La Familia Burrón, culminación de extensa obra de Gabriel Vargas

0

Borola, Regino, Macuca, Foforito, no fueron los únicos personajes creados por Gabriel Vargas. Ya dábamos cuenta de ello en la biografía del caricaturista publicada en SuperMexicanos hace ya más de 10 años, fruto del trabajo de nuestro fallecido amigo, el periodista Eduardo Estrada Mosqueda. Por estas fechas aparece un trabajo interesante sobre la obra de Vargas anterior a La Familia Burrón. A continuación la presentamos con un vínculo al trabajo completo de Agustín Sánchez González en Milenio.

Puede leer la Biografía de Gabriel Vargas tal como él mismo la contó a Eduardo Estrada aquí.

“Durante las seis décadas en las que apareció La Familia Burrón, la obra anterior de Gabriel Vargas fue olvidada; él mismo llegó a lamentar el desconocimiento de su trabajo previo a la vida de Doña Borola Tacuche y su parentela.

La razón fue que las aventuras de los Burrón se mantuvieron en el gusto de la sociedad mexicana. De hecho, la revista, que llegó a tirar 500 mil ejemplares, es la publicación más longeva del mundo: comenzó en 1948 y el último número, el 1616, apareció el 26 de agosto de 2009. Es, también, una expresión de culto a la que escritores como Alfonso Reyes, Sergio Pitol, Carlos Monsiváis, Juan Villoro y Hugo Gutiérrez Vega le han rendido pleitesía.

Pitol, Premio Cervantes de Literatura, se sentía orgulloso de la influencia del humorista gráfico: “Mi deuda con Gabriel Vargas es inmensa. Mi sentido de la parodia, los juegos con el absurdo me vienen de él y no de Gógol o Gombrowicz, como me encantaría presumir. ¿Quién es Gabriel Vargas?, preguntará alguno.

“Bueno, es un fabuloso cartonista, uno de cuyos cómics, quizás el más famoso, se llamó La Familia Burrón”.A Carlos Monsiváis le debemos, sin duda, haber colocado en la palestra un sinfín de temas de la cultura popular, uno de ellos la caricatura. (Por cierto, Monsiváis pudo aparecer en un número de la historieta, tras insistirle a Vargas para que lo dibujara).El poeta Hugo Gutiérrez Vega dedicó una excepcional “Oda a Borola Tacuche”.

Decenas de entrevistas y cientos de notas periodísticas conforman una vasta hemerografía pero, a pesar de todo, llama la atención los exiguos estudios en torno a Vargas (solo existe una tesis en la UNAM) y la escasa bibliografía sobre su vida y su obra. La caricatura en general no es algo que interese a la Academia, inmersa en la solemnidad y alejada, con mucho, de la cultura popular…”
Lea el texto completo en el sitio de Milenio

Expresa tus ideas

Quieres tener tu propia personalidad?...
consigue tu gravatar!