Gorditas: cuidado con la artritis

0

Como si no hubiera razones suficientes para evitar el sobrepeso y la obesidad —que en México han alcanzado ya proporciones epidémicas en los últimos 20 ó 25 años—, hay una más, que interesa especialmente a las mujeres: tener un peso por encima de lo normal incrementa las posibilidades de padecer artritis reumatoide, una enfermedad extremadamente molesta, dolorosa e incapacitante.

Por Juan José Morales

Gorditas

Cada kilo por encima del peso normal de una persona incrementa el riesgo de padecer artri-tis reumatoide, una enfermedad que afecta especialmente a las mujeres y que puede incapacitar casi por completo al paciente, además de ocasionarle severas molestias y dolores.

Este tipo de artritis —que es diferente a la osteoartritis o artritis degenerativa, que es la más común— produce una fuerte inflamación de las articulaciones, sobre todo en manos y pies, y llega a reducir considerablemente la capacidad de movimientos del paciente. Se presenta en general a partir de los 40 años y se estima que, en Latinoamérica, afecta a cerca del 3% de la población. Pero son las mujeres sus principales víctimas. Por cada paciente del sexo masculino, hay siete u ocho del sexo femenino. Al parecer, esa diferencia es consecuencia de factores hormonales.

La osteoartritis o artritis degenerativa, como decíamos, es principalmente una consecuencia del envejecimiento, que entre otras cosas va deteriorando las articulaciones con el paso del tiempo. Por lo general no es muy severa y se desarrolla lentamente. En cambio, la artritis reumatoide —cuyas causas no se conocen con precisión y puede presentarse a cualquier edad aunque, como decíamos, es más común de los 40 años en adelante — es lo que los médicos denominan una enfermedad autoinmune. Se debe a que el sistema de defensa del cuerpo no funciona bien y, por decir así, reacciona contra sí mismo. A menudo se desarrolla con rapidez, puede ocasionar severas deformaciones y fuertes dolores y a veces afecta los órganos y sistemas internos.

Pero por ahora lo que nos interesa no son tanto los síntomas o la causa de este padecimiento sino su relación con la obesidad. La Dra. Virginia Pascual Ramos, investigadora del Servicio de Inmunología y Reumatología del Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición Salvador Zubirán (INCMNSZ), destacó en una reciente reunión en la UNAM, que existe una relación entre obesidad y artritis reumatoide en cuanto a que entre las personas pasadas de peso es más frecuente ese padecimiento. Al parecer, tal conexión se debe a que el tejido adiposo —las “llantitas”, la grasa acumulada en el cuerpo— actúa como un órgano aberrante que propicia la inflamación de las articulaciones y una disminución en la efectividad del sistema inmune. Asimismo, desde hace tiempo se sabe que el tabaquismo parece incrementar la posibilidad de sufrir artritis. Y sobra decir que el sedentarismo y la falta de ejercicio afectan las articulaciones.

Por otro lado, para quienes padecen artritis —de cualquier tipo— el sobrepeso y la obesidad empeoran su condición, ya que las articulaciones se ven sometidas a mayor esfuerzo y por tanto los dolores resultan más acentuados.

De modo, pues, que si se quiere evitar esa temible enfermedad, una buena forma de lograrlo es mantenerse en los límites recomendados de peso y masa corporal y, desde luego, hacer ejercicio moderado.

Comentarios: kixpachoch@yahoo.com.mx

Expresa tus ideas

Quieres tener tu propia personalidad?...
consigue tu gravatar!