La ingeniosa milpa-trampa de los campesinos mayas

0

Como ya hemos comentado en otras ocasiones, la milpa tradicional es una importante fuente de proteína animal. En ella obtienen los campesinos de la península la llamada carne de monte, o sea la de venados, pavos, gallinas silvestres, tepescuintles y otros animales que se alimentan en los sembradíos y ahí son cazados.

Pues bien, en la revista Estudios de Cultura Maya hemos encontrado un interesante artículo sobre un refinamiento de las prácticas de cacería en los cultivos: la milpa comedero-trampa, como le llamaron los autores del estudio: una pequeña milpa destinada específicamente a atraer animales de caza.

TrampaMaya

Un chan kool o milpa comedero-trampa en la comunidad de Uh May, Quintana Roo, propiedad del campesino Facundo Puc. Mide sólo 1,200 metros cuadrados y es menos elaborada que una milpa normal o ix kool, pues su propósito es sólo atraer animales para ser cazados al comer los cultivos. La foto es de Dídac Santos Fita, uno de los autores de la investigación.

Juan José Morales

El estudio sobre esta práctica de aprovechamiento de los recursos naturales fue realizado por un grupo de investigadores de la UNAM y el Colegio de la Frontera Sur en nueve comunidades campesinas. Siete en Quintana Roo, habitadas por los llamados mayas macehuales, descendientes de los rebeldes de la Guerra de Castas, otra en Calakmul, Campeche, de campesinos mayas no macehuales, y la novena —como elemento de comparación— también en la zona de Calakmul pero de pobladores mestizos.

La milpa comedero-trampa se diferencia en varios aspectos de la milpa común, o ix kool, como se le llama en maya. Es mucho menor —de sólo 400 a 1,200 metros cuadrados—, el terreno no se somete a la habitual quema, o ésta se practica en forma focalizada, y el maíz no es el cultivo principal. También, este tipo especial de milpa es obra de un solo individuo, sin participación de otros miembros de la comunidad, se encuentra en un lugar aislado, y no está delimitada por una brecha como la milpa común. Pero, como señalan los autores del estudio, “la principal diferencia, conceptual, entre una milpa convencional y una milpa comedero-trampa consiste en que en esta última la siembra de cultivos agrícolas interesa exclusivamente para atraer y cazar determinadas especies de vertebrados terrestres; todos los cazadores la conceptualizan como si fuera un tipo de ‘trampa’. Entonces, a nuestro juicio, la milpa comedero-trampa queda fuera del contexto de ‘milpa para autoconsumo’, esto es, la considerada aquí como convencional y ampliamente descrita y reconocida por investigadores y público en general, al no ser sus cultivos cosechados y aprovechados por el milpero y familiares, sino destinados para la fauna silvestre.”

En efecto, como declararon los diversos campesinos entrevistados durante la investigación, “lo que siembras allá no es para comer, es especial para tirar venado”, “donde ves que andan los animales, haces un poco de tumba y siembras camote, calabaza, jícama, maíz… Para que lleguen los animales. Es especial para que lleguen, para que tires”, “vamos a hacer un poco de milpita sólo para matar venado”, “haces una milpita no muy grande especialmente para sembrar, sólo para tirar venado, jabalí” o “son milpas para espiar. Antes se hacían más. No son milpas para consumo nuestro. Son como trampas.”

A estas pequeñas milpas se les conoce con distintos nombres en maya, como chan kool, pet kool y mejen kool, que pueden traducirse como “milpa pequeña”, o pet pach, por su relativa similitud con el pequeño espacio que en la milpa ordinaria o ix kool se destina a cultivar hortalizas.

Como se ve, los campesinos mayas han sabido aprovechar de muchas y muy ingeniosas maneras los recursos naturales de su medio ambiente.

Comentarios: kixpachoch@yahoo.com.mx

Expresa tus ideas

Quieres tener tu propia personalidad?...
consigue tu gravatar!