SandraEcheverria2Después de haberse dedicado el año pasado a promover grandes proyectos cinematográficos como Amor de mis amores, El libro de la vida, Cambio de ruta y ¿Por qué los hombres son infieles? Sandra Echeverría regresa al escenario musical con un nuevo disco.

Cobarde es el título del nuevo sencillo que este 7 de abril lanzará la exitosa Sandra Echeverría por plataformas digitales como iTunes y Google Play.

El nuevo disco, De mi puño y letra, está integrado por 7 canciones compuestas por ella misma. Para la realización de este material la intérprete se rodeó de grandes talentos del mundo musical que la han apoyado en todo momento, como Ángela Dávalos, Fernando Laura y Pablo Espósito.

Sandra Echeverría inició su carrera musical hace mas de 10 años con el grupo Perfiles, con el que logró grandes éxitos, entre ellos Eres tú y Si tu te vas”. En 2011 lanzó su primer material como solista, Sandra Echeverría, en donde cantó junto a Marc Antony su primer sencillo La Fuerza del destino, colaboró con Alexander Acha en la canción Morir por ti y con el cantautor chileno  Mario Guerrero en la interpretación de Dos Extraños.

Sandra Echeverría tiene un 2015 lleno de grandes proyectos. Este mes debuta en teatro con la obra Nunca es tarde para aprender francés dirigida por Manolo Caro, compartiendo créditos con Iván Sánchez y Marina Treviño. En septiembre estrenará la película Busco novio para mi mujer, primera cinta que produce y protagoniza junto con Arath de la Torre y Jesús Ochoa.

El séptimo arte es uno de los muchos factores que modifican los modelos de conducta en una sociedad. Carlos Monsiváis afirmó en Rostros del cine mexicano (1999): “Gracias muy especialmente a la glorificación del rostro, el cine, en el mundo entero, reencauza la educación sentimental. Los galanes y las actrices se convierten en ejemplos a seguir y representan un ideal de belleza”.

Esto es muy claro en la época de oro del cine mexicano, que por contar con enorme difusión en televisión, DVD e Internet, mantiene viva su influencia. Así hacemos un recorrido por la historia de diez de sus luminarias más bellas y talentosas. Intérpretes muy versátiles y completas. Sus actuaciones y, sobre todo, sus personalidades, trascendieron la pantalla y ayudaron a construir el arquetipo de la mujer (latinoamericana) actual.

Por Guillermo Velasco Tapia

No hablamos de un Top Ten, pues todas las listas son parciales, fragmentarias e incompletas. Reflejan el gusto del autor y en los mejores casos representan un canon. (María Félix y Dolores del Río no aparecen en la lista por merecer un lugar aparte como máximas divas del cine).

Parafraseando a Ignacio Solares, cuando cita a Jung: Estas “estrellas” …ya están en el inconsciente colectivo, aunque no hayamos… visto los filmes …ya son parte de la información genética con la que nacemos.

Silvia Pinal: Alcanzó la fama en las cintas Puerta, joven (1949) al lado de Cantinflas y El rey del barrio (1950) con Tin Tan. Llegó a trabajar hasta en 9 proyectos por año. Compartió escena con Fernando Soler, Marga López, Pedro Infante y David Silva. Lo mismo interpretó a una hija de familia que a una simpática y atractiva vedette. Su film El vendedor de muñecas (1955) abordó la trata de blancas de una manera sesgada. Luis Buñuel fue un parteaguas en su carrera, con él filmó: Viridiana (1961), El ángel exterminador (1962) y Simón del Desierto (1965). Silvia fue retratada por Diego Rivera, ha sido empresaria teatral, dirigente de la Anda y productora de televisión. Su aparición más reciente fue en Tercera llamada (2013).



Elsa Aguirre: Iba de cruel y despiadada femme fatale a indefensa y engañada chica. La dirigieron: Julio Bracho, Chano Urieta, Emilio “Indio” Fernández, Miguel Zacarías. En sus filmes alternó con Joaquín Pardavé, Carlos López Moctezuma, Luis Aguilar, Pedro Infante, Ignacio López Tarso y Agustín Lara. Sus cintas sobresalientes fueron: Ojos de juventud (1948), La mujer que yo amé (1950) y Cuidado con el amor (1954). En el drama Estatua de carne (1951) desempeñó el papel de una hermosa y vulgar muchacha explotada que modela para un escultor, exigiéndole que abandone a su esposa paralítica. En la comedia Cuatro noches contigo (1951) interpretó a la hija de un gobernador. Para no contraer matrimonio huye de su casa y pasa varios días viajando con un agente de ventas.

 

 

 

 

 

 

Miroslava Stern: Actriz de origen checo. Escapó de un campo de concentración y llegó a México en 1940. Su primera película importante fue ¡A volar joven! (1947) al lado de Cantinflas. Con Pedro Armendáriz actuó en Juan Charrasqueado (1947). Miroslava se transformó de tímida y apocada “güerita de rancho” a deslumbrante rubia en La liga de las muchachas (1949), La muerte enamorada (1950) y La bestia magnífica (1952), para llegar a la mujer sofisticada y elegante de Escuela de vagabundos (1954). Con Luis Buñuel trabajó en Ensayo de un crimen (1955). En Hollywood participó en: Adventures of Casanova (1947), The brave bulls (1950) y Stranger on Horseback (1955). Nunca se aclaró su trágica muerte.

