La deliciosa calaverita: #ParaLeer y compartir

0

Llegaron el 1 y 2 de noviembre. Son días para recordar a los difuntos y prestar nuestro respeto hacia ellos. Son días en que México se llena de tradiciones y celebraciones dignas de estar orgullosos. Tan es así, que el 7 de noviembre de 2003 el Día de Muertos en nuestro país fue declarado como Patrimonio Oral e Inmaterial de la Humanidad por la UNESCO. Los mexicanos vemos a la muerte como una celebración de vida, de una vida plena que vivió la persona que amamos y celebramos haberlo conocido.

Altares, visitas al panteón, ofrendas con platillos de temporada, flores de cempasúchil, mezcal, música, pan de muerto, calaveritas de dulce, calaveritas literarias, La Catrina son ejemplos de la gran variedad de tradiciones que convergen el día de los muertos.

El Día de Muertos en México se ha celebrado desde la época prehispánica. Se sabe que los mexicas, mayas, purépechas y totonacas celebraban la vida de sus ancestros. Con la llegada de los españoles a América, las tradiciones se fusionaron, pues los españoles tenían tradiciones cristianas, creando así lo que hoy conocemos como el Día de Muertos.

Una parte divertida e interesante de la tradición del Día de Muertos es la creación de las calaveritas literarias. Éstas son epitafios burlones de personas aún vivas donde la muerte (casi siempre es una dama) bromea con ellos, haciendo alusión sobre alguna características especial que tiene, ya sea un defecto o un aspecto de su personalidad. Las calaveritas están escritas en versos con rimas y tienen un toque sarcástico, irónico o simplemente burlón y divertido.

Las calaveritas surgieron desde la época virreinal a modo de burla de los epitafios que escribían losnobles y poderosos, los cuales eran largos y aburridos, pues enaltecían de forma ridícula a la persona fallecida. Las calaveritas casi siempre llevaban una crítica social o bien se burlaban de algún aspecto de la personalidad de un miembro del estado, lo que ocasionó que fueran censuradas. En 1840 por primera vez un periódico publicó la primera calaverita. En la segunda mitad del siglo XIX se volvieron muy populares entre la población, al grado de llevarlas no sólo al plano literario sino también al plano artístico. José Guadalupe Posada dio la famosa imagen de la Catrina o Muerte que hoy conocemos (sí, la Calaca vestida de forma elegante, siempre dispuesta a llevarte).

Hoy en día, las calaveritas no son exclusivas para personajes importantes dela política o del medio artístico. Son parte divertida de la celebración del Día de Muertos. Vale la pena leerlas mientras degustas otro Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad, ¡la comida Mexicana! Se antoja, ¿no? Puedes ordenarlo a través de SinDelantal.Mx. Estás a un click de distancia.
Y para que te sepa mejor tu molito poblano, te dejamos una calaverita. ¡Buen provecho!

SinDelantal.Mx y la Parca

Hambrienta la Parca estaba
Sin decidir qué comería,
“¿Dónde buscar?”, se preguntaba
A Internet se conectaría.

Pizza, sushi, pasta, hamburguesa;
SinDelantal.Mx todo ofrecía,
Tacos, carne, baguettes, helado de fresa;
La calaca no se decidía.

“Suena todo delicioso,”
Pensaba la Catrina,
“Mejor me como un bizcocho,”
Para no ir a la cantina.

Ante tanta indecisión,
La Calaca se enfadaba,
Me los llevo al panteón,
A gritos amenazaba.
Sin dudarlo dos veces,
SinDelantal.Mx le gustó,
En cuestión de unos meses,
Al inframundo se los llevó.

Expresa tus ideas

Quieres tener tu propia personalidad?...
consigue tu gravatar!