¿Vida extraterrestre? Por mucho tiempo seguiremos solos en el Universo

0

La noticia de que el telescopio orbital Kepler ha descubierto un planeta extraterrestre, denominado 452b en el catálogo de los que ha detectado el aparato y que por sus dimensiones y ubicación respecto a la estrella a la cual orbita podría considerarse una especie de gemelo de la Tierra —y quizá contener agua, una atmósfera respirable y otras condiciones propicias para la vida tal como la conocemos— ha despertado ciertas especulaciones en el sentido de que estamos a punto de establecer contacto con una civilización extraterrestre.

Por Juan José Morales

Representación artística, bastante imaginativa por supuesto, de cómo podría ser la superficie del planeta 452b. El autor no se atrevió a incluir plantas y animales en la escena, pues si bien se supone que ahí existen agua y otras condiciones propicias para la vida, no hay ninguna certeza de que realmente la haya. Por eso resultan exageradas las afirmaciones de algunos en el sentido de que se ha descubierto un planeta habitado.

Representación artística, bastante imaginativa por supuesto, de cómo podría ser la superficie del planeta 452b. El autor no se atrevió a incluir plantas y animales en la escena, pues si bien se supone que ahí existen agua y otras condiciones propicias para la vida, no hay ninguna certeza de que realmente la haya. Por eso resultan exageradas las afirmaciones de algunos en el sentido de que se ha descubierto un planeta habitado.

Suena muy atractivo, pero resulta bastante exagerado. La realidad —aunque resulte muy decepcionante— es que ni existe certidumbre alguna de que 452b esté habitado por seres inteligentes, o al menos por plantas y animales de cualquier tipo, ni hay posibilidades de comunicarnos con otras civilizaciones en el futuro cercano.

Por principio de cuentas, aun cuando en 452b haya seres con igual o mayor grado de desarrollo tecnológico que nosotros, la única manera de comunicarnos con ellos sería a través de mensajes de radio o televisión. Como las ondas electromagnéticas viajan a la velocidad de la luz, y ese planeta se halla a 1,400 años-luz de distancia, ello implica que cualquier mensaje que les enviemos tardaría 14 siglos en ser recibido y —suponiendo que se le descifrara y respondiera de inmediato— la respuesta demoraría 2,800 años en llegarnos.
Por lo demás, estamos partiendo del supuesto de que en 452b hay seres con el mismo nivel de desarrollo científico y tecnológico que nosotros, y que usan los mismos medios de comunicación. Pero eso resulta extremadamente improbable. La Tierra tiene 4,500 millones de años de edad, y la evolución humana es cosa del último millón de años. Hace apenas poco más de un siglo —un pestañeo en términos de tiempo cósmico— no existía la radio, y por tanto era imposible enviar mensajes a otros planetas. Sería una coincidencia asombrosa, extraordinaria, que en algún lugar de la galaxia relativamente próximo a nosotros haya un grupo de seres que tengan exactamente el mismo nivel de desarrollo biológico, la misma tecnología y el mismo nivel de desarrollo científico que nosotros. De tener vecinos inteligentes, lo más probable es que se encuentren todavía bastante rezagados o ya muy avanzados, con una tecnología y una ciencia todavía desconocidas para los humanos. La comunicación con ellos, por lo tanto, resultaría prácticamente imposible.

En pocas palabras: aunque resulte frustrante reconocerlo, el hecho es que por mucho tiempo más, para la humanidad seguirá un sueño la comunicación con alguna inteligencia extraterrestre. Para fines prácticos, continuaremos solos, aislados, incomunicados en este rincón de la galaxia. Incluso si llegaran a detectarse señales procedentes de otros mundos, las inmensas distancias interestelares de cientos o miles de años-luz harán muy tardada y difícil cualquier conversación.

Comentarios: kixpachoch@yahoo.com.mx.

Expresa tus ideas

Quieres tener tu propia personalidad?...
consigue tu gravatar!