Parece flamenco pero no lo es

0

Un amigo lector de Cancún escribe preguntando si ciertas aves que ha observado a veces en la laguna de esa ciudad, y de las cuales adjunta una fotografía, son flamencos, ya que él sabe que estos últimos son de un vivo color rosado y las que él encontró parecen ser de plumaje blanco y rosado entremezclado.

No son flamencos. Se trata de ibis rosados, chocolateras o espátulas, como se les llama popularmente. Platalea ajaja es su nombre científico (antes estaban clasificados como Ajaia ajaja). De lejos se suele confundirlos con flamencos debido a sus largas patas y que los adultos tienen el plumaje de color rosa, bastante acentuado en las alas. También, al igual que los flamencos, obtienen su alimento barriendo el cieno del fondo con el pico, que mueven de lado a lado al caminar.

EspátulaRosada

La espátula es del tipo de aves que los zoólogos llaman zancudas o vadeadoras por sus largas y delgadas patas, que les permiten caminar por aguas de escasa profundidad en busca de alimento. A este grupo pertenecen también las garzas. Aunque por su color a la espátula se le confunde a menudo con los flamencos, éstos pertenecen a una familia zoológica totalmente diferente, la de los Phoenicopteridae.

Juan José Morales

Pero si se observa bien, se verá que su plumaje no es uniformemente rosado como el de los flamencos ni tienen la punta de las alas negra, y su cuello es mucho más corto y grueso, sin la inconfundible curvatura en forma de S de los flamencos. Por otro lado, mientras éstos filtran el agua para retener los pequeños organismos que constituyen el plancton, la chocolatera se alimenta con crustáceos, insectos, moluscos, peces, semillas, plantas acuáticas larvas y, en general, con todo tipo de plantas y animales que localiza al tacto y captura atrapándolas con el pico. Y, a diferencia de los flamencos, no forma grandes bandadas sino que es solitaria o sólo forma pequeños grupos.

Esta hermosa ave está ampliamente distribuida en el continente americano, desde el sur de los Estados Unidos hasta el centro de Argentina y en las Antillas. En México se le encuentra a todo lo largo de las costas del Pacífico, el Golfo y el Caribe y casi nunca se aventura tierra adentro. Es relativamente abundante en los humedales de la península de Yucatán. En la Reserva de Sian Ka’an hay importantes poblaciones de esta especie y la mayor colonia anidante de la península se encuentra en la Bahía de la Ascensión, dentro de la reserva. Su nombre común de espátula se debe a la peculiar forma de su pico, recto, largo, plano y ensanchado lateralmente en la punta, como una cuchara o espátula.

El color rosado de su plumaje se debe a ciertos pigmentos, llamados carotenoides, presentes en los invertebrados con los cuales se alimenta. Estos pigmentos, dicho sea de paso, se encuentran también en muchas plantas y a ellos se debe el color anaranjado, amarillo o rojo de manzanas, naranjas, zanahorias, tomates y otros frutos y verduras.

Al igual que el ibis blanco y el negro —que comparten con ella los humedales— la espátula pertenece a una familia zoológica de nombre que se antoja trabalenguas: la de los treskiornítidos o Threskiornithidae. En esta familia se incluye al famoso ibis sagrado Threskiornis aethiopica, que en la antigua civilización egipcia se consideraba emblema de Toth, dios de la sabiduría, y al cual se reverenciaba porque las bandadas de esta ave comenzaban a llegar al bajo Egipto en la época de lluvias, como si fueran heraldos que anunciaban la crecida del río Nilo que fertilizaba las tierras y aseguraba las cosechas.

Esta es, pues, la espátula o chocolatera, una de las hermosas aves que embellecen nuestros humedales.

Comentarios: kixpachoch@yahoo.com.mx

Expresa tus ideas

Quieres tener tu propia personalidad?...
consigue tu gravatar!