“Mantequilla” Nápoles, al teatro

0

Basada en algunos acontecimientos de la vida de José Ángel Mantequilla Nápoles y en los trágicos sucesos que desde hace varios lustros prevalecen en Ciudad Juárez, Chihuahua, la obra teatral Baños Roma se presenta desde este fin de semana en el Teatro Julio Castillo del Centro Cultural del Bosque.

La función del pasado sábado contó con la presencia de José Ángel Mantequilla Nápoles (considerado por muchos como uno de los diez mejores boxeadores de todos los tiempos), y de sus colegas Rafael Bazooka Limón y Ultiminio Azúcar Ramos.

En silla de ruedas, pero con un gran ánimo, el ex campeón wélter llegó casi puntual a la función especial. Con dificultad para descender de su automóvil, la leyenda de los cuadriláteros saludó amablemente a todos los que se acercaban para felicitarlo o tomarse la fotografía del recuerdo. El público rindió tributo a este cubano naturalizado mexicano que en 1969 arrebató el cinturón wélter al norteamericano Curtis Cokes tras noquearlo en el round 13 en el Foro Inglewood, California. Pocos o muchos recuerdan que en 1970 perdió por nocaut técnico con Billy Backus por una tremenda herida en el arco superior del ojo. Vino la revancha y el sobrenombre se hizo leyenda, cuando en 1974 desafío al peso mediano Carlos Monzón. La pelea se pactó en Puteaux, Francia, bajo la promoción del actor francés Alain Delon. El argentino arremetió contra el cubano y la historia de David contra Goliat no se cumplió: Mantequilla arrojó la toalla en el sexto round. Esa triste tarde para el boxeo mexicano, Julio Cortázar encontraba el argumento para su cuento La noche de Mantequilla. Y la del sábado 18 de agosto volvió a ser la noche de José Ángel Nápoles, el mítico Mantequilla Nápoles.

Amable y sonriente, Mantequilla Nápoles demostraba que dentro y fuera del ring se entregaba con fervor al público que lo vio crecer y que aún recuerda sus hazañas de gladiador.

“Aquí estamos”, les comentó a sus amigos, familiares y admiradores, luego de salir de una larga enfermedad. Como invitado de honor, ocupó su asiento en la primera fila del teatro Julio Castillo del Centro Cultural del Bosque.

Luego de sentarse, otro campeón, Ultiminio Ramos, se acercó a Mantequilla y ambos cubanos posaron con el puño en alto para los fotógrafos que arremolinaron en su derredor.

Las luces se apagaron para dar inicio a Baños Roma, una obra que semeja un documental experimental en el que se conjugan la vida del boxeador con los sucesos que estremecen a la sociedad juarense.

La escenografía post apocalíptica remite al lado amable de una historia que habla sobre la vida de un boxeador, pero sube de tono cuando la trama retrata la violencia que vive el norte del país y cual cáncer amenaza con llegar hasta la médula de la sociedad.

Antífona, principio y fin de todo, es quien inicia el relato de este montaje que se sitúa en una ciudad fronteriza en que vive un boxeador retirado, un ex campeón mundial que gustaba de fumar puros con todo y envoltura de celofán, sensible a la letra y música de Lágrimas negras, autoría de su admirado Miguel Matamoros, que se rifó el físico en 115 peleas amateurs y más de 80 profesionales, el hombre de pómulos hinchados y manos de piedra. “Con Mantequilla nadie se mete porque pega muy duro”, solían decir sus oponentes luego de las golpizas anestésicas que les propinaba.

Todos esas anécdotas son oscurecidas por lo que transcurre en Ciudad Juárez, “metrópoli de atardeceres rojos” y por los diálogos al mejor estilo de Quentin Tarantino en Pulp fiction. La realidad juarense se coloca en el centro de una obra teatral que cumple su cometido de atrapar al espectador.

Computadoras, música norteña en vivo, karaoke, cámaras de video, simulacros de gimnasios y muchos datos duros completan la obra realizada por Teatro Línea de Sombra con sorprendentes resultados.

Baños Roma se presentará en los horarios habituales en el Teatro Julio Castillo hasta el 1° de septiembre.

Expresa tus ideas

Quieres tener tu propia personalidad?...
consigue tu gravatar!