Suite francesa, un amor prohibido- #AsíLaVimos

0

Hay una gran variedad de películas que tratan acerca de los nazis durante la Segunda Guerra Mundial. Suite francesa recuerda en alguna de sus escenas iniciales un film de los años 50 de Rene Clement (Juegos prohibidos) que recrea bombardeos a los franceses que emigran hacia el sur huyendo de la guerra y que son inmisericordemente ametrallados. El reto no hace olvidar las muchísimas películas en las que un cuerpo de ejército alemán invade un poblado pequeño e intenta establecer sus crueles métodos de conquista e imponer los sistemas de disciplina de las tropas de asalto.

Marco Antonio Pulido Benítez

Sólo parte de Suite francesa se concentra en la guerra, el film se desenvuelve dentro de un clima que puede ser considerado como melodramático, reduciéndose a conflictos personales, la mala relación entre la protagonista principal y su suegra, que espera la vuelta de su hijo reclutado por el ejército francés. El principio de relaciones amorosas entre un oficial nazi con inclinaciones artísticas: es pianista y compositor además de poseer un carácter nada semejante al del ejército al que pertenece: es suave y comprensivo.

La situación se complica cuando un oficial alemán es asesinado y, de acuerdo con la ideología nazi, si el asesino no aparece deben ser ejecutados varios pueblerinos o, en su defecto, el alcalde del pueblo, quien es nada menos que un noble con título de vizconde. El encargado de la ejecución es por supuesto el nazi artista que al ejecutar a sangre fría la orden hace pronunciar a la protagonista una frase como: “Creíamos que eran seres humanos igual a nosotros, pero no son sino asesinos sin ninguna moral”, lo cual mata el naciente amor entre el oficial alemán y la protagonista.

Amores entre invasores nazis han dado lugar a numerosos filmes. Recuerdo especialmente Hiroshima mon amour, de Alain Resnais con argumento de la novelista francesa Marguerite Duras, donde se ve cómo se castigó las enamoradas: se les rapaba y encarcelaba, aunque en este film el último amor de la protagonista es un japonés.

Debe recordarse asimismo el film Arletty, basado en la aventura de la vida real de la artista del mismo nombre y que apareció en la famosa cinta de Marcel Carné, Les enfants du Paradise. Arletty tuvo un romance con un oficial alemán y al final de la guerra fue llevada ante los tribunales. Frente al juez pronunció una frase que la haría célebre: “Mon coeur est francaise mais mon cul est international”. La actriz tenía amistades muy influyentes,  entre ellas, que la libraron de la cárcel pero no del boicot. Por varios años se le prohibió actuar.

El actor que caracteriza al oficial alemán es de origen belga, Matthias Schoenarts y su frustrada enamorada es Michelle Williams. Los diálogos oscilan entre el inglés, el francés y el alemán. El director es el inglés Saul Dibb. Es posible que el film hubiera mejorado bastante de haber esquivado muchos lugares comunes.

Expresa tus ideas

Quieres tener tu propia personalidad?...
consigue tu gravatar!