Como cada año, en esta época muchos medios informativos dedican amplios espacios a las predicciones de los llamados videntes, astrólogos, adivinos, tarotistas, cartomancianos, brujos o como quiera llamárseles. Por eso bien vale la pena dar una repasada a lo que pronosticaron para 2015 y ver si se cumplió. Y aquí cabe señalar que usualmente tales profecías son lo bastante vagas, generales e imprecisas para poder acomodarlas a cualquier suceso ligeramente parecido. Pero cuando intentan ser concretos y precisos… ahí es donde la puerca tuerce el rabo, como reza el dicho popular.

Juan José Morales

Doña Mhoni —una guapetona pitonisa estrella de Televisa, a cuyos vaticinios suele dar mucha difusión—, aseguró por ejemplo que 2015 sería “un año de muchos cambios políticos, y los partidos pequeños brillarán y los grandes perderán fuerza, veo que un gran líder de nuestro país morirá de un infarto… las mujeres volverán estar en el poder y ganarán tres estados…habrá dos grandes sismos uno saliendo del Pacífico hacia el centro del país de 6.9 en los primeros meses del año antes de semana santa, y otra (sic) que será muy cerca de la ciudad de México de 7.0 y este también en los meses de otoño los dos sismos serán en el medio día o casi las tres… en cuestiones de ciclones o huracanes veo que llegarán más por el Atlántico para ser más precisos veo tres, dos en el Atlántico uno de categoría 4 y otro de categoría 3…”

No es por ingenuidad que las cadenas de radio y televisión difunden año tras año con tanto entusiasmo las supuestas predicciones de charlatanes como el llamado Brujo Mayor, aunque nunca se cumplan. Es una buena manera de distraer a la gente de los verdaderos problemas nacionales y contribuye a lo que podría llamarse analfabetización de la audiencia.

No es por ingenuidad que las cadenas de radio y televisión difunden año tras año con tanto entusiasmo las supuestas predicciones de charlatanes como el llamado Brujo Mayor, aunque nunca se cumplan. Es una buena manera de distraer a la gente de los verdaderos problemas nacionales y contribuye a lo que podría llamarse analfabetización de la audiencia.

Sobra decir que ni murió ningún gran líder, ni hubo tres gobernadoras, ni ocurrieron los tales sismos, y la temporada de huracanes en el Atlántico fue tan tranquila que no nos llegó ni uno.

Que doña Mhoni no dé una en augurios tan importantes y concretos, no tiene sin embargo la menor importancia para Televisa, que la presenta como “una de las videntes más famosas que tenemos en México y países de habla hispana ya que es de las pocas que han acertado ¡en todo!”. Y al despuntar el año, ya estaba difundiendo sus predicciones para 2016 —tomándole el pelo al público, sería mejor decir— a través de sus televisoras, revistas y servicios informativos. Después de todo, es una buena manera de desviar la atención de los problemas reales.

Otro personaje casi deificado por los medios de información en materia de predicciones y vaticinios, es un tal Antonio Vázquez Alba, quien se colgó a sí mismo el rimbombante título El Brujo Mayor.

Según este individuo, en 2015 México viviría “las elecciones más sangrientas de su historia” y en Guerrero el clima político sería tal que no podrían realizarse las elecciones. Tajantemente afirmó: “No se van a llevar a cabo elecciones en Guerrero, absolutamente seguro, esto dicen las cartas”. En materia económica, sus predicciones no podrían ser más optimistas. Habrá —aseguró— una mejoría “verdaderamente increíble”, y añadió: “México va a tener un clima extraordinario económicamente, desde luego que va a haber muchos problemas que resolver y los tendrá que resolver el gobierno presente y creo que los va a resolver con total éxito”, pero en 2015 México va a vender más y se va a volver “el mercado más impresionante del planeta”.

“México —sentenció— se va a convertir este año en el centro del comercio internacional”.

Sin embargo, año tras año, las predicciones fallidas se olvidan, y tranquilamente diarios, revistas, televisoras y estaciones de radio vuelven a dar cabida a los vaticinios de esos personajes. Así, al igual que los de doña Mhoni, el 6 de enero, ya estaban siendo ampliamente difundidos los pronósticos del sedicente brujo para 2016, entre ellos que será un buen año para México desde el punto de vista económico, y que El Chapo Guzmán no volvería a prisión, “porque si lo agarran, seguro lo matan… Ya están avisadas las policías y el Ejército de que lo maten. No se van a arriesgar por tercera vez a que se les pierda. No lo van a detener”. Apenas dos días después El Chapo volvió a la cárcel y se desató una crisis económica con el desplome de la cotización del peso y de los precios del petróleo.

De modo, pues, que en vista de los fracasos ajenos, he optado por hacer mis propias predicciones basadas en la posición de los astros respecto al centro galáctico y las metainfluencias arqueocósmicas. Pueden los lectores tener la absoluta certeza de que se cumplirán: 1.- Peña Nieto meterá la pata en algún discurso o entrevista. 2.- Seguirá disminuyendo el poder de compra de los mexicanos. 3.- Mucha gente seguirá creyendo en los vaticinios de astrólogos y adivinos y dejándose estafar por ellos.

Comentarios: kixpachoch@yahoo.com.mx