reloj300Sabia virtud, administrar el tiempo, para alcanzar objetivos y ser más productivos. No por nada aquel dicho de “el tiempo es oro”, pues el tiempo es el activo más valioso que tienen tanto líderes como colaboradores y su buena administración permite sin duda alguna llegar al éxito de forma más fácil.

Y en cuanto al trabajo, no es la cantidad, sino la calidad lo que trasciende. No es cosa de trabajar muchas horas al día, sino los resultados de ese trabajo, concretar y priorizar las tareas y actividades que se desempeñan en la jornada de manera efectiva. Para ello Microsip, empresa mexicana dedicada desde hace 30 años al desarrollo y comercialización de sistemas computacionales administrativos para las micro, pequeñas y medianas empresas, proporciona una serie de mejores prácticas con el objetivo de incrementar de manera notable la productividad diaria.

“Una agenda o calendario en el que los empresarios o trabajadores puedan anotar sus próximas actividades por importancia u urgencia hará más sencillo que puedan terminar su jornada con tranquilidad, cumpliendo con sus obligaciones y pendientes. Además, evitarán llevarse a su casa trabajo en horas extras o bien, durante los fines de semana”, comentó Israel Coto, Director de la Oficina en la Ciudad de México de Microsip.

Para maximizar la administración del tiempo, Microsip recomienda:

1. Define claramente los objetivos: Es importante distinguir entre todas las tareas que debemos realizar y lo que deseamos conseguir, dándole prioridad a aquellas que son más clave para el negocio y ponerse un plazo de finalización para las demás actividades.
2. Lleva una lista de tareas pendientes: Una registro de actividades– de manera electrónica o en papel – es un hábito que te permitirá maximizar el tiempo y tener en mente con detalle los pendientes y acciones. Además, se recomienda marcar de alguna forma las acciones más urgentes para que resalten entre las demás.
3. Planea tus actividades día a día: Toma 10 minutos antes de salir de la oficina para determinar los objetivos a cumplir la jornada siguiente a primera hora. De este modo, la persona empezará el día siguiente con foco y determinación para cumplir todas las acciones.
4. Delega tareas a los colaboradores: En el caso del líder de la empresa, asignar responsabilidades a los trabajadores resulta fundamental para concentrarse en las prioridades del negocio. Además, a todos los profesionales les gusta que confíen en su capacidad y les proporcionen oportunidades para destacar. Para ello, selecciona a la persona adecuada y delega la tarea.
5. Aprende a decir no: Para muchos profesionales, decir “no” resulta muy complicado en ámbitos laborales, prefieren asumir más carga de trabajo sin tener en cuenta el volumen de tareas a realizar o la capacidad para ejecutar esa solicitud correctamente. No se trata de evadir responsabilidades, sino de invertir el tiempo de la mejor forma y ser más productivos en lo ya establecido.
6. No te olvides de la persona más importante, tú: Cuando se tiene una empresa o grandes proyectos en puerta, es fácil olvidarse momentáneamente de los demás (empleados, familia o amigos), y de uno mismo. Para ser altamente productivos es necesario contar con un balance entre cuerpo y mente. Realizar diferentes actividades que nos permitan distraernos de las responsabilidades, alimentarnos de manera adecuada, y compartir tiempo con las personas que nos rodean. Estas actividades son las que permiten recargar las baterías. Por ello, es de suma importancia respetar los horarios de descanso también.