El viejo timo de la detoxificación iónica #Charlatanería

0

Escribimos sobre este asunto hace ya más de cinco años y medio. Hoy volveremos sobre el tema a petición de una lectora a la cual se le recomendó someterse a un tratamiento de ese tipo para aliviarse de ciertos problemas de salud.

Hablamos de los procedimientos llamados de desintoxicación iónica o celular, de los cuales se dice que sirven para eliminar cualquier mortífera toxina acumulada en el organismo. En realidad, aunque se les presenta envueltos en un lenguaje salpicado de términos científicos no son más que timos que ya tomaron carta de naturalización y con los cuales se sigue atrapando incautos. Lo mismo se venden por la Internet aparatos para practicarla en casa, que se ofrecen en SPAs, centros naturistas, holísticos o de las llamadas terapias alternativas.

Esta es una de las tinas usadas para la llamada detoxificación iónica o celular, de la cual se asegura que permite expulsar a través de los poros de las plantas de los pies toda clase de toxinas, inclusive alcohol, tabaco y drogas diversas. Si alguien lo cree y piensa que con uno de estos aparatos podrá burlar las pruebas de antidoping, se llevará un chasco.

Son en general bastante parecidos, y básicamente todos consisten en lo mismo: se mantienen remojados los pies por media hora o poco más en una tina con agua mientras por ella circula una corriente eléctrica de bajo voltaje producida por el aparato. La corriente —dice la publicidad— “genera iones positivos y negativos que establecen una frecuencia resonante a través del cuerpo y estimulan las células, restableciendo la energía celular, permitiendo al organismo funcionar eficientemente y liberando las toxinas que se hubieran acumulado y que entorpecen las funciones orgánicas normales”.

Y para que nadie dude de que las temibles sustancias están siendo eliminadas “a través de los dos mil poros de las plantas de los pies”, a medida que pasan los minutos, el agua va cambiando de color, volviéndose gradualmente amarillenta, anaranjada, rojiza, café y negruzca. Tales cambios de coloración se deben, supuestamente, a que están siendo expulsadas toxinas de diversa composición química provenientes de diferentes órganos y partes del cuerpo. Y tras una buena sesión de detoxificación, el hígado y los riñones quedan como nuevos, las molestias y dolores de la artritis desaparecen, la piel recupera su lozanía, cualquier alergia desaparece, los problemas digestivos se esfuman como por ensalmo, la circulación sanguínea mejora, el sistema respiratorio se fortalece, el paciente recobra la vitalidad y la energía perdidas, se detiene o retarda el proceso de envejecimiento, el sistema inmunológico se vuelve tan sólido y resistente a las enfermedades como un inexpugnable castillo medieval, y el paciente se siente feliz y relajado.

Sobra decir que todo esto no pasa de ser un engaño. A través de los poros no se puede eliminar toxinas de ningún tipo. Ese proceso ocurre mediante la acción combinada del hígado y los riñones. En el primero, se modifica la estructura química de sustancias como el alcohol o cualquier otra que resulte nociva para el organismo, y posteriormente los riñones se encargan de filtrarlas para separarlas de la sangre y trasladarlas a la orina, mediante la cual finalmente se eliminan.

¿A qué se debe entonces —se preguntarán algunos— el cambio de color del agua? Simplemente a hierro que se desprende de los electrodos del aparato, o de ciertas sales que en algunos de esos trebejos deben añadirse al agua “para estimular la ionización”.

De modo, pues, amiga lectora, que no debe dejarse engañar con este truco. Quienes le ofrecen sacarle las toxinas del cuerpo con semejante procedimiento, lo único que le sacarán será dinero.

Aprovecho la oportunidad para invitar a todos mis amigos de Cancún y Puerto a las conferencias que habrá este fin de semana en el planetario Ka’ Yok’: el sábado 26 a las 19 horas el físico Tulio Arroyo Marroquín hablará sobre energías renovables, y el domingo 27 a las 12.30, el capitán piloto aviador e instructor aeroespacial Roberto Gómez Silva, sobre turismo espacial. Ambas charlas, que he ayudado a coordinar, serán muy interesantes.

Comentarios: kixpachoch@yahoo.com.mx

Expresa tus ideas

Quieres tener tu propia personalidad?...
consigue tu gravatar!