Siqueiros, pasión hasta el último instante

0

El 6 de enero se conmemoraron 40 años de la muerte de David Alfaro Siqueiros. Rafael Tovar y de Teresa, presidente de Conaculta, encabezó la ceremonia en la Rotonda de las Personas Ilustres. Se anunció para abril en la Sala de Arte Público Siqueiros la muestra Siqueiros y las tecnologías. En julio, Bandera negra, en el Centro Cultural La Tallera (en Morelos). Habrá una tercera exposición, de fotografías inéditas, en Baja California.

Por Guillermo Velasco Tapia

El Guardián de la Paz

Leticia Sánchez Medel nos cuenta en Milenio.com (15 de enero ) cómo la casa Christie’s logró que una de las pinturas de Siqueiros (no precisa cuál) triplicara su precio de salida. La Casa Morton, el 17 de mayo de 2013, vendió El Guardián de la Paz (1968) en $292,852.00 dólares. Y el 23 de enero de 2014 ofertó con éxito dos litografías que ilustraron el Canto General de Neruda en $15,000.00 pesos cada una.

El artista fue recordado en Argentina por el MAC (Muralismo Argentino Contemporáneo) y en Venezuela por el canal virtual TeleSur que presentó un video que enlaza colectivos de Argentina, Chile, Venezuela y México.

Su nombre real fue José de Jesús Alfaro Siqueiros. Nació en Santa Rosalía (Ciudad Camargo) Chihuahua, el 29 de diciembre de 1896. A los 11 años hizo una reproducción de la Virgen de la silla (Rafael Sanzio). A los 15 participó en una huelga estudiantil y a los 18 se alistó en el Ejército Constitucionalista de Carranza para participar en la Revolución. Luego viajó a España como primer capitán acompañado por su esposa Graciela Amador, pero pronto fue deportado por pronunciar un discurso incendiario.

En Francia conoció a Diego Rivera y en Italia los frescos del Renacimiento. Se interesó en la propuesta teórica del movimiento futurista y el concepto de dinamismo y simultaneidad que propone plasmar el movimiento. Escribe sus primeros manifiestos. En México, Vasconcelos crea el Nacionalismo Cultural. El edificio de San Ildefonso se convierte en un laboratorio plástico. Con el cambio de sexenio los artistas son echados de los edificios públicos. Siqueiros edita El Machete, y escribe:

“A nadie puede ocultarse la fuerza de la gráfica satírica o simplemente de la plástica, como arma social. Los miembros del Sindicato de Pintores y Escultores que hemos sido arrojados… …colaboraremos en “El Machete”. Cambiaremos los muros de los edificios públicos por las columnas de este periódico revolucionario”.

Como líder sindical, viajó a Moscú, Montevideo, Buenos Aires y Nueva York. Conoce a Blanca Luz Brum, con la que se relaciona sentimentalmente. Al exhortar a la lucha armada en un congreso, es expulsado de Argentina. En 1930 fue encarcelado por un atentado contra el presidente Pascual Ortiz Rubio. En menos de un año pintó más de cien lienzos. En el Casino Español de la Ciudad de México se celebra su exposición individual. Críticos e intelectuales le prodigan elogios. Violando el arraigo judicial Siqueiros se presenta a la clausura. El gobierno le propone regresar a la cárcel o abandonar el país.

En los Ángeles fue profesor de la Chouinard School of Art. Pintó dos murales que por su tema subversivo fueron borrados. Siqueiros desarrolló la perspectiva poliangular y usó materiales industriales, como la pistola de aire, el proyector eléctrico y la pintura automotriz. También fue deportado de Estados Unidos. En Montevideo descubre la piroxilina. En Buenos Aires pronuncia una conferencia y nuevamente es deportado, por participar en un mitin obrero. Blanca Luz Brum lo abandona.

Se enamoró luego de María Asúnsolo y le pintó 2 retratos. En 1936 regresó a Nueva York, donde crea el Siqueiros experimental workshop. Jackson Pollock (creador del action painting) fue su alumno. Siqueiros desarrolla entonces su teoría del accidente controlado.

También tomó parte en la Guerra Civil Española y por su valor y disciplina fue ascendido a teniente coronel. Entra a Italia de manera temeraria y obtiene una revista que demuestra el apoyo militar de Mussolini a Franco. En México es bautizado como El Coronelazo. En el edificio del Sindicato Mexicano de Electricistas pintó un mural llamado Retrato de la Burguesía.

