Un centro de capacitación náutica

0

Hay en el norte de Quintana Roo tres importantes áreas naturales protegidas: la reserva de Isla Contoy, el parque marino nacional Isla Mujeres-Cancún, y el parque marino Arrecifes de Puerto Morelos. Los tres reciben muchos miles de visitantes cada año. En los tres se realizan muchas y muy diversas actividades náuticas, desde simples paseos en embarcaciones, hasta inmersiones de buceo. Y a los prestadores de servicios que atienden a los visitantes, se les exige —muy atinadamente — que su personal esté debidamente capacitado para desempeñar sus funciones.

Por Juan José Morales

Según versiones cada vez más insistentes, el terreno que actualmente ocupa la secundaria técnica pesquera de Puerto Morelos será vendido —por supuesto a precio de ganga— al magnate Isaac Hamui, que ha sido ampliamente beneficiado por todos los gobernadores de Quintana Roo desde Mario Villanueva hasta el actual. Pero los padres de los alumnos se oponen a ese turbio negocio y exigen que se conserve la escuela en su actual ubicación y se reconstruyan sus deteriorados edificios.

Según versiones cada vez más insistentes, el terreno que actualmente ocupa la secundaria técnica pesquera de Puerto Morelos será vendido —por supuesto a precio de ganga— al magnate Isaac Hamui, que ha sido ampliamente beneficiado por todos los gobernadores de Quintana Roo desde Mario Villanueva hasta el actual. Pero los padres de los alumnos se oponen a ese turbio negocio y exigen que se conserve la escuela en su actual ubicación y se reconstruyan sus deteriorados edificios.

Sin embargo, se da la paradoja de que pese a esa exigencia legal, no existe en todo Quintana Roo un centro de capacitación en el cual pueda darse la preparación adecuada a los miles de personas que prestan servicios náuticos. Los cursos que deben tomar quienes se dedican a tales actividades se imparten en lugares improvisados y en condiciones que distan mucho de considerarse óptimas.

¿Por qué no, entonces, en vez de liquidar la secundaria técnica pesquera de Puerto Morelos como pretende el gobierno del estado, restaurarla, reequiparla y convertirla, además de centro de enseñanza en ese nivel, en centro de capacitación para actividades náuticas? En ese centro podrían, por ejemplo, impartirse cursos bien estructurados de navegación costera, deportes náuticos, buceo industrial y recreativo, manejo y reparación de motores, rescate en el mar, etcétera.

De este modo se cubriría una gran necesidad de los empresarios de la zona y se abrirían nuevas oportunidades de estudio a los propios egresados de la secundaria y a otros jóvenes que deseen prepararse para trabajos especializados en el ámbito marino. Ello sin contar con que, al contar con personal debidamente capacitado, con una sólida formación teórico-práctica, mejoraría sustancialmente la calidad de los servicios que se ofrecen a los visitantes, habría mayor seguridad para los mismos, se reduciría el número de accidentes en el mar, y en la publicidad turística podría destacarse que en el Caribe mexicano los servicios náuticos están a cargo de trabajadores altamente especializados.

Todavía hay más: una buena capacitación en materia de actividades náuticas permitiría proteger y conservar mejor los recursos naturales de los que depende la propia actividad turística, como los arrecifes coralinos, ya que se evitarían prácticas incorrectas o erróneas debidas a la inadecuada preparación del personal.

Quizá lo más importante de esta idea es que un centro de capacitación náutica ni siquiera significaría una erogación adicional para el gobierno de Quintana Roo. No habría que adquirir terreno para él, puesto que ya existe, y muy bien ubicado. Y el dinero que habría que invertir en la construcción de una nueva escuela para trasladar a los alumnos, sería suficiente para reconstruir los edificios de la secundaria técnica pesquera, que como decíamos el pasado lunes, están en ruinas porque el gobierno del estado los abandonó deliberadamente para justificar su cierre. Por otro lado, se podría obtener recursos de las diversas dependencias gubernamentales, como la Conanp, que destinan fondos económicos a programas de capacitación, y de los prestadores de servicios que invierten en la preparación de su personal. Incluso, se podría obtener fondos de organismos internacionales.

Las secundarias técnicas pesqueras —que fueron creadas por iniciativa del Dr. Jorge Carranza Frasser— fueron excelentes centros educativos en sus primeros tiempos y llenaron una función social muy importante que ahora puede y debe retomarse.

Comentarios: kixpachoch@yahoo.com.mx

Expresa tus ideas

Quieres tener tu propia personalidad?...
consigue tu gravatar!