Carlos López Moctezuma, el villano del cine mexicano

0

Seguro lo has visto más de una vez, burlándose y provocando el sufrimiento de otros. Es considerado como uno de los máximos actores villanos de la cinematografía mexicana en razón de sus brillantes interpretaciones. Poseedor de una personalidad recia se convertiría en figura mítica de la filmografía mexicana. Su nombre: Carlos López Moctezuma. Hijo del destacado funcionario de Ferrocarriles Nacionales de México José López Moctezuma y de la señora María Pineda, nació el 19 de noviembre de 1909 en la Ciudad de México siendo el último de los hijos de un total de 11.

Sus padres y hermanos mayores eran originarios de San Luis Potosi por lo que a menudo él mismo afirmaba ser potosino. Debido al importante puesto que desempeñaba su padre, su primer trabajo lo encontró como mensajero de ferrocarriles. Sus estudios básicos los desempeñó en un colegio marista donde efectuó estudios en administración, lo que le permitiría continuar laborando en instituciones gubernamentales, y lograr sufragar sus pagos en la Escuela de teatro y actuación en Bellas Artes.

Discípulo de Virginia Fábregas y de Fernando Soler, debutó en el Teatro Orientación en la obra Antígona, ahí fue donde conoció a quien sería la compañera de su vida, la actriz Josefina Escobedo. Fue ella quien pisó por primera vez los sets cinematográficos en 1934; López Moctezuma lo haría un año después desempeñando un papel pequeño, dentro de la película Dos Cadetes. Su primer estelar lo consiguió participando en el filme Los millones de Chaflán .

Aunque dentro del cine nacional siempre se consideró el villano de villanos, dentro de la filmografía nacional, existen cintas en las cuales ejecutó interpretaciones de personajes buenos e incluso bonachones (en el caso de Campeón sin corona), Padre nuestro, donde aparece como un magnífico padre de familia, junto a Andrea Palma, Evita Muñoz, “Chachita” e Irma Dorantes.

Su película, La rebelión de los colgados, es una cinta de gran drama, con la fotografía de Gabriel Figueroa, la actuación de Pedro Armendáriz, de protagonista presenta a Carlos López Moctezuma de nuevo como un gran villano del cine. A pesar de que en la vida real Carlos siempre fue una persona afectuosa, honorable y buena, no fueron pocas las veces que la gente mostrara hostilidad al encontrarlo en la calle, confundiéndolo quizás con alguno de los personajes villanescos de sus películas. Muy pocas personas divisaban la frontera existente entre este magnífico ser humano y su descollante labor de creación actoral.

La gran fama le permitiría vivir bien aunque no se le conoció como despilfarrador. Poseía un carácter afable y atento además de un alto sentido humano. Su posición económica le permitiría tener siempre un porte elegante y pulcro. Compró una propiedad en Coyoacán donde habitó regularmente siempre que su salud se lo permitió. Un perfecto padre de familia inculcó en sus hijos los valores primordiales en todo ser humano. Fue ganador del Premio Ariel en varias ocasiones. Su rostro recio le dio enorme prestigio entre las luminarias. Compartió la escena con innumerables figuras del cine nacional e internacional.

A los 69 años comenzó a experimentar malestares debido a complicaciones estomacales causadas por una úlcera aunado a una enfermedad antigua: efísema pulmonar. Estas afecciones comenzaron a dificultar su residencia en la capital, por lo que decidió radicarse en Aguascalientes donde moriría a consecuencia de un infarto al corazón en 1980, (14 de julio), dejando un legado fílmico invaluable.

(Larsa Barón)

 

Expresa tus ideas

Quieres tener tu propia personalidad?...
consigue tu gravatar!