Siqueiros es el autor intelectual y material del atentado contra León Trotsky perpetrado el 24 de mayo de 1940. No se sabe si tuvo algo que ver en el segundo asalto, donde murió el líder soviético, pero el pintor fue encarcelado por el primer ataque y por el asesinato del jefe de la guardia trotskysta. A los seis meses salió bajo fianza y el entonces Presidente Ávila Camacho lo hace exiliarse. Pablo Neruda lo ayuda a obtener visa para Chile. Ahí pinta un mural llamado Muerte al invasor.

A causa de la Segunda Guerra Mundial, Siqueiros escribe En la guerra arte de guerra, donde dice: “…el arte puede ser transformado en un arma tan poderosa y efectiva como las armas físicas…”. En Cuba, en 1943, pintó tres murales. Orson Welles, al ver Cuauhtémoc contra el mito, comentó: “desde Miguel Ángel, ningún pintor había pintado con tal arrojo dentro del espacio arquitectónico”.

En 1945 realizó su autoretrato El Coronelazo y los murales de Bellas Artes. La modelo es su nueva esposa, Angélica Arenal. Escribe ensayos sobre el arte contemporáneo (Dr. Atl, Rivera, Orozco) bajo el título No hay más ruta que la nuestra.

En la exaduana de Sto. Domingo Siqueiros pintó Patricios y Patricidas. En el exconvento de la Concepción (San Miguel de Allende) convirtió una obra en un curso práctico y escribió Cómo se pinta un mural. En 1950 México es invitado por primera vez a la Bienal de Venecia. Participan también Rivera, Orozco y Tamayo. Siqueiros gana el segundo lugar. Presentó los lienzos Madre Campesina, Etnografía, Eco del llanto, El sollozo, Nuestra imagen actual, El diablo en la iglesia, entre otros.

Siqueiros pintó murales en el Instituto Politécnico Nacional, en una fabrica automotriz a la intemperie, en el Hospital de la Raza, en Ciudad Univertitaria… Viaja por Moscú, China, Egipto y la India. Prosigue su trabajo en el Centro Médico, en el Castillo de Chapultepec.

En 1957 publica el artículo Si yo fuera presidente, donde propone: “Garantizar el sufragio efectivo, combatir el acaparamiento de la plutocracia, denunciar a los políticos corruptos, acabar con el sistema del tapadismo mediante el cual el presidente nombra a su sucesor, crear un congreso realmente representativo del pueblo”.

Siqueiros es demandado por el resultado del mural del teatro Jorge Negrete. En 1960 en Venezuela, llama al Presidente  Adolfo López Mateos “campeón de los demagogos contrarevolucionarios”. Meses después es encarcelado por disolución social, posesión ilegal de arma de fuego, resistencia a la autoridad y propaganda antigubernamental. En Francia Picasso organizó un comité en su defensa y doscientos artistas marcharon frente a las Naciones Unidas en Nueva York condenando su prisión.

Luego de cuatro años fue liberado y más de quinientas personas lo recibieron a la salida del tenebroso penal de Lecumberri. En prisión había pintado una escenografía para teatro y 204 obras de caballete. Dos años después el Presidente Gustavo Díaz Ordaz asiste a la inauguración de la obra Del Porfirismo a la Revolución y le entrega el Premio Nacional de Arte. En 1967 el gobierno soviético le otorga el Premio Lenin de la Paz.

Su proyecto más ambicioso es el Polyforum Cultural Siqueiros, que incluye el mural La marcha de la Humanidad. A sus setenta años trepaba a los andamios para supervisar los trabajos en el techo del edificio.

En el DVD de Conaculta Siqueiros. Pasión color de furia, escrito y dirigido por Héctor Tajonar, se describe al artista como “un innovador de la técnica, versátil y polémico, un artista con corazón de guerrero cuya vida fue una lucha llena de excesos y exabruptos. Talento creador y revolucionario. Es el artista de mayor fuerza expresiva del siglo XX no sólo en México, sino del mundo entero”.
Algunos de los murales de Siqueiros que pueden visitarse hoy en día son los del Polyforum Cultural Siqueiros, el del Castillo de Chapultepec, los de la Ciudad Universitaria y los del Palacio de Bellas Artes. Su obra de caballete está en la Sala de Arte Público Siqueiros y en el Museo de Arte Moderno.

Cuenta la leyenda que al morir David Alfaro Siqueiros dijo: Ahora que empezaba a pintar.

Expresa tus ideas

Quieres tener tu propia personalidad?...
consigue tu gravatar!