La olvidada importancia del estercolero

0

Una sola res produce 18 kilos de excremento al día o más. Un hato de 100 cabezas, por lo tanto, produce alrededor de dos toneladas en el mismo lapso. Si se considera que las deposiciones de un animal pueden atraer tres mil moscas, estaríamos hablando de una verdadera nube con 300 mil de tales insectos, sin contar los malos olores y el hecho de que en el terreno cubierto por esa masa de desperdicios difícilmente pueden crecer plantas.

Un escarabajo rodador o pelotero impulsando su bola de excremento. Gracias a la actividad de estos insectos se reduce en un 90% el tiempo que el estiércol del ganado y los animales silvestres tarda en secarse y descom-ponerse en el medio ambiente, cosa muy importante cuando hay gran cantidad de reses en un espacio limitado, como son los ranchos ganaderos.

Pero por fortuna, en la naturaleza hay unos eficientes e infatigables trabajadores que se encargan de eliminar aquellas montañas de inmundicia: los escarabajos estercoleros, de los cuales hay unas 6 000 especies en todo el mundo —particularmente en las zonas tropicales— y que, como su nombre indica, se alimentan con estiércol de animales, tanto domésticos como silvestres.

 

Básicamente, los estercoleros son de dos tipos: cavadores y rodadores, también llamados peloteros. Estos últimos reciben su nombre común por la manera en que transportan el estiércol, formando pelotitas que hacen rodar y que llega a ser tanto o más grande que ellos mismos. Pero unos y otros utilizan el excremento de la misma manera: como alimento y para depositar sus huevos, de modo que al nacer las crías, no les faltará qué comer durante sus primeros días de vida. Podría decirse que de no ser por esos insectos, el mundo estaría inundado con excrementos de ganado.

Pues bien, todo esto viene a cuento porque acabamos de leer en la Revista Mexicana de Biodiversidad un estudio realizado por investigadores de la Universidad Autónoma de Yucatán acerca de los escarabajos estercoleros presentes en los ranchos ganaderos del estado.

Lo importante de este estudio es que, aunque parezca extraño, casi no se han realizado investigaciones acerca de dichos escarabajos pese a que en Yucatán hay numerosos ranchos ganaderos, y pese también al importante papel que tienen los escarabajos, puesto que no sólo eliminan los desechos de las reses y contribuyen a la recirculación de los nutrientes y la fertilidad del suelo, sino que también eliminan gusanos parásitos, moscas y otros bichos nocivos para el ganado que prosperan en el estiércol.

Durante el estudio, que se llevó a cabo en cuatro ranchos de la zona de Tizimín en el oriente de Yucatán, los investigadores —Gertrudis Basto, Roger Iván Rodríguez, Hugo Delfín González y Enrique Reyes— encontraron 17 especies de estercoleros, en su mayoría del tipo cavador y de hábitos nocturnos. La mayor abundancia se registró de abril a septiembre. Esas no son, sin embargo, todas las especies existentes en Yucatán, pues si se suman las encontradas en investigaciones anteriores, se llega a un total de 28. La mayor parte están ampliamente distribuidas en México y Centroamérica y sólo unas pocas se limitan a la península, como es el caso de Dichotomius maya y Ontophagus yucatanus, que en sus apelativos científicos llevan, por así decir, la denominación de origen.

Con esta investigación, ha sido posible conocer mejor qué especies de escarabajos estercoleros hay en las zonas ganaderas de diferentes regiones de la península —no sólo en los terrenos ganaderos sino también en la selva y otros sitios— y por ende conocer mejor el impacto ecológico que la cría de ganado puede tener sobre los ecosistemas.

Comentarios: kixpachoch@yahoo.com.mx

Expresa tus ideas

Quieres tener tu propia personalidad?...
consigue tu gravatar!