La singular planta dormilona

0

Iser Burgos León —asiduo lector de esta columna como él mismo se califica— nos escribe preguntando acerca de la planta popularmente conocida como dormilona, que en Carrillo Puerto, donde vive, algunos recomiendan para tomar en forma de té o infusión en caso de insomnio, en tanto que otros la califican de tóxica.

Juan José Morales

Las hojas de una ejemplar de dormilona tras ser tocadas. Obsérvese que los foliolos —las hojillas que, dispuestas en pares, conforman la hoja compuesta— han comenzado a plegarse unos contra otros. Esto ocurre con gran rapidez y ha sido presentado como supuesta prueba de que las plantas son sensibles al dolor. En realidad se trata sólo de una reacción de carácter físico. Las plantas carecen de sistema nervioso.

Las hojas de una ejemplar de dormilona tras ser tocadas. Obsérvese que los foliolos —las hojillas que, dispuestas en pares, conforman la hoja compuesta— han comenzado a plegarse unos contra otros. Esto ocurre con gran rapidez y ha sido presentado como supuesta prueba de que las plantas son sensibles al dolor. En realidad se trata sólo de una reacción de carácter físico. Las plantas carecen de sistema nervioso.

La dormilona —también conocida como sensitiva, vergonzosa, dormidera, ten vergüenza, nometoques, xmuts o xmumuts en maya y Mimosa pudica en la clasificación botánica— es una planta herbácea de unos 60 centímetros de altura, con hojas compuestas, fuertes espinas curvadas y flores rosadas muy llamativas.

Según todos los indicios, es originaria de Sudamérica pero se ha propagado ampliamente por las regiones tropicales de América hasta los mil metros de altitud y fue llevada como planta de ornato a Oceanía, Asia y África. En México se le encuentra como especie silvestre en gran parte del país, salvo Tamaulipas, la Baja California, Sonora y las regiones áridas y frías del altiplano. Desde luego, es común en los tres estados de la península de Yucatán.

Lo que hace muy peculiar a esta planta es que al más ligero toque, los foliolos de sus hojas se pliegan rápidamente uno sobre el otro. Esta reacción —a la cual se debe el nombre común de sensitiva— es una defensa contra depredadores, ya que plegadas las hojas parecen mustias o marchitas.

Dicho sea de paso, las hojas del flamboyán se cierran de manera semejante, pero no por el roce, sino al caer la noche, y se abren al amanecer. Este proceso se conoce científicamente como nictitastia y al parecer permite a la planta conservar el calor durante las horas de oscuridad, cuando no recibe radiación solar. Las hojas de la dormilona también se cierran por la noche, aunque no se les toque.

En cuanto a la pregunta de nuestro amigo Iser sobre los usos medicinales de la dormilona, el Atlas de las Plantas de la Medicina Tradicional Mexicana, de la UNAM, informa que en Quintana Roo y otros estados “se le emplea con frecuencia contra el insomnio como somnífero, soporífero o sedante, inhalando las hojas, el tallo y la flor, ya sea al natural o remojadas o en decocción para aplicar baños.” En Morelos se le utiliza en problemas ginecobstétricos, como la inflamación de la matriz, y en casos de aborto, se administra el té de dormilona para controlar la hemorragia. En Tabasco, se cree que es eficaz contra los piquetes de víbora, machacada en alcohol y aplicada en el sitio de la mordedura para aliviar la inflamación. También, en otros lugares se usa como anticonceptivo, y no deja de ser curioso que se le atribuya lo mismo la capacidad de mejorar el desempeño sexual, que el efecto opuesto; esto es, el de provocar impotencia, tanto en hombres como en mujeres.

Quede claro, sin embargo, que todos los usos anteriores —y otros— son de tipo tradicional y no estamos en modo alguno recomendándolos ni asegurando que sean efectivos. Por lo demás, son pocos los estudios científicos acerca de las propiedades químicas de la dormilona, y prácticamente no existen estudios médicos sobre sus efectos.

Respecto a su toxicidad, el propio atlas de plantas medicinales señala que se le considera nociva para las reses ya que invade los potreros y si los animales la comen en abundancia, les provoca un trastorno digestivo conocido como “encebamiento”.

Esta es pues, la xmuts o dormilona, la Mimosa pudica, uno de los más curiosos miembros de la flora del Mayab. Queda servido nuestro amigo Iser.

Comentarios: kixpachoch@yahoo.com.mx

Expresa tus ideas

Quieres tener tu propia personalidad?...
consigue tu gravatar!