Vivimos el siglo de los gordos

0

GordoGlobalAlgo que desde hace tiempo me ha llamado la atención al ver fotografías, documentales y películas de hace 40 años o más, es que la generalidad de quienes en ellas aparecen, son delgadas, esbeltas o con una complexión regular. Se ven muy pocas personas obesas o con sobrepeso. Esa percepción se acentuó recientemente, cuando comencé a recibir en mi celular imágenes enviadas por los miembros de un grupo denominado Historia de Cancún, con fotografías y películas de los primeros tiempos de esta ciudad. En ellas encontré lo mismo. Hace alrededor de 35 o 40 años, jóvenes y adultos eran en general notablemente más delgados que ahora.

Juan José Morales

Esto viene a cuento con motivo de un estudio del Programa Mundial de Alimentación de la ONU que acaba de publicarse en la revista científica británica The Lancet, según el cual durante los últimos tiempos el peso promedio de las personas ha estado aumentando 150 gramos por año; es decir, 1.5 kilos por década. O, para decirlo en otros términos: hoy, una persona ordinaria pesa 6 kilos más que hace 40 años.
Como resultado de ello —agrega el estudio— el número de hombres y mujeres obesos en todo el mundo pasó de 105 millones a 641 millones entre 1975 y 2014, sin contar a quienes están excedidos de peso sin llegar todavía al grado de la obesidad. De mantenerse esta tendencia, dentro de sólo nueve años, en 2025, el 18% de los hombres y el 21% de las mujeres serán obesos. Y no sólo gordos, sino en muchos casos excesivamente gordos. Los autores del estudio estiman que más del 6% de los hombres y 9% de las mujeres serán obesos en extremo, al grado de que su salud se verá seriamente amenazada.

Para estimar la celeridad con que se ha ido agravando la situación, los autores señalan que hace 40 años había en general dos veces más personas con menor peso de lo normal que con sobrepeso. Ahora, los términos se han invertido: el número de obesos supera holgadamente a quienes tienen un peso inferior a lo normal.

Ya desde hace algún tiempo la Organización Mundial de la Salud había alertado sobre esta grave situación, advirtiendo que según sus cálculos para 2015 habría en todo el mundo 1 500 millones de personas con un peso por encima de lo normal. Advirtió también que, contra la idea general, ese problema no se limita a los países ricos, donde la gente gasta mucho dinero en alimentos, sino que se ha generalizado a las naciones pobres.

De hecho, el estudio publicado en The Lancet señala lo mismo, que las naciones más pobres son también víctimas de este problema, sin que ello signifique que hayan desaparecido en ellas la desnutrición y el hambre. Por lo contrario, ambas se mantienen. El propio programa de la ONU para la alimentación señala que uno de cada nueve seres humanos no consume los alimentos necesarios para llevar una vida sana y activa, con la agravante de que ahora a la mala alimentación hay que agregar los padecimientos —diabetes y males cardiovasculares sobre todo— derivados del sobrepeso y la obesidad y que obligan a desviar para su atención recursos que debían emplearse en combatir el hambre y la desnutrición.

Lo peor del asunto es que ya no son sólo jóvenes y adultos quienes sufren sobrepeso y obesidad, sino también los niños. Estima la OMS en más de 42 millones la cantidad de niños con sobrepeso en todo el mundo, con el consiguiente riesgo de sufrir diabetes y enfermedades cardiovasculares a edades más tempranas e incluso de morir prematuramente. De hecho, la OMS considera la obesidad infantil uno de los problemas de salud pública más graves del siglo XXI.

Vivimos, pues, una auténtica pandemia de obesidad. El nuestro parece ser el siglo de los gordos.

Comentarios: kixpachoch@yahoo.com.mx

Expresa tus ideas

Quieres tener tu propia personalidad?...
consigue tu gravatar!