Propuestas para restaurar los manglares de Tajamar

0

Uno de los temas que se han puesto a discusión a propósito del caso del Malecón Tajamar de Cancún, es si vale la pena restaurar el manglar destruido. A juicio de algunos, sería inútil intentarlo, pues —dicen— dada la fragmentación del área en grandes lotes divididos por avenidas, ya no hay flujo de agua, sólo quedan charcas, y en el mejor de los casos, y con grandes esfuerzos, únicamente se lograría tener manchones aislados de mangle pobremente desarrollado. Por lo tanto, dicen quienes así opinan, es mejor dar otro uso a esos terrenos.

Este es el manglar que, según Fonatur, no existía en Tajamar y ahora efectivamente no existe porque el propio Fonatur lo arrasó. Pero podría restablecerse y servir para múltiples propósitos, desde la protección contra huracanes hasta la educación ambiental y la capacitación de guías de turistas.

Este es el manglar que, según Fonatur, no existía en Tajamar y ahora efectivamente no existe porque el propio Fonatur lo arrasó. Pero podría restablecerse y servir para múltiples propósitos, desde la protección contra huracanes hasta la educación ambiental y la capacitación de guías de turistas.

Juan José Morales

Pero, por principio de cuentas, y a reserva de comprobarlo con un estudio del sitio, parece evidente que hay todavía un importante flujo hidráulico. Así lo indican, por un lado, la forma en que durante años estuvo creciendo vigorosamente el manglar en los diversos sectores de esa cuadrícula urbanizada, y por el otro, la presencia de peces. Si se tratara de simples charcas, esos y otros animales acuáticos no podrían sobrevivir por falta de oxígeno y por el excesivo calentamiento solar. Recuérdese que el gran manto acuífero subterráneo de la península aflora a la superficie en sitios vecinos a la costa, como Tajamar.

En cuanto a para qué serviría restaurar manglares en ese lugar, hay que subrayar que esos ecosistemas han sido calificados como la piel y los riñones de los continentes, porque constituyen una barrera protectora contra tormentas, huracanes y otros fenómenos parecidos, y porque son eficientes filtros que eliminan contaminantes del agua que circula por ellos.

Lo anterior significa que si se restauran los manglares de Tajamar, habría en esa zona una barrera protectora en caso de huracán, y un sistema natural de tratamiento de aguas que evitaría mayor contaminación del sistema lagunar Nichupté, de las aguas marinas en que se bañan los turistas, y de los arrecifes, otro de nuestros grandes atractivos cuya contaminación y deterioro preocupan a los prestadores de servicios turísticos.

Ciertamente, no muchas ciudades en el mundo pueden alardear de tener en pleno centro urbano —como la tendría Cancún— una planta natural de tratamiento de aguas que no huele mal y no afea el lugar sino, por lo contrario, lo embellece. Incluso, esto podría ser exitosamente usado para la promoción turística al decir que en Cancún no sólo se protege y conserva el medio ambiente, sino que para ello se utilizan los propios elementos naturales.

Por otro lado, como ya señalamos en anterior ocasión, los manglares de Tajamar podrían ser una de esas áreas verdes que tanta falta hacen a Cancún, con la ventaja adicional de su contribución a paliar el problema del calentamiento global. Los manglares, como se ha comprobado en los últimos tiempos, son muy eficientes en la captura de dióxido de carbono, el principal gas de invernadero causante del calentamiento. De hecho, son mucho más eficientes en ese sentido que los bosques y las selvas.

Otro importante uso para los manglares restaurados de Tajamar, podría ser el de la educación ambiental. Fácilmente accesibles y bien ubicados, podrían ser utilizados por maestros, divulgadores y educadores en general para actividades que permitan al público conocer ese ecosistema por el cual hay ahora tanto interés.

Y, desde luego, servirían igualmente para la capacitación de guías de turistas, que cada vez más requieren más y mejores conocimientos sobre aspectos relacionados con la naturaleza, para satisfacer la creciente demanda de ese tipo de información por parte de los visitantes. Es más: debidamente aprovechados, podrían ser un atractivo turístico más.

En fin, restaurar los manglares de Tajamar y destinarlos a los usos arriba señalados puede aportar insospechados beneficios.

Comentarios: kixpachoch@yahoo.com.mx

Expresa tus ideas

Quieres tener tu propia personalidad?...
consigue tu gravatar!