Las tortugas marinas y el calentamiento global

0

Hace poco más de un año comentamos una investigación realizada en Estados Unidos, según la cual el calentamiento global está afectando las poblaciones de reptiles en una forma insospechada: haciendo que nazcan más hembras que machos. Ello se debe a que el sexo de las crías depende de la temperatura a la cual se incuban los huevos. Por tanto, al ser más cálido el ambiente, nace mayor proporción de hembras.

Por Juan José Morales

Aquella investigación se refería a tortugas de agua dulce, pero ahora llegan noticias de otro estudio similar, sobre tortugas marinas, que igualmente plantea la posibilidad de que, si la temperatura media en las regiones tropicales se eleva demasiado, se llegue a una situación en la que únicamente nazcan hembras. El resultado sería la extinción de esas especies al no haber machos para fecundarlas, y en consecuencia sus huevos serían estériles.

Tortuguillas recién nacidas dirigiéndose al mar, donde pasarán el resto de su vida. Únicamente las hembras, ya adultas, saldrán por unas horas unas cuantas veces para depositar sus huevos en la arena, donde se incuban naturalmente con el calor solar. La proporción de machos y hembras en cada nidada depende de la temperatura de la arena.

El estudio, publicado en la revista científica Nature Climate Change, fue realizado en las islas de Cabo Verde, en el Atlántico, un importante sitio de anidación de la tortuga blanca Chelonia mydas —a menudo erróneamente llamada tortuga verde por traducción de su nombre común en inglés—, una especie más o menos abundante en aguas de la península de Yucatán.

Para comprender mejor los resultados de esta investigación, debe recordarse que, según han determinado los biólogos, el nivel térmico óptimo para la reproducción de esta y otras especies de tortugas marinas, es 29 grados. A esa temperatura nace en promedio un 50% de machos y otro tanto de hembras. Pero a medida que es mayor, va aumentando la proporción de hembras. Y basta un aumento de apenas dos grados para que se produzcan casi únicamente hembras.

En Cabo Verde, el Prof. Graeme Hays y sus colaboradores de la universidad británica Deakin registraron los porcentajes de machos y hembras de las nidadas de tortuga blanca depositadas en playas con arena de diferente color. Encontraron que en aquellas en que la arena era blanca o clara y por tanto más fresca ya que reflejaba la luz solar, nacía un 70.1% de hembras. En cambio, en aquellas con arena muy oscura y por tanto más caliente —porque absorbe los rayos solares—, la proporción de hembras supera el 93%. Y esto ocurre con sólo una diferencia de temperatura de sólo dos o tres grados entre la arena blanca y la oscura.

Según las previsiones de los geofísicos, dentro de cien años la temperatura media de la Tierra será cuatro grados mayor que en la actualidad. O sea, que habrá aumentado lo suficiente como para que dejen de nacer tortugas macho y las poblaciones de estos animales terminen estando constituidas únicamente por hembras, con las consecuencias arriba señaladas.

Inicialmente —precisa el Prof. Hays— no habrá problemas. De hecho, en los próximos 20 ó 30 años, el calentamiento resultará favorable para las tortugas ya que hará que aumente el número de hembras y por tanto haya más crías, con lo que las poblaciones crecerán. Pero después, aunque haya muchas hembras, escasearán los machos para fecundarlas, y a la postre, dentro de un siglo, habrá tan pocos que las poblaciones de tortugas ya no resultarán viables.

Existe, sin embargo, la posibilidad de que —como el proceso ocurrirá en un lapso relativamente largo— las tortugas se adapten evolutivamente a las nuevas condiciones y los huevos puedan soportar temperaturas más elevadas sin que se altere la proporción de machos y hembras. Pero eso está todavía por verse.

Comentarios: kixpachoch@yahoo.com.mx

Expresa tus ideas

Quieres tener tu propia personalidad?...
consigue tu gravatar!