El átomo, la mejor opción energética

0

Con sólo cuatro días de diferencia, hubo dos interesantes noticias sobre la energía nuclear: el 15 de noviembre se anunció que China financiará —con un crédito de 14 mil millones de dólares— la construcción de dos centrales eléctricas nucleares en Argentina. Y el 19 se informó que en Egipto se construirá una central de ese tipo financiada por Rusia.

Por Juan José Morales
Lo que estas noticias indican, es que la energía nuclear, aunque satanizada por muchos, sigue siendo la mejor opción para satisfacer la creciente demanda de energía en el mundo, que casi se duplicará en el curso de los próximos 35 años. Y es que, contra lo que muchos piensan, la energía nuclear es mucho menos contaminante y agresiva con el medio ambiente que la proveniente del carbón y el petróleo, o la obtenida en plantas hidroeléctricas. La que se produce mediante combustibles provoca contaminación atmosférica y contribuye al calentamiento global y el cambio climático. Y la construcción de presas para generar electricidad implica inundar extensas áreas de bosques y en ocasiones incluso poblados enteros.

Un hecho poco conocido, es que cerca del 15% de la electricidad que se genera actualmente en el mundo proviene de reactores nucleares, muchos de ellos ubicados en zonas densamente pobladas de Europa y Asia. En la foto, la central nuclear de Kashiwazaki-Kariwa en Japón. Tiene una potencia de más de 8.2 megavatios y puede abastecer a 16 millones de hogares de los 47 millones que hay en el país. Ha resistido sin mayores problemas severos terremotos.

Un hecho poco conocido, es que cerca del 15% de la electricidad que se genera actualmente en el mundo proviene de reactores nucleares, muchos de ellos ubicados en zonas densamente pobladas de Europa y Asia. En la foto, la central nuclear de Kashiwazaki-Kariwa en Japón. Tiene una potencia de más de 8.2 megavatios y puede abastecer a 16 millones de hogares de los 47 millones que hay en el país. Ha resistido sin mayores problemas severos terremotos.

Ciertamente —y esa es la principal objeción que se les hace— los reactores nucleares producen desechos radiactivos. Pero parte de ellos pueden ser procesados para su reutilización, y parte pueden ser almacenados en sitios seguros, donde no causen daños, cosa imposible de hacer con el dióxido de carbono producido al quemar combustibles, el cual escapa a la atmósfera.

Y en cuanto a la seguridad, durante los más de 60 años en que se ha estado produciendo electricidad con reactores nucleares, el único accidente importante ha sido el de Chernobyl, en la antigua Unión Soviética (el llamado desastre nuclear de Fukushima en 2011 no fue tal, como ya señalamos en su oportunidad). De hecho, la industria nuclear puede ser catalogada como una de las más seguras del mundo, y cada vez se hace más segura al perfeccionarse los sistemas de control.

Aquí cabe subrayar que, aunque en el mundo funcionan desde hace muchos años cientos de plantas eléctricas nucleares, en ninguna de ellas —salvo el ya mencionado caso de Chernobyl y un incidente, más que accidente, ocurrido hace muchos años en la planta de Three Mile Island en Estados Unidos—se ha registrado ningún desastre o accidente. Esto indica el alto nivel de seguridad con que operan. Por ello cada vez más gobiernos, debidamente asesorados por los científicos, se orientan hacia su uso como fuente principal de energía.

A la fecha, según los datos más recientes del Organismo Internacional de la Energía Atómica, correspondientes a mediados de este año, hay en el mundo 441 reactores productores de electricidad en funcionamiento. De ellos, 99 se encuentran en Estados Unidos, 58 en Francia y 43 en Japón, que pese a haber sido el único país atacado con armas atómicas, no le teme a ese tipo de energía. Rusia y China, a su vez cuentan con 34 y 31 respectivamente, y en Canadá hay 19.

Igualmente, hay en construcción otros 65 reactores en 15 países, incluso dos latinoamericanos: Brasil y Argentina. La lista la encabeza China, con más de 20, seguido por Rusia con ocho, la India con seis y Estados Unidos con cinco. No deja de llamar la atención que en los Emiratos Árabes Unidos, país petrolero por excelencia, se estén construyendo cuatro reactores nucleares para generar electricidad. Por lo visto, los árabes le apuestan más al átomo que al petróleo como la fuente de energía del futuro.

Este es, pues, el panorama mundial en materia de energía nuclear.

Comentarios: kixpachoch@yahoo.com.mx

Expresa tus ideas

Quieres tener tu propia personalidad?...
consigue tu gravatar!