Rosita Quintana: Nació en Buenos Aires, Argentina. Fue una de las mejores coprotagonistas de Tin Tan, lo acompañó en: Calabacitas tiernas, Soy charro de levita y No me defiendas compadre (todas de 1949). En Susana demonio y carne (1950) su papel fue el de una seductora y malintencionada mujer que trata de dividir a una familia de hacendados. Para la graciosa comedia Menores de edad (1951) interpretó a una pícara joven. Disfrazada de niña, encandila y enamora a un Abel Salazar que se atormenta pensando que es un pervertido. En El hambre nuestra de cada día (1952) su personaje consistió en ser la novia (banal, superficial y despreocupada) de un acaparador de frijol y arroz. Un bondadoso doctor hace que recapacite acerca de las nefastas actividades de su amado.

 

Martha Roth: Italiana de nacimiento. La recordamos como la bella y tierna hija de Una familia de tantas (1949), David Silva fue su enamorado y Fernando Soler el padre altanero y arbitrario. Convertida en una mujer de refinada belleza, trabajó en algunas cintas de humor negro: Quiéreme porque me muero (1953) y El caso de la mujer asesinadita (1955). En Hollywood intervino en dos producciones: The Black Pirates (1954) y Massacre (1956). No debemos perdernos: Ventarrón (1949), Una gringuita en México (1951) con Antonio Badú, El mar y tú (1952) con Jorge Mistral, y el thriller La llamada de la muerte (1960).

 

 

 

 

 

 

 

Yolanda Varela: Entre sus películas memorables están Dos tipos de cuidado (1952), con Pedro Infante y Jorge Negrete. El sultán descalzo (1956), donde representó a una sencilla bailarina que trata de abrirse camino en la vida. Aquí, su personalidad es ya la de una bella y sensual mujer. Lo constatamos en Locos peligrosos (1957) donde para conquistar al amor de su vida viaja al carnaval de Cuba y se hace pasar por una sexy y exuberante veddette llamada Ángela Satán. De mayor propuesta y profundidad es El niño y el muro (1965), coproducción española-mexicana, dirigida por Ismael Rodríguez que cuestionó el muro de Berlín y Alemania dividida.

 

 

 

 

 

 

 

 

Irasema Dilián: Nacida en Brasil, de origen polaco. Trabajó en 20 películas (italianas y españolas) antes de venir a México. La recordamos por: Paraíso robado (1951) de Julio Bracho con Arturo de Córdova, que trata de la morbosa y mal vista relación entre un maduro profesor y una jovencita a su cuidado. También filmó La cobarde (1953), Las infieles (1953), Angélica (1953), participó con Buñuel en Abismos de pasión (1954). Su cinta más conocida es Pablo y Carolina (1955), comedia en la cual vestida de marinero intenta resolver el embrollo provocado por una carta amorosa. Con esta actuación, Irasema Dilián se retiró del cine.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Rosita Arenas: Hija del actor Miguel Arenas. Nació en Caracas, Venezuela, pero es de nacionalidad mexicana. Su carrera despegó al participar en ¿Qué te ha dado esa mujer? (1951). Con Cantinflas hizo El señor fotógrafo (1952). Junto a Pedro Armendáriz y Katy Jurado colaboró en El bruto (1953) de Buñuel. En El médico de las locas fue la novia de Tin Tan (1955). Para Los tres mosqueteros y medio (1957) interpretó a la adorable Constanza, dama de compañía de la Reina Ana de Austria. Exploró el género del terror en La maldición de la Llorona (1963). Otras dos de sus cintas fueron Fierecilla (1950) y Vístete Cristina (1958).

Sarita Montiel: Se hizo muy conocida y popular en España por su papel de villana en Locura de Amor (1948). En México participó con Pedro Infante en Necesito dinero, Ahí viene Martín Corona y Vuelve Martín Corona (las tres de 1951). Probó suerte en Hollywood filmando Veracruz (1954), Serenade (1956) y Yuma (1957). Regresó a España donde desarrolló una brillante carrera con películas de temáticas fuertes como: Pecado de amor (1961), donde fue una asesina. En La dama de Beirut (1965) representó a una cantante engañada que es llevada a Oriente Medio como cortesana de un lujoso cabaret. Sus trabajos más emblemáticos son El último cuplé (1957) y La violetera (1958).

 

 

 

 

 

 

Carmen Sevilla: Esta hermosísima sevillana obtuvo su primer estelar en Jalisco canta en Sevilla (1950) al lado de Jorge Negrete. En su filmografía encontramos producciones singulares como: Le Désir et l’amour de Henri Decoin (1951) coproducción franco-española y La belle de Cadix (1953), basada en la opereta del mismo nombre. El estrellato lo obtuvo con los filmes españoles Cuentos de la Alhambra (1950), Violetas imperiales (1952), La pícara molinera (1954), La fierecilla domada (1955), La venganza (1957), primera cinta española nominada al Oscar como mejor película extranjera. En México participó en: Gitana tenías que ser (1953) al lado de Pedro Infante y Reportaje (1953). Viajó a Hollywood para interpretar a María Magdalena en Rey de reyes (1961).