La sintergética y las manitas milagrosas #Charlatanería

0

Que haya quienes afirmen poder curar toda clase de enfermedades del cuerpo, la mente, el alma, el espíritu o la próstata mediante movimientos de las manos sobre el cuerpo del paciente —sin tocarlo siquiera— resulta muy explicable, pues charlatanes y timadores abundan en este mundo. Pero que haya quienes crean semejante patraña, también resulta muy explicable, pues crédulos e ingenuos son especies muy abundantes en este mundo.

Por Juan José Morales

Así como hay un lenguaje de manos para sordomudos, la sintergética afirma que “el movimiento y la disposición correlativa de los dedos de las manos se pueden vislumbrar como un lenguaje esencial para dialogar con los sistemas biológicos generando movimientos en el seno del campo de energía que interpenetra y rodea nuestro organismo”, y de este modo, con una especie de pases mágicos sobre el cuerpo, curar cualquier enfermedad.

Esto explica por qué hace poco comenzó a promoverse en Cancún una conferencia —que finalmente no llegó a impartirse— sobre un supuesto método curativo de ese carácter al que se ha dado el pomposo nombre de Sintergética, y que fue inventado por un cierto Jorge Carvajal, colombiano y médico de profesión… lo cual, por supuesto, no obsta para que sea un charlatán.

Esta seudoterapia se define a sí misma como “una forma de vincular nuestro campo emocional, nuestro campo mental, nuestros sueños, proyectos, esperanzas a todo aquello que llamamos nuestra Humanidad”.

En cuanto a las enfermedades, no se anda por las ramas con detalles tales como virus, bacterias, deficiencias nutricionales, factores genéticos o demás prosaicos factores a los que usualmente se atribuyen. “La enfermedad —según la sintergética— frecuentemente representa una pregunta que nos hace la vida: ¿Qué estamos haciendo con nuestro cuerpo, con nuestras emociones, con nuestros pensamientos?”

Y si por no saber qué hacer con sus emociones y sus pensamientos cae usted víctima de una neumonía, una cirrosis hepática, un cáncer pulmonar o el ébola, no se preocupe. “La enfermedad no es simplemente una catástrofe, también es una oportunidad”.

¿Oportunidad para qué? Imagino que para que un sintergetista le saque algún dinerillo vendiéndole la idea de que podrá curarle con las manos, en una especie de pases mágicos.

Sí, porque la sintergética también asegura que “todo ser humano posee a través de sus manos un potencial sanador que se puede despertar y desarrollar a través de un entrenamiento relativamente sencillo, en el que la práctica hace al maestro.” Así de simple. Olvídese de antibióticos, sulfas, vasodilatadores, analgésicos, antipiréticos, radioterapia o cualquiera de ese montón de cosas que han inventado los médicos para complicarle la vida a la gente. Con unos cuantos pases sintergéticos, cualquier enfermedad desaparecerá como por ensalmo.

¿Cómo puede lograrse semejante prodigio? “El mecanismo de acción de las manos puede ser mejor comprendido a la luz de una teoría de la conciencia, que involucra los elementos o movimientos descritos por las cosmovisiones de la Medicina tradicional china y el Ayurveda. Cada movimiento representa un elemento y cada uno de los elementos se puede integrar en la teoría sistémica que describe las propiedades del holón, asimilándolas a las propiedades de la conciencia. La integración de varios movimientos forma niveles de mayor densidad de información con un mayor potencial de interacción con el organismo. Los elementos y sus combinaciones, concebidos como movimientos de la conciencia, nos han permitido generar una explicación que da cuenta de los resultados clínicos obtenidos con el solo uso de las manos sin que medie, aparte de la propia conciencia, ningún instrumento terapéutico. El mismo terapeuta se convierte así en el mejor instrumento de la terapia, y uno mismo puede eventualmente llegar a ser el propio terapeuta”.

No es más que palabrería hueca, lo bastante embrollada para impresionar a los ingenuos. Y eso de los “resultados clínicos” es puro cuento. No existe un solo estudio científico, realizado conforme a los protocolos médicos, que demuestre que se puede curar algo con simples movimientos de manos. Aquí cabe subrayar que los charlatanes siempre recurren a testimonios de gente que dice haberse sentido mejor después de someterse a sus “tratamientos”. Pero una cosa es sentirse aliviado —lo cual es puramente subjetivo— y otra que desaparezcan una infección bacteriana o un tumor.

En fin, la sintergética no es más que otro de esos timos seudomédicos que surgen, florecen y prosperan alimentados por la ingenuidad humana.

Comentarios: kixpachoch@yahoo.com.mx

Expresa tus ideas

Quieres tener tu propia personalidad?...
consigue tu gravatar!