Santo, el Enmascarado de Plata. Una mirada literaria.

0

Rodolfo Guzmán Huerta es el nombre de un luchador que llegó a los cuadriláteros mexicanos en 1934 y que peleó bajo diversos nombres al inicio de su carrera, como Hombre Rojo, Enmascarado, Murciélago II y Demonio Negro. Este dato no diría nada si no fuera por la leyenda que comenzó a escribirse el 26 de julio de 1942 en la Arena México.

Una máscara plateada daba la bienvenida a un nuevo participante de la lucha libre mexicana que vendría a cambiar los paradigmas de lo hasta entonces escrito en este ámbito. Hizo su llegada Santo, el Enmascarado de Plata. Desde entonces, su imagen sería imborrable no solo del deporte luchístico, sino que traspasaría esas fronteras y alcanzaría a convertirse en un ídolo del cine mexicano y de cierta literatura, escrita en aquellos años, con lo cual sentó las bases de un personaje emblemático de la cultura popular mexicana.

La influencia de este personaje ha sido importante para la literatura mexicana. Ríos de tinta han corrido en incontables páginas para dar cuenta de este suceso. Por ello, una mirada literaria caerá sobre este representativo luchador. Se trata de Santo, el Enmascarado de Plata, ciclo organizado por la Coordinación Nacional de Literatura del Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA), en colaboración con El Hijo del Santo.

A 31 años del fallecimiento del emblemático luchador y a 73 de su debut, se efectuarán cuatro sesiones entre marzo y abril, con motivo de revisitar a esta importante figura.

La primera contará con la participación de los escritores Carlos Antonio de la Sierra, Roberto López Moreno y Javier Perucho, bajo la moderación de Daniel Téllez. Se llevará a cabo el martes 10 de marzo a las 19:00 horas en el Centro de Creación Literaria Xavier Villaurrutia, ubicado en Avenida Nuevo León 91, colonia Hipódromo Condesa, Ciudad de México. La entrada será gratuita.

En la segunda sesión, que se realizará el 17 de marzo en el mismo lugar y el mismo horario, participarán Armando Oviedo, Enzia Verduchi y Felipe Vázquez, y en la tercera, León Plascencia Ñol, Jorge Luis Herrera y Sergio Valero. Ambas serán moderadas por Héctor Orestes Aguilar. El ciclo terminará el 14 de abril con la presencia de El Hijo del Santo y los escritores J.M. Servín y Daniel Téllez.

Si en los coliseos, donde concurrían centenares de personas para verlo pelear cada noche, se enfrentaba a temibles rivales de la lucha libre mexicana, con lo que se ganó el respeto y la admiración del público, en las aventuras cinematográficas venció a extraños seres que venían de ultratumba o de lejanas galaxias.

Zombis, momias y extraterrestres fueron sus principales adversarios. Y hasta Capulinas, no arañas mutantes, sino el mismísimo Gaspar Henaine, Capulina, como señala en un texto el escritor Bernardo Esquinca.

La literatura, notablemente, no tardó en adoptar a este héroe enmascarado. El dibujante José Guadalupe Cruz le dio forma bajo un personaje fantástico del cómic que se convirtió inmediatamente en un emblema de la literatura popular mexicana. Su incursión en el séptimo arte lo colocó en terrenos nunca pensados para un luchador, lo cual lo llevó a ser toda una referencia obligada que no escaparía de las plumas que quisieron consignar las aventuras del entonces nuevo héroe nacional.

Expresa tus ideas

Quieres tener tu propia personalidad?...
consigue tu gravatar!