El calentamiento global y el pulpo maya

0

La mayoría de la gente piensa que el calentamiento global sólo traerá como consecuencia que haya más calor, lo cual podría resolverse con aire acondicionado o al menos con un buen ventilador. Si acaso, se piensa en sequías y problemas agrícolas. Pero ese fenómeno también puede afectar —y muy seriamente— a la actividad pesquera. Por ejemplo, la captura de pulpo, a la cual se dedican miles de pescadores de Yucatán y Campeche, que el año pasado obtuvieron 31 mil toneladas de ese molusco.

Juan José Morales

Pulpo Octopus maya.

Pulpo Octopus maya. La razón por la cual esta especie sólo existe en aguas de la península y su primo el pulpo patón Octopus vulgaris está distribuido en una amplia región del mundo es que este último produce hasta medio millón de huevecillos que son dispersados por las corrientes. Nuestro pulpo, en cambio, sólo produce entre 1 500 y 2 000 huevos de gran tamaño que no se dispersan sino que la hembra mantiene protegidos en su madriguera durante los 40 a 60 días que dura su desarrollo, hasta que los pulpitos nacen ya totalmente formados.

En el IV Congreso Nacional de Investigación en Cambio Climático celebrado en la Universidad del Caribe los pasados días 15 y 16 de octubre, se presentó un informe de científicos de la UNAM y el IPN sobre los efectos negativos que un moderado aumento de temperatura de las aguas marinas en la zona costera de la península tendría sobre la reproducción del pulpo.

Antes de seguir adelante, sin embargo, conviene recordar que en los mares peninsulares tenemos dos especies de ese octópodo: el pulpo común o patón Octopus vulgaris —que también se encuentra en una amplia región del mundo— y el pulpo maya o cuatro ojos Octopus maya, que es exclusivo de nuestras aguas, pues su área de distribución va sólo de Campeche a Isla Mujeres. Esta especie es la más abundante y la que rinde el grueso de la producción.

Pues bien, como se señala en el informe, en la parte norte de la península, a lo largo de la costa de Yucatán, el pulpo maya se reproduce durante todo el año y los ejemplares juveniles alcanzan buen tamaño. En cambio, en la zona de Campeche, al occidente de la península, la reproducción es sólo estacional, durante el invierno, y los juveniles son de menor tamaño que los del norte.

Tales diferencias se deben a la temperatura del agua. Frente a Yucatán, oscila entre 22 y 24 grados, que es un nivel muy propicio para el desove del pulpo. En cambio, frente a Campeche, el mar es mucho más cálido y la temperatura se mantiene usualmente entre 26 y 30 grados. Es sólo en invierno cuando desciende lo bastante para facilitar el desove.

La razón por la cual el agua es menos cálida frente al litoral norte de la península, es que parte de ella es agua fría proveniente de las profundidades del Caribe que al llegar al umbral submarino situado entre Cuba y la península de Yucatán se levanta en forma de lo que los oceanólogos llaman una surgencia, y corre a lo largo de la costa yucateca.

Temen los investigadores que como consecuencia del cambio climático y el calentamiento global se neutralice ese efecto de la surgencia y la temperatura del agua en el norte peninsular ya no sea adecuada para la reproducción del pulpo durante todo el año. Más todavía: podría ocurrir que también se vean afectadas aquellas especies marinas que sirven de alimento al pulpo, como son robalos, jaibas, caballitos de mar y varias especies de caracoles y holoturias o pepinos de mar. Una mayor temperatura del agua podría reducir su capacidad reproductiva al igual que en el caso del pulpo, o bien las haría emigrar en busca de un ambiente más adecuado.

En fin, el calentamiento global puede afectarnos de muchas y muy diversas maneras, incluso en aspectos fundamentales de nuestra economía. De aquí la necesidad de intensificar los estudios científicos para saber cómo mitigarlo y cómo adaptarnos a las nuevas condiciones.

Comentarios: kixpachoch@yahoo.com.mx

Expresa tus ideas

Quieres tener tu propia personalidad?...
consigue tu gravatar!