El retorno de la planta dizque asesina

0

La Internet se ha convertido en una especie de perpetuum mobile o máquina de movimiento perpetuo. Una vez que algo empieza a circular por ella, sigue haciéndolo por los siglos de los siglos, sin que nadie pueda detenerlo aunque carezca de veracidad.

Así, una vez más ha llegado a mi buzón una escalofriante advertencia que recibí hace más de cuatro años, con la urgente petición de reproducirla y difundirla entre todos mis parientes y amigos para salvarlos de la muerte: que cuanto antes se deshagan de cierta planta de ornato llamada dieffenbachia que muchos tenemos en nuestras casas pero —al decir del aterrador mensaje— posee uno de los venenos y tóxicos más poderosos de la naturaleza, capaz de causar asfixia en menos de veinte minutos a una persona adulta y matar a un bebé en menos de diez segundos, tan sólo con masticar una de sus hojas.

Por Juan José Morales

Esta es una de las 30 especies del género Dieffenbachia, a las que un espeluznante mensaje de Internet describe como mortíferas plantas capaces de segar en minutos la vida de un ser humano. Se les reconoce por sus grandes hojas verdes con manchas blancas y son ampliamente utilizadas con fines de ornato en interiores. Ciertamente, su savia es cáustica —igual que la de la chaya, el chechem negro y otras plantas— pero basta manejarla con precaución para evitar sus efectos.

Y para que el asunto sea tomado con toda la seriedad que merece, el mensaje transcribe lo que podría parecer una cita textual de Wikipedia, la popular enciclopedia en línea: “Precaución: la savia de esta planta es venenosa. Evitar contacto con mucosas y conjuntiva de los ojos. Alejar del alcance de los niños.” Sólo que Wikipedia no dice tal cosa. Ni describe a la dieffenbachia con tintes apocalípticos. Lo que en realidad dice es algo muy diferente.

“Las células de la planta de Dieffenbachia —señala la enciclopedia— contienen cristales aciculares de oxalato del calcio llamados rafidios. Si se mastica una hoja, estos cristales pueden causar una leve sensación de ardor y un eritema temporales. Se cree que otras enzimas de la planta acrecientan la potencia de los cristales. Se han reportado casos raros de edema de los tejidos expuestos a la planta. El masticado e ingestión provoca generalmente solo molestias muy leves. En mascotas y niños, el contacto con la dieffenbachia (generalmente al haber sido masticada) puede causar una serie de síntomas molestos, incluyendo leve irritación de garganta, babeo leve, e inflamación localizada. Sin embargo, estos efectos son raramente de vida o muerte. En la mayoría de los casos, los síntomas son moderados, y pueden tratarse con éxito utilizando analgésicos, antihistamínicos, o carbón activado.” Y añade que “en un estudio en retrospectiva de 188 pacientes documentados por exposición al oxalato de diversas plantas, todos los casos fueron leves y se resolvieron con poco o ningún tratamiento”.

Nada, pues de bebés muertos al instante ni adultos con sólo veinte minutos de vida por haber mordido una hoja de esta planta asesina.

Como decía, hace más de cuatro años recibí exactamente el mismo mensaje, y escribí sobre el particular que si bien la savia o látex de la dieffenbachia contiene compuestos tóxicos e irritantes —al igual que la de la chaya, el chechem negro y otras muchas plantas—, sólo resulta realmente peligrosa si se ingiere, cosa que nadie hace puesto que se usa con fines de ornato. Tenerla en casa no implica mayor peligro.

De modo, pues, que si le llega una advertencia de este tipo sobre la urgencia de deshacerse de esa planta asesina que acecha a sus inocentes hijos desde algún rincón de su hogar, lista para causarles una muerte fulminante en menos de diez segundos, no se preocupe. Es otro de esos mitos de Internet. Si fuera tan mortífera como se asegura —comentábamos hace cuatro años— clínicas, hospitales y cementerios estarían abarrotados con sus víctimas.

Comentarios: kixpachoch@yahoo.com.mx

Expresa tus ideas

Quieres tener tu propia personalidad?...
consigue tu gravatar!