caidaniñoMéxico, a 01 de junio de 2015. Cuando la gente piensa en niños y traumatismos, por lo general imagina accidentes automovilísticos. “Sin embargo, la realidad es que las caídas son la causa principal de las lesiones infantiles y en su mayoría ocurren en casa”, comenta el Dr. Christopher Moir, cirujano de niños en el Centro Pediátrico de Mayo Clinic, de Rochester Minnesota, que ha atendido una amplia variedad de lesiones debido a caídas.

De acuerdo con los Centros para Control y Prevención de Enfermedades, en las salas de emergencia, diariamente se trata a alrededor de 8,000 niños debido a caídas. En el año 2014, el 35% de los niños atendidos en el Centro de Traumatismos Pediátricos nivel 1 de Mayo Clinic fue debido a una caída.

Si bien las caídas pueden ocurrir en cualquier lugar, algunos de los medios más comunes para que un niño se caiga son los equipos de las áreas de juegos infantiles, las mesas para cambio de pañales, los asientos para bebés colocados en superficies altas, los andadores infantiles, los carritos para compras y las ventanas. Cuando un niño cae por una ventana, las lesiones que sufre son más graves que las de otro tipo de caídas.

“Los niños juegan, son activos, imaginativos, creativos y se caen todo el tiempo porque eso es lo que hacen”, dice el Dr. Moir. “Sin embargo, los padres deben estar conscientes que es fundamental no perder jamás de vista a un niño mientras es pequeño e indefenso”.

El Dr. Moir ofrece consejos generales para proteger a los niños de las caídas:

Supervisa. Estar atento de los niños en todo momento, en particular cuando se encuentran en superficies peligrosas, es fundamental.
Asegura a los bebés. Asegura bien a tu bebé en las sillas saltarinas, los asientos para el automóvil y los portabebés.
Mantén las sillas en el piso. Procura mantener las sillas saltarinas y los asientos para el automóvil en el piso, nunca sobre una mesa, ni un mostrador o banco de la cocina, ni las máquinas para lavar o secar ropa, ya que potencian el riesgo de que tu bebé sufra un accidente.
Cuida al bebé. Coloca una mano encima del bebé cuando le cambies el pañal sobre una mesa o sofá, ya que esto le proporciona soporte y evitará que se caiga.
Protégelos. Coloca puertas a prueba de bebés al inicio y final de las escaleras.
Cuídalos. No permitas que los niños se pongan de pie en los carritos de compras.
Verifica el área de juegos. Verifica que el equipo del área de juegos infantiles sea adecuado para la edad del niño y supervísalo mientras juega.

El Dr. Moir señala que “durante la temporada vacacional es de alto riesgo para que los niños caigan por las ventanas. Sin embargo, es algo que ocurre todos los días, pues el promedio diario es de 14 niños que sufren lesiones graves después de haber caído por la ventana”.

A continuación se mencionan algunos recordatorios importantes para cuando el clima mejora y se abren las ventanas a fin de permitir que circule aire fresco por la casa:

Las mallas de las ventanas sirven para mantener a los insectos fuera de la casa y no para proteger a los niños. No confíes en que la malla servirá de barrera protectora.
Mantén las ventanas cerradas en los pisos altos. Si las abres, ábrelas de arriba hacia abajo.
Solamente abre las ventanas a las que los niños no pueden llegar.
Mantén todos los muebles y cualquier otra cosa que el niño pueda utilizar para trepar lejos de las ventanas.
Establece reglas para que los niños no puedan jugar cerca de las ventanas ni puertas de salida al patio, y haz que las cumplan.
Compra protectores de ventanas que ayuden a evitar caídas infantiles y que son de venta pública.

Siempre que un niño sufra una lesión debido a una caída, hay que comunicarse con el médico. Si se trata de una lesión grave o mortal, se debe buscar atención médica especializada de inmediato. Cuando no se observan lesiones obvias, el Dr. Moir sugiere que vigiles al niño y si el pequeño se comporta de manera diferente a lo normal después de la caída, entonces debes buscar tratamiento de inmediato.