Autismo y falsas promesas de curación #Charlatanería

0

Del autismo —ese trastorno del desarrollo que aparece en los primeros tres años de la vida y afecta el desarrollo cerebral normal, particularmente de las habilidades para comunicarse y relacionarse con las demás personas— se desconocen las causas, aunque se han realizado y siguen realizando muchas investigaciones para tratar de conocerlas. Pero lo que sí se sabe con certeza es que hasta ahora no existe cura para él.

Por desgracia, sin embargo, muchos padres de niños autistas ignoran esto último, y ello hace que fácilmente caigan en las redes de charlatanes o médicos inescrupulosos que ofrecen falsas curas o tratamientos que aún no han sido debidamente probados pero que presentan como verdaderas panaceas.

Por Juan José Morales

A los padres de niños autistas se les recomienda ser especialmente cautelosos y recurrir a instituciones médicas prestigiadas en busca de información y orientación, pero sobre todo no prestar oídos a personas sin escrúpulos que ofrecen tratamientos casi mágicos para “curar” ese trastorno en unas semanas o meses.

A esto se refiere un artículo recientemente publicado en la Revista Mexicana de Neurociencias, en el cual se advierte especialmente sobre ciertos métodos que ofrecen curar o mejorar la condición de niños autistas a través de técnicas para mejorar su capacidad auditiva. Tales procedimientos, dicen los autores del artículo, no han sido probados científicamente.

Uno de ellos se conoce como Método Berard o Entrenamiento de Integración Auditiva. Fue creado hace unos 50 años por el médico francés Guy Berard y se funda en la hipótesis de que los niños autistas tienen defectos en la percepción auditiva que distorsionan los sonidos que oyen, sufren de una audición extremadamente sensible o tienen patrones dispares de sensibilidad auditiva, que aunque estén dentro del rango de la audición normal son molestos. Todo ello, supuestamente, es la causa de su mal, y basta corregir ese defecto de la audición para que el niño recobre la normalidad en el funcionamiento cerebral.

El tratamiento consiste en hacer que el paciente escuche música especialmente seleccionada, a través de un aditamento denominado Audiokinetron, que está programado para amplificar ciertas frecuencias del espectro sonoro y filtrar otras. Esto se hace en dos sesiones diarias de media hora durante diez días y según el inventor del método, tiene como resultado que la corteza cerebral se reorganice.

Pero —dice el artículo de la Revista Mexicana de Neurociencias—, la Academia Americana de Pediatría ha declarado que la información disponible en este momento no respalda las promesas de quienes proponen este método como un tratamiento eficaz para el autismo.

Y es que no existen estudios científicos que lo respalden, excepto uno que comprendió a 80 niños autistas. Fueron divididos en dos grupos, de los cuales uno escuchó música seleccionada y filtrada conforme al método Berard, con el equipo recomendado, en tanto que el otro grupo simplemente escuchó música en forma normal, sin aditamentos ni adecuaciones especiales. Al final del estudio, ambos grupos presentaron mejorías significativas en su comportamiento y en su capacidad de comunicación verbal y relación. De tal resultado, lo que puede concluirse es que escuchar música pudiera tener algún efecto positivo sobre un niño autista, pero no el método por sí mismo.

Un método parecido es el llamado Entrenamiento Escucha, ideado por otro médico francés, Alfred A. Tomatis. Su hipótesis es que algunos niños tienen problemas para escuchar ciertas frecuencias del espectro sonoro y eso les impide percibir, comprender o interpretar adecuadamente lo que oyen. Esto afecta el desarrollo del lenguaje y por tanto su relación con el mundo que los rodea.

Los proponentes del método Escucha ofrecen corregir el problema de manera parecida al Método Berard, haciendo al niño escuchar música en ciertas condiciones. Pero —subraya el artículo de la revista— no hay ninguna investigación científica que respalde este procedimiento, sobre el cual “la propaganda está llena de ofrecimientos de éxito, haciendo que los padres prácticamente se sientan culpables si su hijo no se aprovecha de este tratamiento”.

Esta es, pues la realidad sobre los llamados métodos auditivos para curar o aliviar el autismo.

Comentarios: kixpachoch@yahoo.com.mx

Expresa tus ideas

Quieres tener tu propia personalidad?...
consigue tu gravatar!