Los grandes buques y el tiburón ballena

0

La observación y nado con los grandes tiburones ballena y las gigantescas mantarrayas que en ciertas épocas del año se concentran en las aguas del noreste de la península de Yucatán es una actividad cada vez más popular que atrae a un creciente número de personas. Pero resulta que una de las zonas donde se practica, en las proximidades de la isla del Contoy, al norte de Cancún, es también zona de tránsito de buques mercantes de considerables dimensiones, y ello implica el riesgo de que nadadores y lanchas sean embestidos por alguno de ellos y los paseantes resulten heridos o muertos.

Por Juan José Morales

El peligro que representan los grandes cargueros para los turistas que se transportan en pequeñas embarcaciones a la zona de avistamiento y nado con tiburón ballena, queda de manifiesto en esta foto tomada el 23 de agosto, difundida por la asociación Ch’ooj Ajauil. El navío es el Seaboard Caribe, que pasó cerca de la isla del Contoy rumbo a Santo Tomás de Castilla, Guatemala.

En previsión de que tal cosa pueda ocurrir, la asociación civil Ch’ooj Ajauil (en maya Reino Azul) ha lanzado un llamado de alerta, tomado algunas medidas de precaución, y propuesto que se modifiquen ligeramente las rutas marítimas en el área, para alejar a los grandes cargueros y los cruceros de las zonas de observación. En un comunicado que ha sido difundido por el Colegio de Biólogos de Quintana Roo, el director ejecutivo de Ch’ooj Ajauil, biólogo Rafael de la Parra Venegas, advierte del peligro mencionado e informa que entre las acciones tomadas en colaboración con la asociación Amigos de Isla Contoy, la dirección del Parque Nacional Isla Contoy, la de la Reserva de la Biósfera Tiburón Ballena y el acuario del estado norteamericano de Georgia, cuenta la instalación, el pasado 17 de julio, de una antena de rastreo del Sistema de Identificación Automática AIS, que permite detectar e identificar a los buques que transitan por el área, y que pasan muy cerca del Contoy, con lo cual se puede advertir oportunamente sobre su acercamiento a las pequeñas embarcaciones turísticas que se encuentren en el área en caso de una posible colisión.

Igualmente, las organizaciones e instituciones mencionadas han pedido a las empresas navieras propietarias de esos barcos, que desvíen su curso al menos diez millas náuticas al este, y de preferencia doce millas, para evitar el riesgo de colisión.

En el informe a que hacemos referencia, se señala que las posibilidades de un accidente son bastante grandes. El pasado 23 de agosto, por ejemplo, se observó el navío que aparece en la fotografía que ilustra estos comentarios, el cual seguía “un rumbo de colisión, directo hacia la zona de agregación, avistamiento y nado con tiburón ballena”, pero su timonel, al advertir el peligro, viró ligeramente para desviarse de su curso un par de millas náuticas antes de llegar hasta las lanchas. Pese a ello, cruzó entre algunas, que se alejaron lo más posible del buque.

Por otro lado, hay que señalar que además de las lanchas que transportan paseantes deseosos de contemplar el espectáculo de la congregación de tiburones ballena y mantarrayas, en invierno se registra también en la zona la presencia de numerosas embarcaciones de pesca deportiva, ya que en esa época abunda el pez vela. Y meses más tarde, durante la primavera se concentran ahí grandes cantidades de falsas orcas y delfines de varias especies, que igualmente atraen turistas. Finalmente, en la misma zona se realizan labores de pesca comercial.

Por todo lo anterior, se considera indispensable y urgente tomar medidas preventivas para garantizar la seguridad de los miles de personas que acuden al área, medidas que además servirían para proteger a los animales marinos que en tan grandes números ahí se congregan.

Comentarios: kixpachoch@yahoo.com.mx

Expresa tus ideas

Quieres tener tu propia personalidad?...
consigue tu gravatar!