La singular araña vegetariana del Mayab

0

Al revisar mis archivos, me topé con algo que escribí hace algún tiempo pero que creo puede resultar de interés para quienes acostum-bran leer esta columna: en la península de Yucatán tenemos una araña muy singular, que a diferencia de prácticamente todas las demás, no es carnívora sino vegetariana.

Se trata de una pequeña araña saltarina, de no más de cinco centímetros de largo, científicamente denominada Bagheera kiplingi. Según investigaciones realizadas en Quintana Roo por el Dr. Christopher J. Meehan, de la Universidad Villanova, de Estados Unidos, su alimento básico lo obtiene del subinché o cornezuelo, un arbolillo muy abundante en la península clasificado como Vachellia cornigera (antes Acacia cornigera), que también posee duras y resistentes espinas y alberga colonias de feroces hormigas que protegen a la planta de animales que intenten devorarla.

Por Juan José Morales

Esta es la araña vegetariana del Mayab. Pertenece al grupo de las arañas saltarinas, que no tejen telas sino que atrapan sus presas mediante la emboscada y la persecución. En la boca lleva uno de los llamados cuerpos beltianos, secreciones ricas en proteínas que la planta en que habita posee en las hojas y le sirven de alimento.

Como es sabido, la casi totalidad de las 40 mil especies de arañas identificadas hasta la fecha en todo el mundo se alimentan con insectos y otros pequeños animales, a los cuales inmovilizan o matan con su veneno, que también contribuye a ablandarlos para que la araña los absorba como si fuera un licuado. Una araña vegetariana como esta, es realmente excepcional, y resulta así uno de los más curiosos miembros de la fauna del Mayab. Pero no es exclusiva de estas tierras peninsulares. Se le ha encontrado también en Centroamérica.

La ventaja que su dieta vegetariana le proporciona a la Bagheera kiplingi es que, en vez de tener que pasar el tiempo al acecho de posibles presas para aproximárseles y caer sobre ellas por sorpresa —con el riesgo de fallar en el intento y quedarse con hambre— es que tiene abundante alimento a su disposición. El subinché se encarga de producirlo y ponerlo a su disposición.

Aquí cabe precisar que la araña no se alimenta directamente con la planta, sino con sus secreciones azucaradas. En la base de las hojas se encuentran unas glándulas denominadas nectarios extraflorales que, como su nombre indican, segregan néctar, rico en azúcares. Y en los extremos de las hojas nuevas se desarrollan unas estructuras llamadas cuerpos de Beltian o cuerpos beltianos que producen grasas, vitaminas y proteínas. De ambos se alimenta la araña.

Pero no se crea que la suya es una tranquila e idílica vida en una especie de paraíso terrenal donde no tiene más que tomar el alimento que la madre naturaleza pone a su disposición. Debe compartir el territorio con las agresivas hormigas del género Pseudomirmex guardianas del subinché, cuyas colonias de hasta 15 mil individuos también se alimentan con las secreciones de los nectarios y los cuerpos beltianos y a cambio de ello patrullan sin cesar la planta para exterminar a todo animalillo que encuentren, atacar a cualquier herbívoro que intente mordisquear las hojas, o destruir cualquier planta trepadora o parásita que crezca sobre el subinché.

La araña, por tanto, tiene que mantenerse todo el tiempo alerta para evitar ser atacada y muerta por las hormigas. A ello le ayuda la aguda visión que le proporcionan sus múltiples ojos y que normalmente sirven a las arañas saltarinas para descubrir oportunamente a sus presas pero en este caso le permiten ver a las guardianas antes de que se le aproximen demasiado y así poder escapar a tiempo.

Esta es, pues, la araña vegetariana del Mayab.

Comentarios: kixpachoch@yahoo.com.mx

Expresa tus ideas

Quieres tener tu propia personalidad?...
consigue tu gravatar!