Al parecer, el calentamiento llegó para quedarse

0

De resultar correcto el pronóstico del Dr. Gregory Johnson, un renombrado oceanólogo norteamericano, nos espera un futuro más que sombrío como resultado del calentamiento global, particularmente de los océanos.

De acuerdo con el Dr. Johnson, quien es investigador de la Administración Nacional del Océano y la Atmósfera, una dependencia científica del gobierno de Estados Unidos, el aumento de temperatura de las aguas del océano como consecuencia del cambio climático es un proceso irreversible. Se ha sobrepasado el punto de no retorno y el calentamiento oceánico continuará aunque en este momento se logre detener por entero el aumento en la concentración en la atmósfera de los llamados gases de invernadero, como el dióxido de carbono y el dióxido de azufre, que al retener el calor solar como los vidrios de un invernadero, provocan el aumento en la temperatura media de la Tierra.

Por Juan José Morales

 El oso polar se ha convertido en la víctima emblemática del calentamiento global y el cambio climático, pero la realidad es que esos fenómenos afectarán directamente a cientos de millones de personas que habitan las regiones costeras e indirectamente —pero también en forma severa— a toda la humanidad.


El oso polar se ha convertido en la víctima emblemática del calentamiento global y el cambio climático, pero la realidad es que esos fenómenos afectarán directamente a cientos de millones de personas que habitan las regiones costeras e indirectamente —pero también en forma severa— a toda la humanidad.

Se ha llegado —dijo en una conferencia de prensa— a una situación en la que, debido al fuerte y constante aumento de temperatura habido durante el último siglo, el proceso de calentamiento del océano continuará por cientos o miles de años más. El Dr. Johnson funda sus predicciones en los datos contenidos en el informe anual 2014 sobre el estado del clima en nuestro planeta, que contiene la información sobre el particular recabada por 413 científicos de 58 naciones. De acuerdo con el informe, durante el año pasado hubo un calentamiento sin precedente tanto de la superficie de los mares como de la capa de agua situada inmediatamente debajo, sobre todo en el Océano Pacífico. Ese insólito aumento de temperatura está desde luego asociado al hecho de que 2014 fue el año más caluroso de que se tiene registro.

Ese anómalo calentamiento de las aguas oceánicas provocó desde luego su expansión, y en consecuencia una elevación del nivel del mar, que también superó las marcas precedentes. Se estima que el incremento fue de 3.2 milímetros.

A primera vista, 3.2 milímetros se antoja muy poca cosa, pero si a ello se suman los aumentos anteriores, más los que habrá en el futuro inmediato, las cosas comienzan a resultar realmente preocupantes.

Por principio de cuentas, una mayor temperatura de las aguas marinas implica cambios en el clima, pues no hay que olvidar que son las corrientes oceánicas las que transportan calor entre las diferentes regiones del planeta. Entre otras cosas, pueden esperarse intensas ondas cálidas, sequías y tormentas y huracanes de mayor violencia que lo normal.

Asimismo, la elevación del nivel del mar causará mayor erosión de la línea costera —lo cual representa una grave amenaza para los centros turísticos— y afectará a cientos de millones de personas que habitan pueblos y ciudades en las costas de todos los continentes. En el caso de la costa de la península de Yucatán y de la llanura costera del Golfo de México, cuya altitud es de apenas un metro, las poblaciones costeras se volverán prácticamente inhabitables. Y, desde luego, la reducción en la anchura de las playas y en algunos casos su total desaparición, asestará un golpe mortal a la industria turística.

Y si, como dicen algunos expertos, la gran proliferación de sargazo en toda la cuenca del Caribe, se debe al aumento de temperatura de las aguas marinas, la prolongación del calentamiento significaría que la invasión de esa vegetación flotante no será temporal sino permanente, y que las playas de Quintana Roo estarán todo el tiempo cubiertas por ella.

Ciertamente, no resulta muy agradable convertirse en una especie de profeta del desastre, pero tampoco se puede cerrar los ojos ante lo que está ocurriendo. El calentamiento global es un hecho, al parecer se prolongará por muchas generaciones más, y lo más sensato es tomar las medidas necesarias para adaptarse a sus efectos y mitigarlos en la medida de lo posible. No queda de otra.

Comentarios: kixpachoch@yahoo.com.mx

Expresa tus ideas

Quieres tener tu propia personalidad?...
consigue tu gravatar!