Timan a adolescentes en concierto de Justin Bieber

0

Como muchas otras niñas y adolescentes, mis hijas compraron desde principios de julio los boletos para el segundo concierto de Justin Bieber en el Foro Sol, que se llevó a cabo el pasado 19 de noviembre. Sus ahorros de todo el año fueron completados por una tía para asegurar su lugar en la zona Platino, donde son numerados. No había que llegar con mucho tiempo de anticipación por la garantía preferencial de dichos boletos adquiridos en lugares oficiales y de prestigio, como Mixup y Ticket Master.

Por Arturo Sandoval

La cita era a las 8:30 de la noche. Llegaron a las ocho y se encontraron con dos barreras que funcionaban como filtros. Los papás o acompañantes sin boleto sólo podían llegar hasta la primera para dejar a sus niñas (sí, casi todos los asistentes eran del género femenino).
En la segunda barrera se debían entregar los boletos. La sorpresa es que sonó la maquinita donde los escanean y los encargados le informaron a las niñas que esos boletos ya habían sido entregados por otras personas a las 6:30 y que los que traían eran clonados.
Es difícil creer que alguien con lugar asegurado llegue dos horas antes a un concierto. Las niñas reclamaron de inmediato y entonces el personal de la empresa (OCESA) se tornó muy hostil. Les quitaron los boletos para quedarse con la mitad, les pidieron que se retiraran o que compraran otros boletos.
Bañadas en llanto, empapadas por la fuerte lluvia, regresaron a la primera barrera para irse a casa sin ver a su ídolo, pero el personal de OCESA no les permitió salir “por seguridad”, hasta que sus papás las recogieran.
Comunicarse con sus padres fue un viacrucis porque, al parecer, en algunas áreas del el sitio del concierto bloquean la señal. Entonces regresaron a reclamar nuevamente, ahora en el segundo filtro. Ahí, una señora mal encarada las acusó de que ellas clonaron los boletos, y de que alguien les dio la mitad del boleto que portaban y algunas otras cosas para asustarlas. Les preguntó también dónde los compraron, en qué fecha y a qué hora, probablemente para tener toda la información y usarla en caso de demanda. Como si no hubiera otras formas de comprobar que los boletos se compraron legalmente.
Este fraude les ocurrió a algunas otras chiquillas adolescentes, a quienes también les recogieron los boletos supuestamente clonados. Por lo que se ve, no es un hecho aislado, sino un sistema organizado de fraude.
Cuando le pudieron avisar a la mamá de mis hijas lo ocurrido, ésta llegó a reclamar, furiosa, también la tratan muy mal y las echan del lugar de forma grosera.
Así es como funciona esta mafia, con toda impunidad y de la manera más vil, le rompen el corazón a las chiquillas que tanta ilusión tenían de ver al cantante canadiense.

Expresa tus ideas

Quieres tener tu propia personalidad?...
consigue tu gravatar!