Madre Coraje, de Brecht, en C.U. #VamosAlTeatro

0

Durante la Revolución, Madre Coraje sobrevive y mantiene a sus tres hijos comprando y vendiendo mercancías, aprovechándose de la escasez que genera la guerra. Pero Madre Coraje pierde a sus hijos entre batallas y transacciones, quedándose sola. ¿Qué le queda a Madre Coraje ya que mueren sus hijos? No te pierdas esta interesante obra de teatro “Madre Coraje y sus Hijos” que inicia temporada dirigida por Iona Weissberg y Aline de la Cruz.

Tenemos 10 pases dobles para la función del sábado 6 de septiembre a las 19:00 hrs.  teatro Juan Ruiz Alarcón del Centro Cultural Universitario ubicado en Insurgentes Sur 3000, en el Centro Cultural Universitario, Ciudad Universitaria, Coyoacán.

Habiendo huido de la Alemania nazi en 1933, Brecht escribió la obra en cinco semanas durante su exilio en la isla de Lindingo en Suecia en 1939, previo a su escape a Finlandia y Estados Unidos via Rusia. Estrenada en Zurich en 1941, Brecht la revisó, produjo y dirigió en 1949 para el Berliner Ensemble.

El personaje central está extraído de una novela picaresca de H. J. Ch. von Grimmelshausen, del siglo XVII: La pícara Coraje (Die Landstörzerin Courasche). El drama se sitúa durante la Guerra de los treinta años donde Madre Coraje es una astuta vendedora ambulante que para sobrevivir sortea hábilmente las diferencias entre católicos y protestantes siguiendo con su carromato al ejército sueco, sacando partido de la guerra y del dolor humano. Obtiene beneficios pero el precio que ha de pagar son sus tres hijos: Eilif, Schweizerkas y Catalina.

Es un profundo alegato antibélico, donde Anna Fierling (“Madre coraje”) -mítica figura del costo de la guerra- termina sola en su desvencijado carromato y constituye una de las nueve piezas teatrales con las que Brecht trató de contrarrestar la ascensión del fascismo y una directa alusión a la invasión de Polonia por Hitler en 1939.

Alegoría del costo de la Segunda Guerra Mundial en Alemania, Madre Coraje canta:

“No dejaré que me hablen mal de la guerra.

Dicen que destruye a los débiles,

pero ésos revientan también en la paz.

Lo único que pasa es que la guerra alimenta mejor a sus hijos”.

 

 

 

 

 

Expresa tus ideas

Quieres tener tu propia personalidad?...
consigue tu gravatar!