Bertha Corte, supermexicana que dio la vuelta a Australia

0

No todos los días se tiene oportunidad de conocer a una persona que haya hecho o esté haciendo algo extraordinario. Y Bertha Corte, a quien pude tratar a fines de la semana pasada, es una de esas personas fuera de serie.

Mexicana, residente en Australia desde hace años y casada con un australiano, realizó la proeza de recorrer en bicicleta todo el perímetro de ese país, que como bien se sabe, es una enorme isla-continente de casi 7.7 millones de kilómetros cuadrados (cerca de cuatro veces mayor que México).

Juan José Morales

Cicilistas Bertha Corte

Sonriente, Bertha Corte —cuarta de izquierda a derecha— posa en la Universidad del Caribe en Cancún con un grupo de ciclistas que le pidieron encabezar una rodada por las principales avenidas de la ciudad. Al término del trayecto le esperaba un homenaje sorpresa en la Plaza de la Reforma, frente al ayuntamiento.

Fueron más de 15 mil kilómetros los que se mantuvo sobre el sillín de su bicicleta, día tras día, para cumplir su hazaña. Pero no fue solamente la distancia, sino también el aislamiento, la soledad, los peligros, el calor durante el día, el frío por las noches en ese clima desértico, el sol inclemente, los perros salvajes y otros muchos factores los que contribuyeron a hacer excepcionalmente duro el recorrido. ´

Bertha CorteSufrió, por ejemplo, ataques de dingos, los perros salvajes de Australia. Debió soportar el hedor y las nubes de moscas —contra los cuales se protegía cubriéndose el rostro con tela de mosquitero para que no se le metieran en ojos, oídos, nariz y boca—, porque como en Australia no hay animales carroñeros que devoren los cadáveres de otros animales, los numerosos canguros atropellados por los grandes camiones o muertos por otras causas permanecen pudriéndose al borde de los caminos.

En todo ese vasto país hay apenas media docena de grandes ciudades. Y las carreteras, incluso la que contornea la isla y comunica a todas esas urbes, tienen larguísimos tramos carentes de vida humana. En la costa sur, por ejemplo —relata Bertha— hay un trecho de casi dos mil kilómetros sin una sola población. Lo único que se encuentra, cada 150 kilómetros, es una estación de gasolina y un pequeño restaurante.

Pero a estas alturas los lectores se estarán preguntando por qué esta mexicana, que sólo había montado bicicleta en su infancia, decidió a los 52 años de edad realizar semejante hazaña. Lo hizo —dice— para mejorar la imagen de México y los mexicanos.

En Australia —explica— la imagen que se tiene de México es la de un país corrupto, sucio, atrasado, primitivo, plagado de narcotraficantes, en que la delincuencia ha sentado sus reales y el cual nadie quisiera visitar para no exponerse a ser asaltado o muerto. Pero —añade— si bien hay mucho de eso, México y los mexicanos también tenemos muchas cosas buenas. En busca de una manera de darlas a conocer, ideó emprender ese épico viaje —con sus propios recursos, sin patrocinio de ninguna autoridad o empresa—, para que así, al llamar la atención de los medios de comunicación en las poblaciones y ciudades que tocara en el recorrido, tuviera la oportunidad de hablar de México.

Culminó exitosamente el periplo. Y no se quedó en eso. También recorrió a pedal Nueva Zelanda, país vecino a Australia, y en México, sobre su bicicleta, ya recorrió de punta a punta —1,800 kilómetros— la península de la Baja California, dio la vuelta al altiplano del norte y cubrió a la inversa el trayecto de que se habla en el famoso corrido del caballo blanco, que partió de Guadalajara y llegó hasta Ensenada, precisamente en la Baja California.

Actualmente, está completando el recorrido del litoral del Golfo de México y el Caribe. Lo inició en Matamoros, pasó por el peligroso Tamaulipas, siguió por el no menos peligroso Veracruz, Tabasco, Campeche y Yucatán, y está ya próxima a llegar a Chetumal. De ahí se trasladará en autobús hasta Tapachula, en Chiapas, para emprender el pedaleo por todo el litoral mexicano del Pacífico.

Mucho más quisiéramos escribir sobre Bertha Corte, pero el espacio llegó a su límite. Quien quiera tener más información y seguirla en sus recorridos, puede sin embargo visitar su página de Facebook. Para ello no se requiere más que marcar su nombre, Bertha Corte, en cualquier buscador.

Comentarios: kixpachoch@yahoo.com.mx

Expresa tus ideas

Quieres tener tu propia personalidad?...
consigue tu gravatar!