Sciences Institute en inglés), que a pesar de su rimbombante nombre no es un centro de investigación sino un simple negocio de productos milagro y terapias “alternativas”.

La información —que circula desde hace años— es la misma en todos los casos. Lo único que cambia es el nombre de la fruta. Y el propósito de su difusión es llevar a los incautos lectores que busquen más información, hacia el portal de Internet de esa empresa.

Ya hace más de dos años, en agosto de 2010, escribimos algo al respecto. En concreto sobre las supuestas propiedades curativas de la guanábana, exactamente iguales a las atribuidas al limón, y sobre el dizque instituto que difunde tales informaciones. Decíamos en aquella ocasión:

“En esa especie de mercado de merolico que es en realidad el pomposamente llamado Instituto de Ciencias de la Salud, se puede encontrar también una diversidad de remedios mágicos para curar el cáncer, la artritis o la calvicie, multiplicar el deseo sexual, reducir la presión arterial, bajar de peso sin dejar de comer, tener los mejores orgasmos de su vida, evitar enfermedades hepáticas, proteger la próstata de todo género de enfermedades y muchos etcéteras más, incluso un programa, diseñado por un cierto Cambridge Institute —que nada tiene qué ver con la afamada Universidad de Cambridge sino es un negocio privado—, que en sólo ocho semanas le permitirá corregir —usted solitito, sin tener siquiera que verle la cara a un oculista— cualquier problema de los ojos, lo mismo miopía que hipermetropía, astigmatismo, mala visión nocturna, vista cansada y hasta el estrabismo o bizquera.”

Ciertamente, como dice el Sr. Villarreal —a quien agradecemos su mensaje— eso de las propiedades anticancerosas del limón (o la guanábana, o el durazno, o cualquier otra fruta) es pura charlatanería.

Comentarios: kixpachoch@yahoo.com.mx