Un nuevo mecanismo que permite detener el desarrollo del cáncer de próstata en los hombres ha sido esclarecido por científicos de Mayo Clinic. En el desarrollo de casi todos los casos de cáncer de próstata, es fundamental que ocurran fallas en el receptor de andrógenos, o componente celular que se enlaza a las hormonas masculinas. El equipo de investigación demostró que la proteína SPOP, mutada con mucha frecuencia en el cáncer de próstata humano, es uno de los reguladores principales de la actividad del receptor de andrógenos que previene el crecimiento descontrolado de las células prostáticas y así ayuda a prevenir el cáncer. Los resultados aparecen en la revista Cell Reports (Informes Celulares).
“El descubrimiento de esta nueva e importante vía de la destrucción del receptor de andrógenos, permitirá algún día desarrollar tratamientos más eficaces para una proporción considerable de pacientes con cáncer de próstata que desarrollan resistencia a la terapia antiandrogénica normal”, comenta el Dr. Haojie Huang, bioquímico de Mayo Clinic y autor experto del trabajo.
Las mutaciones de la proteína SPOP se han detectado en aproximadamente 15 por ciento de los casos de cáncer de próstata, y se ha demostrado una presencia anormalmente bajo de la proteína SPOP en alrededor de 35 por ciento de los cánceres de próstata. A pesar de su prevalencia en el cáncer de próstata, el mundo científico no sabía si los defectos de la proteína SPOP contribuían al desarrollo del tumor, ni cómo lo hacían. Este equipo de investigación descubrió que la SPOP es una enzima que destruye selectivamente a las proteínas del receptor de andrógenos; pero cuando no logra hacerlo debido a una alteración en la SPOP, el resultado es una abundancia del receptor de andrógenos, principal regulador del crecimiento de las células del cáncer de próstata.
El equipo de investigación de Mayo Clinic realizó cuatro descubrimientos principales:
• El receptor antiadrógenos es un sustrato de degradación genuino de la SPOP.
• Las variantes de corte y empalme del receptor de andrógenos son refractarias a la degradación mediada por la SPOP.
• Las SPOP mutantes vinculadas al cáncer de próstata no pueden enlazarse al receptor de andrógenos ni promover su degradación.
• Los andrógenos antagonizan, pero los antiandrógenos promueven la degradación del receptor de andrógenos mediada por la SPOP.

El cáncer de próstata ocupa el segundo lugar entre todos los tipos de cáncer masculino y es la segunda causa principal de muerte entre los hombres estadounidenses, con más de 913 000 nuevos casos y 261 000 muertes anuales en todo el mundo. Dada la amplia discapacidad y muerte causada por el cáncer de próstata, uno de los principales objetivos de la salud pública es descubrir nuevos métodos para desarrollar mejores tratamientos.

El receptor de andrógenos es fundamental para el crecimiento y supervivencia normal de las células prostáticas. No obstante, también es importante para el inicio y avance del cáncer de próstata. La terapia de privación de andrógenos, tal como la castración química y/o la terapia antiandrogénica, es el tratamiento principal para el cáncer de próstata avanzado o diseminado; sin embargo, los tumores casi siempre reaparecen dos o tres años después de la respuesta inicial, y dicha recaída se conoce como cáncer de próstata refractario a la castración. El desarrollo de este síntoma refractario a la terapia se vincula a la activación pertinaz del receptor de andrógenos.
Otros autores de este trabajo son el Dr. Jian An, el Dr. Chenji Wang, el Dr. Yibin Deng, y el Dr. Long Yu, todos de Mayo Clinic. La investigación contó con el apoyo de los Institutos Nacionales de Salud y el Centro Oncológico de Mayo Clinic. El Dr. Huang es miembro del Centro Oncológico, del Departamento de Bioquímica y Biología Molecular, y del Departamento de Urología de Mayo Clinic.

Descarga aquí el artículo de la revista Cell Reports