Refaunación, una visión integral

0

Si la palabra refaunación le suena un poco rara, relaciónela con reforestación y seguramente comprenderá su significado. Se refiere a la repoblación de un sitio con la fauna silvestre que antes ahí existía pero se ha perdido, de igual manera que la reforestación consiste en restablecer la vegetación de un lugar que ha sido deforestado.

Por Juan José Morales

Una familia de saraguatos o monos aulladores de la especie Alouatta pigra en Campeche. No sólo la deforestación hace desaparecer las poblaciones de animales silvestres como estos, que juegan un papel crucial en la ecología de la selva. También la cacería furtiva, el comercio ilegal de ejemplares, la competencia de animales domésticos, la construcción de carreteras y vías férreas que fragmentan su hábitat, la urbanización y otros factores. Pero sea cual sea la causa de la pérdida de fauna, al escasear o faltar por completo se dificulta la reforestación.

La refaunación, sin embargo, es algo a lo cual usualmente no se presta mucha atención. Se piensa que con reponer los árboles eliminados es suficiente para restaurar un ecosistema. Pero no es así. Plantas y animales están interrelacionados. Como ya hemos señalado en algunas ocasiones, la pérdida de la vegetación silvestre conlleva la pérdida de especies de animales que dependen de ella. Y, a la inversa, la reforestación resulta incompleta o insuficiente si no va acompañada de la refaunación, puesto que así como los animales dependen de las plantas, éstas dependen de aquellos.

Así lo señala Luis M. García Feria, del Instituto Nacional de Ecología, quien señala que refaunar no consiste tan sólo en introducir una especie que haya sido eliminada de su hábitat natural histórico. Lo que se busca —subraya— es “recuperar la función ecológica de la especie en el ecosistema”. Y como ejemplo, bastante familiar para quienes vivimos en la península de Yucatán, pone el del mono aullador o saraguato. Este primate, del cual tenemos en la región dos especies, Alouatta palliata y Alouatta pigra, cumple una importantísima función en la conservación y regeneración de la selva, pues al defecar, distribuyen por todas partes las semillas de los frutos que comen. Así, a menudo las hacen llegar muy lejos del árbol de donde provienen. Gracias a ello, con ayuda de los saraguatos, pueden propagarse especies de árboles cuyas semillas tienen poca capacidad natural de dispersión.

De igual manera que los saraguatos —señala García Feria—, otras muchas especies de animales ayudan a mantener en buen estado selvas, bosques y otros ecosistemas de los cuales son parte integral, lo mismo aves que reptiles, mamíferos y desde luego los omnipresentes e incomprendidos murciélagos, que o bien son dispersores de semillas, o bien combaten insectos plaga o polinizan las plantas. Incluso los insectos y artrópodos en general, y hasta las bacterias son elementos necesarios en el entramado de los ecosistemas. De aquí, pues, la necesidad de planear su restauración desde un punto de vista integral, no sólo —como usualmente sucede— plantando árboles. Y para tener esa visión integral se requieren, naturalmente, estudios científicos que permitan conocer con el mayor detalle posible la relación entre las diversas especies de plantas y animales.

Comentarios: kixpachoch@yahoo.com.mx

Expresa tus ideas

Quieres tener tu propia personalidad?...
consigue tu gravatar!